De los lectores: cartas & e-mails

(0)
16 de diciembre de 2020  • 00:00

Pensamiento único

La libertad es un don que tenemos los seres humanos, con sus diversas facetas. Pensemos en la libertad de expresión y de pensamiento, que son derechos fundamentales de toda persona a nivel universal. De pequeños somos conducidos en las formas y los criterios de vida de nuestros mayores; conforme crecemos comenzamos a preguntar y razonar sobre la validez de lo que hemos aprendido, hasta ir formando criterios propios de vida. Por eso me pregunto si el proceso de enseñanza y aprendizaje que está instalado desde hace tantos años en las escuelas podrá lograr la diversidad, o su meta es el pensamiento único.

Claudia García

clodine31@yahoo.com.ar

Vacunación

Las esperanzas por la llegada de las vacunas contra el Covid-19 están rodeadas de nubarrones. Primero, por las distintas fechas que informan por vacunas que todavía no completaron la fase 3. Segundo, por la informalidad y la desorganización del gobierno en todo lo que dispone: mal pronóstico del ministro de Salud respecto de la llegada del coronavirus a nuestro país, cuarentena eterna, ausencia de testeos por falta de elementos, hasta culminar con una de las peores estadísticas referentes a los contagios y fallecidos por millón de habitantes. Y, en otro aspecto, la pésima organización del velatorio de Maradona.

¿Serán capaces de planificar algo tan importante, como la vacunación de toda la población, en forma profesional?

Carlos Figueiras

DNI 4.283.754

Embestida canalla

Lo han dicho y escrito y lo están haciendo: ¡vienen por todo! Empezaron con restricciones para los desplazamientos de los habitantes, siguieron con la suspensión de la enseñanza, cerraron comercios y fábricas y propiciaron expropiaciones sin causa. Liberaron algunos presos pero a otros los mantienen encarcelados, sin ley ni razón. Ocuparon propiedades y justifican las usurpaciones. Todo ello violando leyes y la Constitución, pero con la excusa de la pandemia, la pobreza y el hambre. Siguieron con el descrédito a las fuerzas del orden, policiales y militares. Disuelven empresas privadas viales transformándolas en dependencias del Estado. Desactivan las líneas aéreas de bajo costo y engrosan a la deficiente y monopólica aerolínea de bandera. Atacan a la Corte Suprema y de paso a todo el Poder Judicial, porque aplican la ley. Se enfrentan con las democracias del mundo y consienten a los regímenes totalitarios.

Puede ser que tras esto haya alguna idea de "justicia distributiva", "mejoramiento institucional" o cualquier otra excusa semejante, pero la verdad ese accionar parece estar encaminado a generar una hecatombe que les permita, a quienes están procesados y condenados por el más grande latrocinio de todos los tiempos, liberarse de la cárcel. Del escarnio no, porque no les interesa ni les importa. Para ello tienen las máscaras del progreso, la justicia social, la igualdad retrógrada y la "liberación nacional". Ahora, ¿qué hacen la ciudadanía, los partidos políticos y demás organizaciones sociales responsables, frente a esta embestida canalla y cobarde? Canalla por lo inicua y cobarde porque no se animan a decir que lo que pretenden es no cumplir con las penas impuestas o que se impongan y burlarse de la ley y la justicia.

Pero además de ese objetivo único y principal, llevan a cabo las otras medidas disparatadas que se mencionaron para distraer a algunos y sumar a otros, que serán tan responsables de los resultados como los autores principales.

¡Conciudadanos, reaccionemos a tiempo, desenmascarando la verdadera intención!

Guillermo V. Lascano Quintana

DNI 4.415.520

Imputabilidad

Si se aprueba el proyecto de ley para la despenalización del aborto, la Justicia tendrá que corregir urgentemente la edad de imputabilidad de un delito. Porque el texto de esta nueva ley le reconocerá jurídicamente a una adolescente de entre 13 y 16 años su aptitud y madurez suficiente para decidir y prestar debido consentimiento para la interrupción voluntaria de su embarazo. Sin embargo, la misma Justicia considera que un adolescente hasta sus 15 años, si sale a la calle a robar o a matar a punta de pistola, es inimputable.

César Monicat

cesarmonicat@hotmail.com

Contradicciones

Los habitantes de la ciudad de Buenos Aires sabemos bien lo que está sucediendo y todo lo que significa para el jefe de gobierno gobernar con la situación generada por los recortes anunciados.

No obstante, no puedo dejar de manifestar mi disgusto por el estado de la ciudad.

¿No parece contradictorio que a los turistas se les haga el examen de saliva al regresar de sus vacaciones y, por otro lado, todos los que vivimos en determinados barrios tengamos que circular por calles repletas de vendedores ambulantes sin distancia social y en muchos casos sin barbijos? Quizás también tendrían que hacernos el mismo examen a los vecinos, a los que no les queda otra posibilidad que circular por allí.

¿Qué dirían los funcionarios que seguramente no viven en estos barrios si pasaran por una situación similar?

¿Cuál es el cuidado que debemos tener frente a este desborde? ¿Y la responsabilidad personal a la que debemos apelar?

Adriana Monachesi

amonachesi@yahoo.com.ar

Calma alterada

Desde hace varios meses, la calle Pacheco de Melo, entre Austria y Bustamante, se ha convertido en una zona de acopio y transferencia de los bolsones que utilizan los recicladores. Música estridente, gritos y toda clase de acciones que alteran la tranquilidad de los vecinos y de un hospital que se encuentra justamente en el lugar. Hemos efectuado reclamos pertinentes, pero no se ha logrado solución al problema.

Antonio Spadaccini

spadacciniantonio@hotmail.com

En la red

Facebook

La provincia de Buenos Aires autoriza organizar fiestas de hasta 200 personas al aire libre

"¡Y después decimos que suben los casos! No entendieron nada. Gobierno de científicos"- Sandra Ferreira

"¿Y las escuelas? Ah, no, ahora es vacaciones..."- Marcelo Cicchino

"Las consecuencias de esto se verán cuando termine el verano, igual que en Europa"-Delia Beatriz Molina

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.