De los lectores: cartas & e-mails

(0)
14 de noviembre de 2020  • 00:00

Los hijos emigran

Hay -entre otros- dos motivos por los que es difícil que este país salga adelante. El primero es que con el esfuerzo y trabajo de todos los días pagamos altísimos impuestos para mantener, entre otras cosas, a la mayoría de los políticos y de los sindicalistas, muchos de ellos corruptos. El segundo es que se ha perdido el sentido del trabajo y el Estado mantiene a miles de personas con planes sociales (más allá de la gente que realmente los necesite). Pobre, Argentina.

Mi padre, inmigrante italiano, vino a la Argentina sin nada y con esfuerzo, trabajo y honestidad, pudo tener un bienestar. Hace unos años volvió a su tierra natal, donde vive toda nuestra familia -si Dios quiere podré ir a visitarlo en abril próximo para festejar sus 100 años-. En cambio, nuestros hijos, que quieren progresar con honestidad y trabajo, se están yendo afuera.

Nicolina Scattaglia

DNI 13.711.140

Sin voz, con voto

Desde la mentira de campaña sobre un aumento del 20% a los jubilados hasta nuestros días, el presidente Alberto Fernández ha llevado a cabo una constante acción depredatoria sobre los ingresos de este sector, mediante la suspensión de la fórmula votada en el Congreso durante el gobierno anterior. Lo más grave es que la nueva fórmula prescinde de la variable inflacionaria y seguramente, con la complicidad del Congreso y la connivencia de la titular de la Anses, Fernanda Raverta, será aprobada. Lo curioso es que se impone esto cuando se están liberando los precios de los alimentos, las tarifas, las cuotas de las prepagas y seguramente muchos sectores más que impulsarán el aumento de los índices de costo de vida. Entiendo que se lleva a cabo este atropello por la supuesta debilidad de los jubilados, que no tienen la posibilidad de realizar un paro, y no pueden negarse a recortes como sí lo hicieron los empleados y directivos de Aerolíneas Argentinas, por ejemplo, a pesar de cobrar excelentes sueldos. O reclamar (y ser oídos) que se rebajen, a todos los empleados y funcionarios de la Nación, las provincias y los municipios, un simple 5% de sus salarios.

Lo que parece desconocer el Gobierno es que, si bien los jubilados no tienen voz, lo que sí tienen es voto.

Ricardo Roque Cariglino

DNI 8.104.404

RIP

Con el Ripte, y el ajuste semestral desfasado, los jubilados que aportamos pronto estaremos RIP.

Hugo Perini

DNI 10.224.705

No es odio

Con las palabras grieta y odio, expertos e improvisados tratan de explicar la ya larga discordia entre los argentinos. Las repetidas manifestaciones multitudinarias no representan el odio de unos contra otros, sino la desesperada búsqueda de una salida de esta situación, en la que nuestro país se desintegra. No podemos hablar de odio cuando la discusión entre partidos políticos es esencial en una democracia. La desesperación de millones de personas que salen a agitar banderas argentinas es, esencialmente, para no perder la República. Simplemente eso. Un valor sobre el cual se construyó y creció la Argentina. Es nuestra Constitución. No se puede permitir que grupos oportunistas nos la roben.

Sin República, sin división real de poderes, no tenemos destino.

Walter Junco

walterjrjunco@gmail.com

Decadencia

Cumplimos 37 años de ininterrumpida democracia y el país aún yace muy lejos de la decencia. La clase dirigente relegó siempre el interés ciudadano por detrás del personal y partidario. Quizá por conveniencia, se obnubiló, pregonando democracia, pero olvidándose de ejercer República. Esto es: la independencia de los tres poderes y el deber de que cada uno cumpla con la Constitución nacional. Hace unas semanas Carrió, quien se embandera en "la República", le decía a Lanata que Cristina no fue presa porque "el gobierno de Cambiemos no quería que se haga justicia". Su responsabilidad era denunciar siendo diputada, no mientras pretende exiliarse de obligaciones desde el llano. Esto expone que la falta de institucionalidad también existió durante el gobierno de Cambiemos. Si el electorado sigue comprando discursos de utilería, continuaremos el mismo camino de estos 37 años: la decadencia.

David San Román

davidsanroman91@gmail.com

Plan de 1000 días

El Gobierno quiere volver a presentar un proyecto de ley del aborto para matar a inocentes en el vientre materno, pero ahora busca agregar en el proyecto algunos condimentos nuevos para hacerlo más light (el plan de los 1000 días, cuando el fin es el mismo: matar a un ser indefenso). De nada vale fijar una fecha mínima para abortar (14 semanas) porque ningún médico puede definir con exactitud cuándo sería válido matar a un inocente (con qué exactitud se define el día que es lícito o no matar a un inocente). ¿O sea, si se definiera que es lícito abortar después de las 14 semanas (108 días) de gestación, un bebe con 107 días de gestación sí se puede abortar y un bebe con 108 días de gestación no? ¿Quién define con exactitud el tiempo de la gestación?

Qué coincidencia que ahora que se esta tratando de negociar con el FMI se quiera volver a poner nuevamente un proyecto de ley del aborto en este período signado por la pandemia; todos sabemos la presión internacional para que todos los países (especialmente los más pobres) tengan cada vez menos población. Nuestro país siempre es y será un país provida, muestra de ello han sido las manifestaciones multitudinarias. Más de 3 millones de personas en más de 250 ciudades y pueblos marcharon en 2018 cuando se quiso imponer la ley del aborto y fue rechazada.

No intenten nuevamente promover una ley más light, el fin sigue siendo el mismo: matar inocentes en el vientre materno, y los argentinos van a volver a rechazarlo.

Carlos A. Lorenzo

DNI 4.614.406

Aerolíneas, todo mal

El miércoles pasado teníamos programado el vuelo Buenos Aires-Bariloche por Aerolíneas Argentinas a las 10 a.m. Llegamos a Ezeiza a las 7.45 y tuvimos que hacer cola afuera. Recién llegamos a ser atendidos en el mostrador a las 9.15. Ahí nos enteramos de que Aerolíneas había decidido muy poco antes. ¡juntar los vuelos de Bariloche y Neuquén!

Entregamos los permisos, el comprobante de cada hisopado que nos tuvimos que volver a hacer ($6000 cada uno y ya habiendo tenido Covid-19 en junio) y corrimos a la puerta de embarque. Llegamos al avión, casi completamente lleno. Ningún distanciamiento social, casi todos los asientos ocupados. Estuvimos media hora adentro de la nave parada esperando para completar el pasaje. Hicimos escala en Neuquén, cuando nuestro pasaje era para vuelo directo. Otra media hora dentro del avión, esperando a que bajen y suban pasajeros. Llegamos a Bariloche a las 13.30 en lugar de a las 12.15. Todo mal. ¿Por qué tenemos que soportar que Aerolíneas Argentina no cumpla con nada?

Latam, ¡vuelvan a volar en nuestras rutas nacionales, por favor!

Mónica Janovitz

DNI 16.730.675

Sin submarinos

Mañana se cumplirán tres años del trágico hundimiento del submarino ARA San Juan. Desde esa fecha el país no ha contado con ningún submarino operativo y solo algunos tripulantes de esa especialidad han podido adiestrarse en naves de países amigos. El submarino ARA Santa Cruz entró en su reparación de media vida antes del fatídico accidente y en los tres años que han pasado no se han visto progresos significativos que puedan inferir una fecha de su vuelta a la actividad.

Mucho se ha hablado de la aprobación por unanimidad del Fondo Nacional de la Defensa (Fonadef), que impulsara el actual ministro de la cartera, pero cuando las autoridades del área mencionan qué obras se van a encarar para la Armada con dicho fondo se mencionan las lanchas para instrucción de cadetes (LICA), la construcción de remolcadores y la construcción de un buque polar. El único de esos proyectos que está en marcha es el de las lanchas, los demás son proyectos de largo plazo. Además, ¿necesita la Armada construir remolcadores? Creo que la demanda está suficientemente cubierta con la oferta privada. Lamentablemente nada se dice de utilizar dicho fondo para concluir la reparación del Santa Cruz. A su vez, el proyecto para la construcción del submarino ARA Santa Fe está detenido luego de haber alcanzado el 70% de su ejecución, pero nada mencionan las autoridades de utilizar el fondo en cuestión para finalizar su construcción.

Mucho se habla de impulsar la industria naval argentina. ¿Acaso esos proyectos no cumplen ese objetivo? ¿O es que los proyectos que se atenderán con el Fonadef están direccionados? ¿Es que las autoridades van a hacer que el arma submarina desaparezca de la Armada Argentina?

Enrique Martínez del Pezzo

DNI 7.793.381

En la red

Facebook

Puerto Madryn, la voracidad impositiva y el impuesto al viento

"Esta locura parece no tener fin; nuestros gobernantes solo saben crear nuevos impuestos"-María Córdoba

"Es anticonstitucional; el municipio no brinda ningún servicio en eso y, además, si es privado y de uso propio, no tiene ningún lucro"- Rodolfo Waidatt

"Gente, ¡tenemos que decir basta! Con respeto y educación, en paz. La unión hace la fuerza. Nada hacemos si no tomamos acción masiva"- Mara Fernández

"País inviable, lamentablemente gran parte de la población sigue apoyando estas políticas demenciales"- Cristian Wouters

"La caridad bien entendida tiene que comenzar con el ejemplo, que evidentemente no está en la agenda de los políticos corruptos que nos gobiernan"- Raquel Olay de Leanza

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.