De los lectores: cartas & e-mails

(0)
1 de noviembre de 2020  • 00:10

Carta de la semana

Firmeza y compromiso

Juan Bautista Alberdi sentó las bases para el progreso y desarrollo de la Argentina. Entre ellas, sostenía que "dondequiera que la seguridad de la persona y de la propiedad existe como un hecho inviolable, la población se desarrolla por sí misma sin más aliciente que ese".

La usurpación de tierras y la falta de condena y acción por parte del gobierno nacional y los gobiernos provinciales fueron un claro retroceso de los ya socavados principios que pensó Alberdi para el país. El fallo Etchevehere reivindica la ley sobre la ilegalidad. Reivindica la Argentina de bien, sostenida en la defensa de la propiedad privada, del trabajo y la libertad. En definitiva, reivindica las bases alberdianas como brújula para el progreso de la Nación. El contexto nos exige firmeza y compromiso de ciudadanos, dirigentes políticos y magistrados para sostener esas bases, dispuestos a no ceder ante la prepotencia y la violencia de los grupos que quieren quebrar el orden en la Argentina.

Enzo Scaletta

DNI 40.731.894

Consultor

Juan Grabois es consultor del Papa en lo que se llama el Pontificio Consejo de Justicia y Paz en el Vaticano, institución creada después del Concilio Vaticano II. Los miembros son directamente nombrados por el Papa, y uno de los temas que más trabaja esa organización de la Iglesia es sobre la distribución de la tierra. Tiene una publicación especializada y todo el material se encuentra fácilmente a través de Google. Me sorprende el tiempo que se pierde discutiendo si el profesor Grabois, tal como se lo presenta en el "staff" de consultores, es o no es amigo del Papa, y el silencio de la Iglesia Católica. Es mucho más, es un hombre de su consulta, junto con otras 39 personas de distintos países del mundo.

Fernando G. Mariona

DNI 4.586.433

Artigas

Señor Grabois, no manche el nombre del general Artigas. Después de 10 días escuchándole mencionar a su movimiento, que lleva ese nombre, y utilizando una bandera bendecida por el pueblo uruguayo, me colmó de indignación. Se atrevió a decir en su lectura que el proyecto de Artigas era de "Patria grande y reforma agraria". No se meta con el nombre sagrado del general Gervasio Artigas, héroe nacional de Uruguay. Tampoco invente dichos falsos, pues Artigas nunca luchó por una reforma agraria, sino por las Provincias Cisplatinas y una patria federal. En su época no existía ninguna idea de reforma agraria, ya que la gran mayoría de nuestra patria aún estaba habitada por pueblos originarios, de los cuales se destacaron los charrúas, que le fueron fiel en sus luchas, hasta su éxodo a Paraguay. También me indigna escuchar barbaridades de un compatriota periodista que vive en la Argentina con gran lujo y departamentos en París y Nueva York, defendiendo al populismo. Me da asco. ¿Por qué no se va a Cuba o Venezuela a vivir según predica, y desde luego entrega sus bienes a sus ideales populistas?

Quien esto firma es un uruguayo que vive y quiere a este gran país desde hace 25 años.

Luis Morelli

DNI 92.955.502

Ocasión perdida

Llegada esta instancia de desquicio de valores y leyes fundamentales en la sociedad y la república, es esencial dejar en claro que los políticos y los gobiernos -tanto a nivel nacional como provincial y municipal- solidarios con los pobres no son aquellos que los instan a violar la Constitución para morigerar su inmerecida desgracia con argumentos tirados de los pelos, sino aquellos que, única y exclusivamente con acciones concretas, sistemáticas, legítimas, eficaces y honestas -con educación y trabajo-, los saquen de su ignominiosa postergación. Así evitarán que lleguen al estado de desesperación en que caen, viéndose compelidos a aceptar cualquier propuesta de ayuda que reciban, sin capacidad de discriminar si se trata de intenciones sinceras y humanistas o -tal como vemos- de una tentativa de manipularlos con el perverso fin de conseguir sus favores electorales.

No puede ocultar el kirchnerismo que durante al menos sus dos primeros períodos de gobierno tuvo la histórica ocasión de reorganizar el aparato productivo como para generar inversión y empleo, en lugar de sustentar su permanencia en el poder basado en el sobreestímulo al consumo y la entrega del sinnúmero de planes sociales insustentables a corto, mediano y largo plazo. La pobreza en la Argentina no es un destino de origen metafísico ni natural, sino consecuencia de la pésima administración gubernamental que, en lo que va del siglo XXI se ha incrementado ad infinitum por corrupción y/o impericia política.

Ergo: si hay semejantes niveles de pobreza e indigencia, es porque eso es lo que se ha buscado.

Adrián Armando Klas

viyurklas@gmail.com

Las dos vidas

¡Cuidemos las dos vidas! Es hora de que los argentinos hablemos con la verdad y secundemos con el ejemplo. Dejando de lado ideologías o sentimientos personales, veamos los problemas con objetividad si realmente queremos un país mejor. Simplemente que cada uno actúe responsablemente, dando el ejemplo, y siendo coherente con lo que pregona. Así, todos los que alzan la voz de "ni una menos" o los defensores de los derechos humanos no deberían expresarse a favor del aborto, ya que estarían siendo incoherentes, al permitir la violencia y muerte de personas inocentes en el seno de su madre, sin capacidad alguna de defenderse. Los que defienden igualdad de derechos, tampoco deberían avalar el aborto, ya que estarían dando prioridad a los derechos de la madre, desestimando los derechos del niño. Deberían cuidar las dos vidas. Por último, aquellos que argumentan que aún no hay vida (si bien ya es un dato científico, que desde la concepción tienen hasta su propio ADN) se contradicen apoyando el aborto, pues si no hubiera vida, no habría nada que interrumpir. Ya lo decía el filósofo griego Parménides: ex nihilo nihil fit; de la nada. nada sale.

Fernanda Bauchwitz de Claramunt

DNI 18.423.274

Actividad física

Estamos viviendo una pandemia mundial que nos ha obligado a modificar los hábitos más arraigados en los argentinos, incluida la manera de cuidar nuestro cuerpo y nuestra mente. La imposibilidad de realizar prácticas deportivas al aire libre o en gimnasios generó que los adictos al gym y aquellos que poco habían incursionado en el tema se volcaran a equiparse con aparatos de fitness y materiales para entrenar en sus casas. Las ventas, especialmente a través de sitios de internet, aumentaron de manera exponencial. Pero, lo más importante es que, a pesar de las dificultades actuales, se vio favorecida la toma de conciencia acerca del cuidado de la salud. Al mismo tiempo, nos tuvimos que adaptar a dictar nuestras clases de manera virtual, ya sea por Zoom, videollamada u otra forma. Tuvo muy buena recepción en general. Así pudieron continuar con los entrenamientos desde sus casas. En estos días, pudimos arrancar con las clases al aire libre, con distanciamiento social, medidas de higiene, etcétera. Algunas de estas clases se siguen dictando, de manera simultánea, por Zoom, ya que hay personas que así lo prefieren. En algunos lugares se ha autorizado la reapertura de gimnasios que reúnen determinadas características y siguen protocolos estrictos. Esta pasa a ser una nueva opción que se suma a las anteriores.

Lo fundamental es que, más allá de la modalidad de trabajo, todos continúen o empiecen a hacer gym porque, cuando realizamos actividad física, segregamos endorfinas (la droga de la felicidad), las cuales provocan cambios positivos en nuestra actitud y en nuestro estado de ánimo, manteniendo un estado de equilibrio más que importante en estos tiempos difíciles que nos tocan vivir.

Claudio Valentín Penna

Prof. nacional de Educación Física.

claudiovpenna@gmail.com

Premios Astor

Me enteré con estupor de que las autoridades del Incaa han decidido cambiar el nombre del premio del Festival de Cine de Mar del Plata, uno de los más prestigiosos del mundo. Desde 2009, dicho premio -con justificada razón- llevaba el nombre de un marplatense que nos representa en el mundo del arte en el máximo escalón de la cultura: Astor, por el maestro Astor Piazzolla. De ahora en más el premio llevará un nombre inspirado en el lobo de mar, que habita esa zona. Sin discriminar ni desacreditar a esa noble especie de nuestra fauna marina, no le encuentro razón ni sentido al cambio. Astor Piazzolla hizo méritos, trabajó y nos representó con altísimo nivel ante el mundo. Quizá las autoridades del desprestigiado Incaa hayan querido mostrar empatía con el presidente de la Nación, quien dijo no verle sentido a la meritocracia, y adhirieron cortesanamente para demostrar lealtad.

Mal, pésimo. Y una ofensa a la cultura argentina. Pido respetuosamente a todo el universo del arte nacional que se una a un pedido para revertir este desatino.

Osvaldo A. Barosio

DNI 7.607.776

En la red

La Justicia archiva la causa por enriquecimiento ilícito contra Cristina Kirchner

Facebook

"Esto es lo que busca, ¡y lo va logrando!" - María Aldeco Baca

"¿La Justicia tiene precio?"- Patricia Guevara

"Y si uno quiere depositar $1000 de más te investigan hasta el ADN. Una vergüenza"- Mónica Ferrari

"La mala imagen no solo envuelve a los políticos, sino también a la Justicia por cosas

como esta"- María Córdoba

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.