De los lectores: cartas & e-mails

(0)
2 de enero de 2021  • 00:00

Orwell

Como nunca antes el relato del gobierno kirchnerista arrasa con la realidad. Avanzan con dos leyes que, sin dudas, van en contra de la vida digna. Por un lado, la ley de interrupción legal del embarazo, eufemismo de aborto; y, por el otro, la reforma jubilatoria. Con la primera se niega el derecho a la vida, con la segunda se limita cada vez más la dignidad de un haber jubilatorio acorde con las necesidades de las personas mayores: salud y medicamentos, alimentos y bienestar. Sin embargo, un fallo de una jueza subrogante le permitirá a la actual vicepresidenta Fernández percibir dos jubilaciones de privilegio, la pensión de su esposo fallecido y la suya como expresidenta. Derechos reconocidos por una Justicia que no se aplica ni para los ciudadanos comunes ya jubilados ni para los niños por nacer.

"Todos los animales son iguales, pero algunos son más iguales que otros", frase de Orwell que no por ser muy repetida deja de ser vergonzosamente cierta.

Andrea Cecilia Testa

DNI 16.559.434

Senadora González

Las argumentaciones de la senadora Gladys González, en mi opinión, fueron tan impactantes como lamentables. Puedo simpatizar con su testimonio, en el que describe una pobre educación religiosa, contradictoria, que presenta un Dios insensible y castigador al cual hay que temer y que contrasta con el Dios que nos presentó Jesús. El Dios en el que yo también creo, y tal como lo describe la senadora, es amoroso, misericordioso y compasivo, capaz de perdonar hasta los peores pecados, incluso el de matar. Lo que no es admisible de la senadora es que haya decidido aprobar una ley que no respeta la vida de las personas por nacer, un derecho reconocido por nuestra Constitución, basada en una vivencia personal de la religión que abraza. La vida es un derecho natural, anterior a cualquier creencia religiosa. Que para los que somos católicos, desde el amor infinito de Dios, Él sea capaz de perdonarlo todo no significa que la ley y la justicia de los hombres deban permitir un delito, con ese criterio no existiría la justicia.

Jorge Luis Giménez Zapiola

DNI 13.699.433

Tristeza

El año 2020, el año de la rata en el horóscopo chino, prácticamente comenzó con el virus Covid-19 y la pandemia. Y el mundo se dio vuelta. Comenzaron en todo el planeta las cuarentenas y todos tuvimos que quedarnos en casa. Nuestro país batió el récord de tiempo de cuarentena obligatoria, sin ningún resultado positivo en el combate del virus. Qué tristeza. Los gobiernos totalitarios y populistas aprovecharon la pandemia para controlar, mediante el miedo, a toda la población, y tomar medidas que en tiempos normales la población no aceptaría. Como consecuencia del "parate" de la economía, millones de personas perdieron sus trabajos y cientos de miles de pequeñas, medianas y hasta grandes empresas, muchas con varias décadas de historia, bajaron sus persianas. Qué tristeza. Con el "quedate en casa" se perdieron los abrazos, los besos, las reuniones con familiares y amigos y todo tipo de contacto humano real, y se instaló el uso de tapabocas y la paranoia por un posible contagio de cualquiera. Qué tristeza. Los niños y estudiantes en general, de todos los niveles, perdieron un año que no se recupera, aun con el sistema virtual. Es como si todos hubieran repetido el año, y a los nuevos pobres se les suman ignorantes forzados. Qué tristeza. Durante ese año maldito se fueron muchos familiares y amigos y no se los pudo despedir como Dios manda, también quedaron muchos "exiliados" en el exterior o en su propio país, sin poder volver a su hogar a veces durante meses. Solamente se pudo despedir al ídolo futbolístico más grande de nuestra historia, pero persona polémica, mediante un bochornoso velatorio popular que fue la vergüenza en nuestro país y para el resto del mundo. Qué tristeza.

Cuando parecía que ya no había más posibilidades de que esto empeorara, en la Argentina cerramos el año eligiendo como solución de un problema sanitario real que debe resolverse con verdadero amor y las herramientas adecuadas, con más muerte, en este caso, de cientos de miles de inocentes por nacer.

¡Que tristeza!

Juan José Martínez Sarrasague

DNI 11.499.477

Presos liberados

Al comienzo de la cuarentena se liberaron aproximadamente 4000 presos, según fuentes oficiosas, pues las oficiales nunca dieron la información exacta, con causas de homicidio, actos violentos, violaciones, etc. Así como se busca controlar un virus que puede dañar y hasta matar a otros, me pregunto por qué no vuelven a apresar a todos los liberados a causa de la pandemia y les aplican la vacuna contra el Covid-19, terminando con las excusas de contagio en los penales. Al fin y al cabo, como se pretende con la vacuna, también se trata de controlar a aquellos que pueden dañar y hasta matar, como ya lo han hecho.

Gonzalo G. Arias

DNI 17.659.250

Control de precios

Los que hemos vivido todos los gobiernos que nos vendieron bienestar y progreso queremos recordarle a la señora vicepresidenta que en 1947, a menos de dos años de haber asumido el primer gobierno peronista, se dictó la ley 12.983, para reprimir al "agio y la especulación" y los precios abusivos que aumentaban sin control. Esta experiencia concluyó con el triste recuerdo del Rodrigazo en 1975, con otro gobierno peronista y un 180% de devaluación. Lo que estamos por vivir -con el control de precios propuesto por el actual gobierno- va a seguir por el mismo camino que aquella nefasta ley, porque volvemos a atacar las consecuencias de los problemas y no las causas que los provocan, gracias a políticos siempre del mismo signo que no ven más allá de las próximas elecciones y no de las próximas generaciones. Así estamos.

Fernando J. Figini

DNI 4.813.359

Pago de pensiones

Entre las propuestas hechas en su reciente documento por el exministro de Economía doctor Lavagna, figura otorgarle equidad al sistema jubilatorio diferenciando los ajustes entre los que más y menos perciben. No descarto esta posibilidad, pero creo que debería figurar en segundo lugar. La prioridad debiera ser quitarle a la Anses la carga que significa el pago de la pensiones no contributivas, alrededor de 3 millones de beneficiarios. La Anses no fue creada para cumplir con este objetivo.

Cuando se decidió otorgar esta pensión a los adultos mayores debería haberse hecho con una partida del Tesoro, para lo cual o se ampliaba el presupuesto para hacer frente a esta erogación o los fondos se obtenían reduciendo otras partidas.

Francisco José Schöpfer

DNI 4.430.841

República perdida

Estuve viendo los documentales La República perdida 1 y 2 y rememoré todos los sucesos que soportamos, sufrimos y padecimos los argentinos durante tantos y tantos años. El manoseo grosero e interesado de los actores civiles y militares en la vida política, económica y social nos llevó a un país decadente, sin justicia, sin educación, sin salud, sin los valores morales que supieron distinguirnos en América. El mundo veía con expectativa a ese extenso país, con recursos naturales inacabables, destino de inmigrantes que lo engrandecerían con su esfuerzo y trabajo. ¿Qué aprendimos de todos esos años de enfrentamientos y pérdidas humanas y materiales? Solo hemos conseguido afianzar la democracia, que ya es mucho, pero en lo demás estamos aplazados y sin esperanzas de mejorar.

No nos merecemos otra República perdida. estamos a tiempo.

Ofelia N. Cruzado

DNI 4.560.689

Borges expulsado

Fue en 1962 que leí La biblioteca de Babel. Como estudiante de arquitectura, me intrigó el complicado orden espacial que el libro proponía. Realicé una maqueta y con gran sorpresa verifiqué que la estructura descripta respondía a un orden extraordinario. Mi enorme admiración por Borges creció aún más. Un hombre casi ciego pudo imaginar la extraña biblioteca sin ayuda de planos ni computadoras (que en esa época no existían). Leo ahora que fue retirada del frente de ese edificio del CCK la leyenda borgiana "Nadie es la patria, todos lo somos". Los que obraron esto seguramente creen que la patria son solo ellos.

Sobre Borges no hace falta escribir nada. Con justicia el mundo lo reverencia. ¿Será que este gobierno no solo desea abolir el periodismo libre, sino también la literatura libre? ¿La literatura que se opuso arriesgando la vida a la dictadura militar? Me duele que hayamos llegado a esto. Borges nos dijo: "En una votación seis necios les ganan a siete genios". Sepa el pueblo votar.

Horacio Vodovotz

horaciovodovotz@hotmail.com

Polución sonora

En 1966, en La mujer rota, de Simone de Beauvoir, los motores de los autos y "los aullidos de las bocinas" atraviesan las paredes y alteran los nervios de las protagonistas, a lo que se suman la campanilla del teléfono y la radio de los vecinos que se cuela por las paredes. "Prefiero tener las orejas rotas antes que escuchar el teléfono". Los tapones de los oídos no alcanzan y el dormir, la manera de "suprimir ese escándalo", también se ve afectado por la falta de silencio. Objetos novedosos en la época de consumo masivo (la radio, el automóvil, el teléfono) sumaron no solo avances tecnológicos, sino también una nueva forma de contaminación que antes no existía.

Como dice el lector Patricio Oschiles en su carta publicada el lunes pasado, con las décadas nos fuimos acostumbrando a tolerar y a generar nuevos ruidos, y necesitamos soluciones concretas para este "problema invisible", pero ruidoso. ¿Construcciones acústicas, auriculares para todos? Reducciones en la circulación vehicular... ¡bajar los ruidos es cuidar al otro!

Alejandro Bairoletto

alejandro_bairoletto@hotmail.com

En la red

El Presidente dijo que hay periodistas que necesitan que los "atienda un psiquiatra"

Facebook

"Los únicos que dividen y fomentan odio de clases son los dirigentes, divide y reinarás. No aceptar preguntas es no dar explicaciones, y les deben muchas al pueblo"- Noemí Solezzi

"Los periodistas hablan, informan, opinan... es la libertad de expresión... Lo importante es que tomemos de ellos lo importante, lo veraz, y hagamos la conclusión de acuerdo a nuestro criterio"- Ana Ester López

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.