De los lectores: cartas & e-mails

(0)
23 de diciembre de 2020  • 00:00

Gasto público

No, no reducen el enorme aparato burocrático carísimo y corrupto de la administración pública y de las empresas semipúblicas con déficits enormes ni ajustan gastos en los tres poderes. Solo reducen los ingresos futuros de jubilados y se empezaban a actualizar un poco las tarifas. Que tarde o temprano habrá que pagar. Pero no, la economía populista es adictiva. Necesitaban una dosis. Y vienen las elecciones. Los jubilados no tienen energía para protestar, pero votan. Y con las tarifas veremos. Se vienen gastos enormes. Necesidad de ayudar a padres y abuelos. Cortes de luz. Inflación. Nada de obra pública, y muchos etcétera más.

Algún día habría que salir de este pantano. Somos el único país cuya pobreza aumenta año a año. Es un problema que deben solucionar ellos, los políticos. Y si no saben, o solo persiguen su bienestar o tienen miedo de hacerlo, sí... que busquen "otro laburo".

Juan Carlos Distefano

juancdistefano@gmail.com

Creer en la magia

El Gobierno no pudo hacer una compra de alimentos sin escándalos de sobreprecios, ni el pago del IFE sin un pésimo cálculo de la cantidad de beneficiarios, donde al parecer hubo tres millones más que no correspondían. Tampoco supo organizar el pago de las jubilaciones a millones de personas, a las que expusieron peligrosamente en masa en plena pandemia, y menos aún supo organizar el velatorio y posterior traslado de los restos de Maradona. ¿Cuál es la realidad imaginada por la cual creemos que podrán hacer una compra eficiente de vacunas y una posterior vacunación masiva de millones de argentinos sin corrupción, incompetencia o fracaso?

Muchos argentinos aún creen en la magia del peronismo, que solo es decepción tras decepción.

Fernando Pietrobelli

ffpuncas@gmail.com

Ataque a la Justicia

La historia se repite. "El zorro pierde el pelo, pero no las mañas", reza el dicho popular. Revisando mis papeles encontré una copia de un mail que envié a vuestra sección en 2015, con motivo del ataque al juez Carlos Fayt, integrante de la Corte Suprema de Justicia, para hacerlo renunciar. Lo realizó el gobierno en su afán por fabricarse la impunidad, que los obsesionaba como ahora, para no ir presos. Crearon el llamado "proceso investigativo" y hasta llegaron a sugerir que el juez Fayt se mostrara en público para constatar sus capacidades físicas. Hoy, 2020, tenemos en marcha la edición corregida y aumentada del "proceso investigativo", Otra vez el ataque a la Justicia. Otra vez por el mismo motivo.

Ricardo E. Di Liscia

DNI 4.947.031

¿Y el pasajero?

La semana pasada, trabajadores tercerizados de Latam y de Aerolíneas cortaron la autopista Ricchieri, cerca de la terminal aérea de Ezeiza. Soy hermano de una de las personas damnificadas, que debieron descender de sus vehículos y caminar por más de una hora, cargando sus equipajes, tan rápido como cada uno podía para tratar de alcanzar sus vuelos. Había personas con capacidad reducida, gente mayor, pasajeros con equipaje pesado, niños en brazos, entre otros. Más de una hora caminando en tales condiciones, porque un grupo de trabajadores entendió que era su derecho protestar perjudicando indiscriminadamente a sus conciudadanos y mostrando lo peor de nuestro país a turistas extranjeros en viaje. Esto no sucede en otros países.¿Dónde quedó nuestro derecho? ¿Dónde está la Justicia? ¿Y la seguridad aeroportuaria? ¿Adónde miran nuestros legisladores y funcionarios ante el vacío de autoridad? ¿Por qué el aeropuerto no puso vehículos para transportar a esos pasajeros? Nuestro país se ha tornado un lugar hostil para vivir. El argentino ve a sus conciudadanos como enemigos; hemos perdido la solidaridad, y la violencia entre nosotros gana terreno todos los días.

José E. Castiglione

jecastiglione@hotmail.com

Falacia

Por fin un artículo sencillo pero muy bien desarrollado nos desafía frente a tan injusta e increíble situación donde los verdugos, como señala Garcés en su nota del sábado pasado, son los dueños de la verdad. ¿Algún día despertaremos todos y pondremos fin a esta falacia?

Felicitaciones por el esfuerzo dedicado a llamar la atención a todos los republicanos, que somos mayoría.

Rodolfo Orfila

DNI 4.530.775

Es tiempo

Bien, es tiempo de Navidad, tiempo de paz, de villancicos, de dejar aunque más no sea por un rato viejos enconos y rencores, tiempo de reconciliación, Feliz Navidad, feliz día de la familia para aquellos que no han sido bendecidos por la fe, tiempo para que intentemos juntos bregar por una Argentina donde la equidad social sea su distintivo, y el crecimiento y desarrollo armónico su sustento.

Pedro Pablo Farías

DNI 11.420.597

Modismos

Tenemos un hermoso idioma, en el que abundan las posibilidades de recurrir a variadas palabras para expresar con precisión y elegancia las ideas o conceptos. Lamentablemente ha proliferado la costumbre o la moda de emplear innecesariamente agregados que paradójicamente no suman, sino que vulgarizan el habla. Valgan estos ejemplos: hay quien comienza a hablar diciendo "o sea"; es muy frecuente "de alguna manera" (¿hay algo que no sea de alguna manera?); "digo" o "digamos", claro, si lo está diciendo; "a ver", ¿a ver qué? También no falta el "viste" o el inexplicable "nada". Últimamente ha comenzado a usarse la expresión "y con esto cierro", aunque el interlocutor continúa hablando. ¿Es necesario decir que terminará su exposición?

Hablar con precisión, con la justa cantidad de palabras. "A buen entendedor, pocas palabras bastan".

Norberto C. Baladía

baladia@fibertel.com.ar

En la red

Facebook

El kirchnerismo avanza para nombrar a una decena de jueces con causas de corrupción

"Sigan el gasto y la impunidad"- José María Rodríguez

"Lógico, quieren limpiar todos los legajos"- Nora Abdala

"Sí, total, esto es el reino del revés"- Ruth Jancko

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.