Suscriptor digital

De los lectores: cartas & mails

Venezuela se apaga; Lucidez; Héroes de Malvinas; Alfaro y el aborto; Justicia militante; Archivo de la Nación; Panamericana oscura
(0)
17 de marzo de 2019  

Carta de la semana

Venezuela se apaga

Los dislates de Maduro haciendo a Guaidó responsable del apagón en Venezuela trazan una vez más la notable similitud discursiva de su gobierno con la gestión de Cristina Kirchner, cuando alentó las versiones de que los cortes de luz que se sufrían por aquel entonces eran obra del periodista Jorge Lanata. La situación en Venezuela ya no es metafórica sino real: el manto de tinieblas se extiende y da toda la sensación que se le aproxima una larga noche.

Quienes desde nuestro país alientan y apoyan al señor Maduro desde su oscurantismo ideológico quedan cada vez más en evidencia y lucen patéticos frente a los centenares de miles de venezolanos que llegaron y siguen llegando y que con su conducta e integración dan testimonio fidedigno de aquella lacerante realidad de la que huyeron.

Esteban Quidiello

DNI 4.397.464

Lucidez

Es increíble como todos los días nos despertamos con nuevos escándalos que perturban la paz de los argentinos. El Congreso quiere reemplazar a Justicia, la Justicia hace política y los políticos hacen papelones, no cumpliendo con el legado de sus seguidores. La expresidenta se victimiza y ataca a la Justicia, tratando de convencer a la opinión pública que es una perseguida política, cuando en realidad está siendo juzgada por los delitos cometidos.

Sin dudas estamos en un año electoral, por ello es que hay amenazas de bombas, manifestaciones con todo tipo de excusas, declaraciones ridículas para convencer a la gente que los voten; todos parecen no tener un pasado que los compromete o una inexperiencia evidente. Todos hablan de la grieta y cada uno hace lo posible por incrementarla, creen que de esa forma mejora su performance. Es evidente que nadie logra obtener los votos que no se merece.

Ruego a Dios que los argentinos tengamos la lucidez de votar adecuadamente, para no sufrir luego las consecuencias.

Edgardo Consolini

DNI 4.306.258

Héroes de Malvinas

Sin que se cumpla un aniversario con números redondos, o como resultado de campañas excesivas, ni con celebridades embanderadas, por estos días las redes sociales, los portales de noticias, y los medios masivos reflejan historias de vida de nuestros héroes de Malvinas. Desde los camiones de la empresa logística de Aldo, que llevan nombres de los que no volvieron, o el casco que le salvó la vida a Beto, y acaba de recuperar, o la trompeta de Omar con la que tocaba Diana. Es cierto que no somos un país con tantas guerras recientes en su haber como los norteamericanos o europeos, pero eso no es razón para haber desconocido y no haber honrado a los que volvieron y perdieron tanto en nuestro sur.

Ojalá sigamos conociendo historias, nos sigamos emocionando, aunque hayamos perdido 37 años de homenajes. Estamos a tiempo de disculparnos por tanta indiferencia.

Gustavo Adrián Pedace

DNI 17.709.897

Alfaro y el aborto

La pretendida ley ILE fue rechazada por el Congreso. Por lo tanto, en nuestro país el aborto continúa siendo un delito, aún cuando algunas causas eximen de pena a quien lo cometa. De ahí que resulta extraño que varios medios se hayan referido al video grabado por el DT Gustavo Alfaro como "polémico". ¿Qué tiene de "polémico" decir que uno está de acuerdo con la Constitución? ¿O invitar a una marcha en la que se pedirá se cumpla dicha Carta Magna? Y a quienes se escandalizan porque lo hizo con la ropa de Boca, me hubiera gustado que hubiesen reaccionado de modo similar cuando en la inauguración de los Juegos de la Juventud, una joven cantó el himno con un pañuelo verde... ¿O es que Gustavo Alfaro no puede decir lo que piensa? A veces se discrimina sin darse cuenta.

Por mi parte, felicito al entrenador de Boca.

José María Klappenbach

DNI 11.988.210

Justicia militante

El intendente de San Antonio de Areco, Francisco "Paco" Durañona, referente de La Cámpora y siempre pretenso candidato a otros cargos públicos, explicó el programa de gobierno de su sector en caso de acceder al gobierno: aumentar el número de jueces de la Corte Suprema, y llenar esas nuevas vacantes "con militantes nuestros", que defiendan "los intereses del campo nacional y popular". Las palabras resultan sorprendentes, pues demuestran la ignorancia o el desprecio a valores esenciales para la convivencia democrática. Afirmar que los "militantes nuestros" son los únicos capaces de defender el interés nacional, no es más que la retórica retrógrada de acusar de "antipatria" a todo aquel que piensa distinto. Se trata de una mirada binaria de un simplismo extremo e inadmisible. Desafortunadamente muy usual en sectores siempre minoritarios, que se consideran los elegidos para redimir a la sociedad. Si uno de "ellos" es el juez, implica que los demás no tienen, ni siquiera, derecho a un juicio justo. La idea del juez imparcial no es una exquisitez jurídica de sectores ilustrados. Se trata de una de las más elementales precondiciones para la convivencia pacífica. Negar esta garantía es negar toda posibilidad de que exista política, sociedad y justicia. ¿Acaso alguien podría imaginar un partido de fútbol en el cual el árbitro y los jueces de línea sean militantes de uno de los equipos? Proponer algo así para toda la sociedad es tan absurdo que su solo enunciado genera tanta perplejidad como repudio. Habría que prestar atención y efectuar las denuncias correspondientes si acaso estas ideas intolerantes se están intentando, de alguna manera, llevar a la práctica en la intendencia de San Antonio de Areco.

Puede que estemos frente a la megalomanía que acecha a quienes ejercen funciones de poder y no están preparados para ello, o a una manera de sentar bases arbitrarias para la impunidad de sus compinches involucrados en numerosos hechos de corrupción. En cualquier caso, la propuesta es grotesca. Antecedentes como la muy mal llamada "democratización de la Justica" (o su fracasado intento de copamiento), nos obliga a estar muy alertas frente a este y cualquier otro intento por reducir o desvirtuar las garantías individuales de nuestro sistema constitucional. Tratemos de que Montesquieu y Alberdi en paz descansen.

Ezequiel Cassagne

Secretario del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires.

Archivo de la Nación

Hace unos diez años, con motivo de una pérdida de agua de las cañerías en mal estado en el Archivo General de la Nación, se mojaron (y en muchos casos arruinaron), documentos muy valiosos: Los protocolos de escribanos antiguos (siglos XVII y XVIII). Con la teoría de remendar y no solucionar los problemas, ahora estamos en una situación similar. Habrá que realizar un relevamiento de daños, lo que descuento por la actual eficacia de los empleados a cargo. Sin embargo, no puedo decir lo mismo de la dirección, ya que desde que asumieron las actuales autoridades prácticamente se suspendió la digitalización de la documentación, única manera de preservar nuestra historia. Me autoriza esta crítica el hecho de que cuando aconteció la primera desgracia, ante la declarada falta de fondos aducida por sus autoridades, conseguí el hardware necesario para comenzar la digitalización y el personal para llevarla a cabo -todo sin costo alguno-. Poco tiempo después, llegados algunos recursos, se consiguió terminar con las llamadas Escribanías Antiguas (1613-1750).Debido a la tarea efectuada y de acuerdo con lo convenido en un principio, el Archivo me entregó copia de lo digitalizado, documentación que utilicé para publicar un índice de los citados protocolos, para lo cual tuve que revisar más de 40.000 expedientes. Es así que actualmente creo ser el único particular que tiene dicha documentación en su poder. Cuando asumió el actual director, con la intención de hablar sobre la continuación de estos trabajos, intenté varias veces que me concediera una audiencia, pero parecía que siempre estaba ocupado. Espero que la copia digital que tiene el archivo no se haya afectado. En caso contrario pongo a su disposición la mía para sacar copia.

Jorge F.Lima González Bonorino

historicosi@hotmail.com

Panamericana oscura

El jueves pasado estuve todo el día en la ExpoAgro, muy interesante y excelentemente organizada. Regresé alrededor de las 20.30 a Buenos Aires y me sorprendí con una ruta Panamericana totalmente oscura entre los kilómetros 220 y 120, pero además pésimamente marcada, con líneas , si las hay, descoloridas, lo que demuestra que han sufrido el pasar de los años, donde solo los autos que iban adelante servían para marcar el camino. Pagamos un peaje caro y las empresas de peaje no hacen nada para darle seguridad a los automovilistas. En varias oportunidades ya me ha quejado de que es un mal argentino no atenerse a las reglas. Es evidente que este mal también afecta a las autoridades, a quienes parece no importarles si la empresa de peaje cumple o no con sus obligaciones mínimas.

Thomas Leonhardt

Thomas.leonhardt@leodi.com.ar

En la red

Ataque en dos mezquitas en Nueva Zelanda

Facebook

  • "Instigan las guerras" - Christine Pribitzer
  • "Acabo de ver el video completo que está en internet... cuantos locos así andarán sueltos..." - Patricio Asc
  • "Mucho Counter Strike, ¡se idiotizan!" - Nadia Costamagna
  • " El multiculturalismo lo único que trae es decadencia moral, pérdida de identidades y guerras raciales" - Marcelo Waynard
  • "Horrendo" - Diego A. R. Delfino

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?