De los lectores: cartas & mails

Pongamos la mirada en el otro; Consenso necesario; Calles tomadas; Sindicalistas eternos; Debate obligatorio; Egoísmo; Después de las llamas; Vitamina C
(0)
1 de septiembre de 2019  

Carta de la semana

Pongamos la mirada en el otro

Muchos somos mayores de 65, pero eso no significa que tengamos menos derechos que quienes salieron a cortar las calles e impedir que muchos argentinos pudieran viajar y llegar a sus casas y trabajos en hora. Para todos los argentinos, la prioridad es resolver el tema de la pobreza. Impedir que otros puedan salir a trabajar no es una solución para "enfrentar el hambre". ¿Y si tratan de colaborar con el gobierno actual? ¿Y si dejan de poner palos en la rueda? ¿Qué debiéramos hacer los argentinos para sacar a este bendito país adelante? Confrontar nos está llevando a mal puerto. Hacer declaraciones imprudentes desestabiliza y asusta a los mercados. Movilizar gente en días laborables, cortando rutas, calles y puentes, impide que otros argentinos puedan circular libremente. Agredir a quienes pensamos distinto, a quienes respetamos las reglas de la democracia y a quienes marchamos un sábado en apoyo de la República genera más enfrentamientos. Alguien dijo el miércoles que salieron a las calles para "reclamar por el bien de la Argentina". Quienes marcharon el 24 de agosto reclamaron por lo mismo. Las protestas piqueteras, los paros generales y las huelgas que paralizan zonas del país no ayudan a mejorar la situación social ni a solucionar el tema de la pobreza. Es trabajando y dejando trabajar, sin poner trabas, como se puede revertir la situación de tantos hermanos argentinos que lo están pasando mal.

Pongamos la mirada en el otro y no perdamos las esperanzas de dejar a nuestros hijos y a nuestros nietos un país mejor que el que tenemos hoy.

Mercedes Moreno Klappenbach

mercedes@designar-d.com.ar

Consenso necesario

Considerando la situación socioeconómica del país, es imprescindible que los partidos políticos dialoguen y lleguen por consenso a un "pacto social y económico" destinado a garantizar el futuro de la gobernabilidad. Debe avanzarse hacia la creación de un consejo para otorgarle rango legal a ese pacto (al estilo del de La Moncloa) entre los principales actores de la sociedad, que defina los principales objetivos a seguir. Debemos salir de la endogamia. No podemos esperar más. La sociedad exige de la clase dirigente una sana convivencia; necesita reglas para la tolerancia mutua y la contención institucional, un esfuerzo de toda la comunidad para lograr consensos, aun cuando se resignen posibilidades futuras de reelección. Todo esto no es posible si no existe un pacto social y fiscal sostenido en el tiempo y con la interacción permanente entre los ciudadanos y el Estado.

Para los dirigentes políticos la tarea será doble: deberán ser capaces de pensar las ideas que necesita nuestro país con urgencia y, a la par, tener la habilidad política de llevarlas a la práctica.

Ernesto Carlos Celdeiro

Exvocal del Tribunal Fiscalde la Nación

DNI 8.113.056

Calles tomadas

Plaza Constitución, 30 de agosto, 11.30. Cientos de personas arreadas por dirigentes políticos llevándolos como ganado a cortar las calles céntricas de la Capital Federal, sin saber para qué van, seguramente a cambio de una dádiva tomada de los impuestos que pagamos los laburantes. Estoy repodrido de vivir en un país así, en el cual trabajo a destajo y pago impuestos a diario, para que luego alguien los tome y los reparta entre miles de argentinos que no quieren trabajar y que además nos molestan a los que lo hacemos.

Agustín H. Banchieri

DNI 24.155.007

Sindicalistas eternos

Nada hay más antidemocrático que la reelección indefinida de personas con cargos electivos, públicos o privados. Hoy quiero referirme en particular a los dirigentes sindicales, que se eternizan atornillándose a sus puestos. Hay numerosos ejemplos de esto, algunos llevan décadas en sus cargos. Son innegables las corruptelas y mafias que dicha situación origina y el escandaloso enriquecimiento de muchos de ellos, a la vista de todos. Tristemente, lo observamos como algo natural, pero en otros países no ocurre. Llama la atención que ningún legislador en ejercicio haya tenido el propósito de corregir esta anomalía. En cambio, se los ha visto proponer pavadas tales como consagrar el Día del Churro Relleno. Todos los partidos deberían impulsar una reforma para poner fin a esto, no encuentro ningún argumento válido para oponerse. Será para el bien común, especialmente de los trabajadores, a quienes dicen representar.

Miguel Ángel Padilla

DNI 4.318.274

Debate obligatorio

Espero que aprovechando el vértigo de la coyuntura política y económica nuestros dirigentes no se hagan los distraídos y recuerden que en 2016 se promulgó la ley 27.337, que establece la obligatoriedad de un debate público para los candidatos a la presidencia que hayan superado las PASO. Cabe recordar que la misma ley prevé que los candidatos sean convocados por la Cámara Nacional Electoral (CNE) cinco días después de su proclamación para iniciar el proceso, y quienes se nieguen a participar del debate serán penalizados con el no otorgamiento de espacios de publicidad audiovisual. La ley también es sabia al definir que además del debate a realizarse en la Capital Federal, entre veinte y siete días antes de la fecha de la elección, deberá programarse uno similar en alguna de las capitales de provincia del interior, previéndose incluso hasta un tercer debate en caso de segunda vuelta.

Como hace 209 años, el pueblo quiere saber de qué se trata. Esta vez, qué piensan los candidatos.

Claudio Paderni

claudiopaderni@hotmail.com

Egoísmo

Mientras Alberto Fernández en su euforia triunfalista dice públicamente que el presidente Macri "debe estar contando los días", en la Argentina crece el temor y esto se traduce en un empeoramiento muy notorio de la economía real en las últimas semanas. Qué tristeza que, de ser elegido Fernández, nuestras esperanzas vayan a depositarse en una persona con ese nivel de egoísmo.

Gastón Maiztegui

gmaiztegui@gmail.com

Después de las llamas

A la furia del fuego se la deberá combatir con la furia de la regeneración. Este incendio no es casual, pero lo más grave ocurrirá cuando se extinga. Sobre la tierra quemada, la selva debe volver sí o sí. Brasil no solo necesita apoyo para combatir las llamas, sino también para la regeneración posterior. Es en el interés de todos. La comunidad internacional, además del apoyo, debe también enviar a Bolsonaro un mensaje unívoco: no pueden salir ganando quienes no pudiendo deforestar por imperio de la ley que regula el uso correcto de los bosques lo hicieron por la vía del hecho consumado, sembrando ilegalmente pasturas y cultivos. El presidente brasileño, tan apasionado de la mano dura, debe aplicarla ahora en favor de la naturaleza y demostrar que sus creencias cristianas se inclinarán por el respeto a la creación, es decir, a la regeneración de la selva quemada.El cambio climático no perdona. Y el castigo supera ya la tragedia biológica, que es, además, económica. La Argentina en la coyuntura ofrece toda la ayuda posible. Y esto está muy bien. Pero la calamidad es tal que no nos podemos quedar tranquilos luego de que las llamas se apaguen. Hoy más que nunca la regeneración de los ecosistemas perdidos se perfila como una política de Estado ambiental urgente, capaz incluso de reconfigurar el rol hasta de las Fuerzas Armadas, que ya en algunos países son afectadas a tareas de restauración de los ecosistemas.

Esta tarea de acción global coordinada no es imposible. Ya lo hicimos en 1986 cuando la progresiva desaparición de la capa de ozono nos puso en jaque. Pero supimos reaccionar. Logramos crear el Protocolo de Montreal, que marcó un hito de política global y generó un marco jurídico legalmente vinculante que nos salvó de aquella catástrofe, y hoy la capa de ozono se encamina hacia su cicatrización.

Si pudimos ponernos de acuerdo en aquel entonces también deberíamos ahora: regeneremos los bosques nativos ya en la Amazonia, en la Mata Atlántica, en Gran Chaco Americano, la Chiquitania, el Espinal, en donde sea. Cada vez queda menos tiempo.

Emiliano Ezcurra

eezcurra@apn.gob.ar

Vitamina C

En la sección Ciencia y Salud se publicó una interesante nota titulada "¿Es verdad que tomar vitamina C previene la gripe?". Es oportuno recordar al descubridor de la vitamina C, el científico húngaro Albert Szent-Györgyi. La descubrió en el pimentón en 1927. Recibió el Premio Nobel en 1937. En la década del 70 recomendó el uso de esta vitamina para la prevención de los resfríos y la gripe. Su autoridad científica hizo que esta recomendación diera la vuelta al mundo y millones de personas (sobre todo los norteamericanos, tan afectos a tomar vitaminas y suplementos minerales) la pusieron en práctica. Con el tiempo se comprobó que el ácido ascórbico no previene resfríos ni gripe, aunque acelera la recuperación de los estados gripales.

Ariel Sánchez

DNI 5.950.908

En la red

Cristina Kirchner será la última en declarar en el juicio de Vialidad

Facebook

  • "¡Para qué la hacen declarar si después no hacen nada! Menem sigue en el Senado y ella es candidata a vicepresidenta. Nos toman el pelo" - Roxana Ingignioli
  • "Era cantado" - Gabriela Rodríguez Mormandi
  • "La última, ¡por no decir nunca!" - Victoria Maron
  • "¿Dónde se ha visto una persona con causas ser candidata?" - Ely Amaro

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.