De los lectores: cartas & mails

El silencio sanador; Presos liberados; Otra vez sopa; Pensar el voto; Situación de calle; Responsabilidad; El Papa y la Argentina; Curaduría de arte
(0)
17 de agosto de 2019  

Elecciones

El silencio sanador

Cabeza de termo, globoludo, peroncho, gorila, planero, oligarca, psicópata cínica ladrona, oligarca ladrón, basuras K, basuras M, choriplanero, delirante, asesina, profeta del odio, bipolar corrupta. ¿Nuestros hijos y nietos estarán escuchando todo esto que se dicen los "adultos"?

Martin Luther King dijo una vez que "llega un momento en que el silencio es traición". Y es verdad. Pero en este caso... el silencio puede ser muy sanador. Hagamos la prueba. Tal vez nos empiece a ir un poco mejor como sociedad.

Ricardo E. Corbacho

rcorbachoarges@gmail.com

Presos liberados

Como los argentinos tenemos muy poca memoria, yo quiero recordarles que en 1973 Cámpora llegó al poder y liberó a todos los delincuentes terroristas guerrilleros que estaban presos. Y Perón ganó las elecciones. Hoy, 46 años después, Fernández anuncia que va a liberar a todos los delincuentes que se robaron en los últimos años la Argentina.

¿Quién puede creer en los argentinos?

Daniel Badillo

DNI 7.713.813

Otra vez sopa

Cada uno de nosotros vive de acuerdo con sus ingresos. A nadie se le ocurre gastar sistemáticamente por encima de su entrada mensual y se acepta, con resignación o rebeldía, lo que a cada uno le toca vivir según su realidad. Por otro lado, el sujeto Estado gasta sistemáticamente por encima de las posibilidades que le permite una economía argentina cada vez más empobrecida. Según el paladar del gobierno de turno, esta extravagancia se financia con emisión o deuda. Nuestros políticos nos vienen vendiendo desde hace décadas esta irracionalidad, que sistemáticamente compramos. Parece que no nos damos cuenta de que siempre la fiesta la terminamos pagando los ciudadanos de a pie, con la lamentable consecuencia de generar cada vez más pobres e indigentes. Nos "enojamos" y elegimos a otros gobernantes para que hagan exactamente lo mismo. ¡Otra vez sopa!

Mientras no cambiemos el paradigma y sigamos eligiendo a los que nos proponen soluciones mágicas, seguiremos tomando sopa. Tal vez nos gusta vivir a dieta.

Guillermo Paniego

DNI 11.451.145

Pensar el voto

Nadie, razonablemente, discute que el gobierno de Macri se vio enfrentado a la necesidad de ajustar la totalidad de las variables económicas heredadas. Pudo hacerlo de golpe o gradualmente. Eligió lo segundo, para atemperar el trauma que implicaba el camino más drástico. Y no le fue mal hasta que, por motivos esencialmente externos, se cortó la necesaria financiación que permitía transitar esa vía. Se vio forzado entonces a recurrir al FMI, que compartió sus metas, pero exigió un adelantamiento de los tiempos. La Argentina estaba y está atravesando el duro camino de llegar al equilibrio fiscal, sin el cual no hay futuro para el país. Y aquí la paradoja. El Gobierno buscó atenuar el impacto de la aceleración del ajuste sobre el segmento de la clase más necesitada mediante una batería de medidas: tarifas sociales, créditos de la Anses, etc. Recayó entonces el grueso del sacrificio sobre la clase media. Este segmento de la población, que había sido el soporte electoral de Cambiemos, no quiso o no pudo seguir soportando el impacto económico de este proceso y puso su esperanza en los mismos que nos llevaron al fracaso y que se robaron hasta la ceniza de los ceniceros. Inversamente, el sector más protegido por Cambiemos, el de escasos recursos, siempre ha votado y votará la alternativa populista. Tiene una inclinación irreversible a creer el relato que una y otra vez nos arrastra hacia la decadencia. El Gobierno trató bien, o mejor, a quienes nunca lo votarían y puso el peso del esfuerzo sobre los hombros de quienes lo habían llevado al poder. El voto fue un claro castigo económico. Nadie pretende que se ignoren los errores cometidos. Los hubo, como también hubo aciertos. ¿Estará nuestra clase media en condiciones de hacer un último y valioso sacrificio? ¿Se abandonará el barco cuando la costa está a la vista? ¿Se querrá comprar el canto de sirenas del descalabro que ya vivimos? ¿Se valorarán la institucionalidad ganada, la obra pública transparente, la libertad de prensa plena, la reconquista del balance energético, el crecimiento del campo y las economías regionales, la inserción de la Argentina en el mundo? ¿Se querrá ver a los responsables de la corrupción más grande de la historia argentina gozando de impunidad y volviendo a sus prácticas delictivas?

Tenemos aún la capacidad de pensar el voto con proyección de futuro. En esto descansa nuestra esperanza. El presente es duro, pero más duro es no tener futuro.

Juan Dumas

DNI 4.406.660

Situación de calle

El miércoles fue el día más frío del año y, vaya "sorpresa", no vimos, como en semanas anteriores, miles y miles de personas viviendo en la calle y durmiendo a la intemperie, por lo menos no en la misma magnitud que mostraban hace poco las cámaras de televisión. Estoy "muy feliz" porque quiero pensar que esto se ha debido a que el Gobierno ha tomado los recaudos necesarios para que esto no suceda más. Pero tengo algunas dudas...

Nilda Martha Mitre Di Ciano

limitre@gmail.com

Responsabilidad

Más allá del infortunado discurso del Presidente del último lunes y de los desaciertos económicos de su gobierno, casi la mitad de los argentinos optó, entre varias opciones, por volver a ser gobernados por un grupo integrado por funcionarios corruptos, en el que la principal referente tiene varios pedidos de prisión y muchos de sus exfuncionarios están presos. Era muy obvio que los mercados iban a reaccionar como lo hicieron. Si los argentinos no estamos dispuestos a aprender de nuestros errores, no nos sorprendamos de que no nos consideren un país confiable. El gobierno de Macri puede ser conceptuado por muchos argentinos como malo, pero la responsabilidad del voto es de cada ciudadano. Hagámonos cargo de nuestro voto.

María Martha Vera

mariamarthavera@gmail.com

El Papa y la Argentina

Como católico y ciudadano argentino que cree en la República espero que el papa Francisco tenga la prudencia de no visitar la Argentina, si la fórmula kirchnerista gana las elecciones, en un futuro gobierno de los Fernández. Lo pido para evitar que se abra una nueva grieta, no ya entre los argentinos, sino también entre los católicos. Creo que Francisco tendría que haber visitado la Argentina para tratar de cerrar la grieta, aunque no comulgue con el pensamiento de Mauricio Macri. Pero su misión de pastor debe primar sobre su conocida ideología.

Pensemos en el papa Juan Pablo II, que inmediatamente de asumir como sumo pontífice fue a su Polonia natal, todavía comunista, ideología que lo persiguió y encarceló. Le pido a Francisco, con todo respeto, que piense en todos los argentinos y que prime la prudencia.

Alfredo Mansur

DNI 13.656.997

Curaduría de arte

En arte se define como curaduría la tarea de armar un relato con obras artísticas, que puede o no tener algún mensaje, ya sea implícito, explícito o simplemente el de disfrutar de la belleza que se expone. Con respecto a la maravillosa retrospectiva de la trayectoria de Julio Le Parc en el CCK, pionero del arte cinético (en el cual el espectador cumple una función muy importante en la forma de mirar), creo oportuno mencionar algunos ejemplos de discriminación (sin intención) que impiden al espectador apropiarse de estas obras. 1) Al comenzar se dispuso una línea de tiempo resumiendo la trayectoria del artista que es casi imposible de leer por el tamaño, la caprichosa disposición y la distancia de las frases. 2) En la sala 603, en el sector adicional que expone dibujos y bocetos, al ingresar, en la pared del fondo hacia la izquierda, se exhiben dos dibujos en forma vertical; el de arriba tiene frases que requieren ser leídas a una distancia más corta, mientras que el de abajo es una imagen que puede ser leída desde una distancia mucho más lejana. Esto requiere una simplísima solución: intercambiar los dibujos de lugar. 3) En el recorrido se deben subir escaleras y otros obstáculos que hubieran sido muy simples de solucionar. Resumiendo, es casi imposible leer las frases en las obras expuestas y en las cartelas, el recorrido es arduo y no está bien señalizado, por eso -supongo- dispusieron unos asistentes que dirigen al público.

Un buen curador sabe que toda exposición se debe recorrer por sí misma, si necesita asistencia es que está mal proyectada. Pienso en las personas con problemas visuales, en silla de ruedas, los niños, las personas con movilidad reducida, etc. ¿Por qué pasan estas cosas? Porque la curaduría no supo entender el mensaje de la obra de este magnífico artista. Uno de los juegos propone identificar a sus enemigos y otro pegar a los del establishment, todas despreciables "personas" que no pensaron en el otro, que haciendo abuso de poder imponían sus ideas a través de torturas y maldades varias. Sugiero a los curadores, en primera instancia, que hagan un exhaustivo análisis de la obra que deben exponer, para no contradecir el relato, y en segundo lugar que recorran la exposición en una silla de ruedas para corregir estos errores, que -quiero creer- fueron sin intención. Dice el refranero popular que para entender al otro se debe caminar en sus zapatos.

Rosario Molina

DNI 18.847.067

En la red

En medio de la crisis, proponen derogar las PASO

Facebook

  • "Totalmente de acuerdo. Se generan gastos innecesarios que podrían usarse en otras cuestiones. Todos inventos que nos complican la vida" - Margarita Arias
  • "Volvamos al Colegio Electoral, desde la reforma las principales obras se hacen donde está la mayor concentración de votos, en detrimento de las provincias menos pobladas" - José Antonio Papaianni
  • "No solo generan inestabilidad, también generan un gasto enorme innecesario. Hay que agradecer a Néstor y Cristina, ellos inventaron esto" - Carlos López

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.