De los lectores: cartas & e-mails

(0)
17 de octubre de 2020  • 00:00

Certificado

Acabo de revisar mi DNI y mi pasaporte. Allí dice que soy argentino, pero manifestaciones de integrantes del Gobierno me preocupan. ¿Hay ya alguna oficina o ente que se dedique a explorar mis orígenes, a expedirme un certificado de pureza nacional y que confirme si además soy gente?

Lázaro Ronaldo Flah

ronnyflah@yahoo.ca

Transporte público

Muchos ciudadanos estarían satisfechos si el gobierno nacional diera una respuesta valedera a la dualidad de criterio que manifiesta en varios aspectos. Por ejemplo, el tema del transporte público, que para el ciudadano trabajador no considerado esencial (que también se gana su sustento diario para poder mantenerse junto a su familia) está prohibido, pero se habilita sin restricciones para ser utilizado para que la comunidad boliviana concurra mañana a votar en las elecciones en dicho país, sobre el cual el gobierno argentino debería mostrarse prescindente. O sea que castigamos al trabajador genuino, con el argumento del distanciamiento social, pero favorecemos el tránsito de personas para un acto electoral extranjero. Esa es parte de la dualidad que vivimos actualmente en muchos aspectos.

Horacio Fernández

fernandezh@speedy.com.ar

Llamado a la unidad

La aplastante movilización del banderazo del 12-O lamentablemente tuvo una respuesta equivocada por parte del Gobierno. No entendió que el mensaje es la posibilidad de convocar a un diálogo imprescindible en esta hora. Y es lamentable la reacción de quien lleva el apellido de un peronista ejemplar y democrático, como Antonio Cafiero, al descalificar torpemente una marcha que cubrió el país en reclamo de democracia y república. Fue otra oportunidad perdida, señor Presidente. Es imposible la recuperación en esta hora con irracionalidad; usted debe convocar a una unidad de esfuerzos, sin especulaciones. Lo esperamos sinceramente.

José Bielicki

Diputado nacional (mc), presidente del Grupo Progreso

Probando límites

Atento a la maliciosa sagacidad de quienes "pretenderían" cambiar la forma de gobierno republicana consagrada en la Constitución nacional por alguna otra de su preferencia -y conveniencia sectorial-, no sorprenden algunos hechos recientes. Desde la manipulación de la Justicia -en busca de impunidad-, el abuso de la exigua mayoría legislativa, como las tomas de terrenos, a las que se arrastra a numerosas familias, en general necesitadas, en lugar de intentar realmente solucionar el histórico déficit habitacional -muy incrementado durante la gestión kirchnerista- tienen por objeto llevar al límite de tolerancia a las instituciones vigentes, cuestión de "medir" cuánto rechazo o predisposición hay en ellas para aceptar una concepción ilegal sobre la propiedad privada. Es decir, son acciones utilizadas no solo como un fin en sí mismas, sino también como un medio exploratorio de un nuevo orden disruptivo, a manos de un elite dirigencial -semánticamente subversiva-, a fin de constituirse en una burocracia filogubernamental acomodada.

Que tenga muy presente el conjunto de la sociedad argentina que se apega a las leyes vigentes que estamos ante la presencia de una suma de hechos que, de no ser erradicados de cuajo inmediatamente, bien pueden conducir a gravísimos enfrentamientos.

Adrián A. Klas

aklas@fibertel.com.ar

17 de octubre

Cuando leí que se cumplían hoy 75 años del célebre 17 de octubre, que marcó el ascenso al poder del coronel Juan Domingo Perón, recordé una de las comparaciones más dramáticas que escuché en mi vida. Un amigo que viajó el año pasado a Japón, volvió impresionado con la prosperidad de la ciudad de Hiroshima, donde en 1945 los Estados Unidos arrojaron una bomba atómica que dejó miles de muertos y casi todos sus edificios reducidos a cenizas. Aquí, en cambio, en ese año ascendió Perón al poder, y todavía no logramos recuperarnos de las consecuencias que traería para la Argentina el movimiento que fundó el líder justicialista.

¿Habrá aquí algún ave fénix que nos devuelva la esperanza ?

Luis E. Luchía-Puig

luisluchiapuig@gmail.com

Legítima defensa

Ante lo dispuesto por el artículo 34 del Código Penal de la Nación Argentina, en el sentido de que no es punible "el que obrare en defensa de la persona o los derechos de otro", cuando mediare agresión ilegítima por parte de un tercero y el medio empleado para repelerla fuera racionalmente necesario, resulta incomprensible que los miembros de las fuerzas de seguridad, que actúen en semejantes circunstancias, deban identificarse como tales antes de hacerlo, so pena de ser considerados homicidas o autores de algún otro delito, identificación que, generalmente, les cuesta la vida.

Ricardo Reto

Exjuez de Instrucción de la Capital

ricardoreto@ciudad.com.ar

Promesas peligrosas

En su mensaje en el Coloquio de IDEA, el presidente Fernández afirmó que "no se tocarán los depósitos en dólares". Como la confianza se funda en proyectar el futuro sobre la base del presente y sus antecedentes, cabe recordar que los ahorros privados fueron incautados durante los gobiernos de 1989 y 2002. En este último caso, la promesa de respetar los ahorros se reforzó con la ley 25.466, sancionada en agosto de 2001, que declaraba la intangibilidad de los depósitos de cualquier tipo y moneda captados por las entidades financieras autorizadas. Transcurridos tan solo cinco meses, en enero de 2002 los ahorros privados fueron confiscados. Considerando que la clase política de entonces continúa hoy vigente, sería conveniente reemplazar las promesas por un plan de gobierno integral, coherente y equitativo.

Alberto Landau

arquilanda@hotmail.com

Por la paz

Excelente la nota de Marcos Aguinis. Como nieto e hijo de sobrevivientes del genocidio no aceptado únicamente por el Estado turco, felicito a la nacion por la publicación de esta excelente columna, la cual, fuera de chicanas políticas (muy de moda actualmente), relata de una manera exquisita el sufrimiento de todo el pueblo armenio, que por defender su religión, la cristiana, tuvo que hacerlo también con su patrimonio y su historia. Muchos pudieron emigrar a otras latitudes, otros quedaron en el camino, en el desierto, ahorcados, vilmente asesinados. Gracias a Dios mis abuelos y mis padres pudieron arribar e nuestro querido país, que los recibió con los brazos abiertos. El libro al que hace referencia Aguinis, Los cuarenta días del Musa Dagh, no fue escrito por un armenio, cosa curiosa; esto lo hace más real y verídico. Rezo todos los días para que esta guerra en la frontera cese de inmediato, solicitando a todo el mundo bregar por la paz.

Miguel A. Basmadjian

mabasmadjian@gmail.com

Veto a la náutica

Tras mi carta del 26 de septiembre, felizmente la situación se ha ido flexibilizando para las actividades individuales y familiares en los últimos 20 días, ya que en Tigre han abierto los centros comerciales, el Mercado de Frutos, los parques y las plazas, incluyendo los que dan al río, sus juegos, el velódromo para ciclistas, la práctica del tenis, paddle, golf, remo, los lugares gastronómicos al aire libre, autocine y recitales en vivo desde el interior de los autos. Todo esto con el beneplácito de los habitantes de Tigre y con las debidas precauciones de distanciamiento social y protocolos correspondientes. La única y más sana actividad que no ofrece casi ningún riesgo sanitario cumpliendo los mismos protocolos y distanciamiento social sigue no permitida su práctica, y se trata nada más y nada menos que de la náutica. Inexplicable que un deporte con profundas raíces en la zona esté negado de plano y sin razones objetivas. No podemos salir a navegar en nuestras embarcaciones en grupo familiar o conviviente por los ríos y arroyos, gozar de la naturaleza en nuestras islas en un ambiente absolutamente virgen y libre de contaminación viral en el medio acuático. Una actividad totalmente alejada de aglomeraciones sociales de cualquier tipo y modo en el escenario en el cual se practica.

Enfrentamos una obcecación burocrática que no atiende razones, ignorando una demanda legítima y opción saludable, amén de perjudicar la vida económica y social de la comunidad, tanto de tierra firme como isleña, que padece los ingentes perjuicios económicos que esta parálisis artificial está causando sin motivos justificados.

¿Hasta cuándo seremos víctimas de un abuso autoritario e irracional en estos tiempos en que hay que usar la razón y el sentido común, y así lograr el bienestar para preservar la salud social?

Guillermo Vinocur

cgvinocur@gmail.com

Llamada en la noche

Noches atrás pasamos con mi mujer un momento muy desagradable y traumático cuando unos delincuentes llamaron por teléfono exigiéndonos dinero a cambio de la integridad de una de nuestras hijas, con todas las artes para despertar el miedo y obnubilar la capacidad de razonamiento. Pese a ello, a través de otro celular recurrimos a Emergencias del 911 y obtuvimos apoyo en nuestro domicilio en menos de cinco minutos, haciéndose cargo de la situación y dándonos tranquilidad. Queremos destacar el profesionalismo y la calidez en el trato de los oficiales de la Policía de la Ciudad que concurrieron en nuestra ayuda.

Ernesto Hammar

DNI 4.181.496

En la red

Facebook

Correo Compras: lanzan una tienda online estatal para competir con Mercado Libre Facebook

"Lo estatal no funciona. Es como la administración pública, solo sirve para meter gente amiga y vaga en los estamentos del Estado"- Jorge Daniel Bychkailo

"Esto es negocio y corrupción. Explica los bloqueos que tuvo la empresa Mercado Libre por parte de los Moyano" - Carina E. González

"¡Es una excelente noticia! ¡Muy bien por el Correo!"- Atilio Caiola

"No se les cae una idea innovadora. Nada de nada" - José Conti

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.