De los lectores: cartas & e-mails

(0)
24 de diciembre de 2020  • 00:00

La gran diferencia

Ya es Navidad, y este año que termina nos encontramos con muchas personas sin esperanzas, tristes, porque la realidad se impone. La agenda política, la economía, la pobreza, la ley del aborto, la pandemia, etc. Un filósofo español decía: los hombres no vemos con los ojos, sino a través de ellos. En realidad, nuestra alma ve selectivamente. Tratemos de que esa selectividad sea del vaso medio lleno. Desconectarnos de lo tóxico, de lo que nos hace mal, y llenar de detalles y gestos de cariño a los que nos rodean que necesitan de un detalle. La gran diferencia está en los detalles, un llamado, un lindo mensaje, un regalo por chico que sea. Si conseguimos esto, vamos a pasar una mejor Nochebuena y empezar mejor 2021.

Juan Manuel Delfino

DNI 22.654.817

Ciudad sin Navidad

Qué tristeza encontrar a la ciudad de Buenos Aires y a sus edificios públicos sin ninguna alusión al misterio grande de la Navidad. Misterio en el cual muchos de los que aquí habitamos -y tantos que la visitan- creemos, esperamos y nos preparamos. Sorprende más cuando podemos verificar algunas celebraciones nuevas durante las cuales se embanderan y se iluminan los edificios con diversos colores, quedando también reflejadas en las pantallas que posee la vía pública. Sin embargo, en este tiempo tan especial para la gran mayoría de los argentinos no hay ninguna alusión al "Dios con nosotros". Hago votos para que las autoridades de la ciudad puedan considerar y tener en cuenta para un futuro el sentir de muchos sobre el verdadero sentido de la Navidad, preparada y esperada de corazón, para poder vivir como hermanos, ya que Dios se hizo uno de nosotros.

Monseñor Santiago Olivera

Obispo para las Fuerzas Armadas y Fuerzas Federales de Seguridad de la República Argentina

Una última reflexión

No intento iniciar una polémica sobre el aborto y su proyecto de legalización por aquellos legisladores que lo propugnan. Lo que pretendo es que los defensores de esta tesis, hoy en avanzado estado de convertirse en ley, realicen una profunda autorreflexión sobre la magnitud de la decisión, valorando con aquilatada responsabilidad su protagonismo personal y sus consecuencias. Quizá sea esta una de las últimas reflexiones. Sería deseable, por lo tanto, que en esa decisión se identifiquen con toda su persona en los actos morales, tanto virtuales como palpables, sin excluir ninguno. En ello va desde el consejo, algunas pastillas, inyectables, hasta maniobras quirúrgicas de destrucción de un ser humano, que repele el relatarlas y también el verlas en imágenes que están al alcance de todos. En todos esos actos, los propugnadores del proyecto deben identificar sus manos, e incluso usarlas, simbólicamente. La autorreflexión no termina en "yo firmo" y que luego en la práctica sea como sea, despersonalizándose así de su obligado protagonismo.

Enrique S. Malbrán

DNI 4.242.000

La dignidad

Señala Clarice Lispector: "Lo que es verdaderamente inmoral es desistir de uno mismo".

Es probable que nunca pierda vigencia la observación de Lispector, pero es ahora, precisamente en estos momentos, en los que algunos ministros y legisladores deberían tener presentes estas palabras, por un lado para no defraudar a la comunidad a quienes dicen representar, pero fundamentalmente por respeto a ellos mismos, por aquello que recuerda la sabiduría popular: la dignidad no se negocia.

Miguel Budich

DNI 11.005.692

Veganos

Al ver a los activistas veganos pedirle al señor Presidente que prohíba las muertes de animales con destino a la alimentación, comparo estos avasalladores pedidos con los equilibrados argumentos del presidente del Ipcva (Instituto de Promoción de la Carne Vacuna), Juan José Grigera Naón, que solamente pide se otorgue libertad de elección a nosotros los humanos a que consumamos o no carne vacuna, ya que somos omnívoros, no carnívoros, o sea comemos dietas que balancean nuestras proteínas entre carnes, vegetales, frutas, etc.

Nuestro desorientado Presidente recibe a estos militantes extremistas olvidándose que está comprometiéndose, simultáneamente, en forma positiva, recibiendo ofertas de capitales muy grandes por parte de China para multiplicar enormemente la producción porcina, generando un enorme número de puestos de trabajo en todo el país y un ingreso muy grande de dólares vía esas exportaciones.

Doble pedido: señores veganos, compórtense democráticamente, aceptando la libertad del consumo de alimentos proveniente de animales. Y señor Presidente, ¿qué necesidad tiene de prestarse a este doble juego con los veganos, arriesgando nuestras relaciones con los pocos inversores extranjeros que nos quedan?

Ricardo Olaviaga

olaviaga8@hotmail.com

Antonio Cafferata

Hace pocos días murió mi hermano Antonio. Él había sido un integrante del equipo de rugby del Club Universitario de Buenos Aires (CUBA) que ganó todos los campeonatos organizados por la URBA en 1965. Ese año además lo nombraron CAP, que es una distinción que da el club a aquel jugador que más méritos ha hecho por el equipo, no solo deportivos. Además, con la primera y otras divisiones ganamos en el 68, 69 y 70. En virtud de la fuerza de su patada, Antonio se había especializado en lo que llamábamos "a la carga Barracas", que consistía en pegarle a la pelota lo más alto posible para darles tiempo a los forwards a llegar al campo rival y hacer el trabajo tranquilos. La tribuna bramaba y nosotros corríamos. Era en la época en que no había TV, ni sponsors, ni jugadores full time. Solo humildad y dedicación al respetado deporte.

José María Cafferata

DNI 4.309.577

En la red

Facebook

El viaje para traer las vacunas rusas

"Los centros de vacunación en Rusia están vacíos, ni el pueblo ruso confía en su propia vacuna, pero nosotros sí. ¡Viva la patria!"- Juan Carlos Oks

"No me aplico la vacuna rusa. Cuando todo el mundo está comprando y aplicando la vacuna de Pfizer, la Anmat recién acaba de admitirla en la Argentina. Pero en lugar de comprar la vacuna que todo el mundo comienza a aplicar, la Argentina manda un avión para traer 300.000 dosis de la vacuna rusa con todos los inconvenientes de frío que demanda" Ana María Rossi

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.