De los lectores: cartas & mails

La libertad ante todo; Prisión preventiva; Precedente; No volvamos atrás; No hubo pedido; Mayoría; Siniestros viales; Pesca destructiva;
(0)
17 de noviembre de 2019  

Carta de la semana

La libertad ante todo

El presidente electo, Alberto Fernández, se ha pronunciado en su nombre y en el del Grupo de Puebla, calificando de golpe de Estado lo acontecido en Bolivia. Debería recordar que, al no ser ya un ciudadano común, sus palabras suenan como representativas de todos los habitantes de la Argentina. Al no hacer la salvedad de que se expresa exclusivamente a título personal, produce la impresión, reforzada por ser presidente electo, de que habla en nombre del país. Es un grave error. No todos los ciudadanos consideramos un golpe de Estado lo acontecido, ya que lo que lo precedió debe ser tomado como "golpes contra el Estado": pretender eternizarse en el poder, desconocer un plebiscito y hacer fraude en las elecciones.

La violencia engendra violencia. Quizá si Morales hubiese respetado la ley no habrían ocurrido los lamentables hechos que aquejan a nuestro país hermano. Es cierto que las personas aprecian su bienestar económico pero, por suerte, muchas también aprecian su libertad por encima de cualquier cosa.

Adalberto Perrotta

alaperrotta@yahoo.com.ar

Prisión preventiva

Hace unos días la Comisión Bicameral de Monitoreo e Implementación del Código Procesal Penal Federal decidió "implementar" [sic] ciertas disposiciones y/o institutos de dicho código, ordenando su "implementación" [sic] en la totalidad de las causas en trámite ante los tribunales federales y nacionales, queriendo significar con ello que su regulación en puntuales materias (entre otras, la vinculada a las medidas de coerción en el proceso penal, como lo son la prisión preventiva y otras de obligatoria evaluación previa a su dictado) se aplique a otro código, esto es, al Código Procesal Penal de la Nación, vigente aún en casi todo el territorio de la Nación y, particularmente, en los tribunales federales y nacionales radicados en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Se lo ha hecho, expresa la Comisión, con el fin de permitir "un mayor goce de las garantías constitucionales para todos los justiciables de manera uniforme en todo el territorio nacional". Sin embargo, cabe destacar sobre el particular, y más allá del loable objetivo invocado, que los miembros de esa Comisión no se encuentran constitucionalmente en condiciones de producir e imponer esa modificación . Es decir, en condiciones de alterar, aun elípticamente, el Código Procesal Penal de la Nación, imponiendo una interpretación obligatoria de un contenido inexistente en su texto pues, como su nombre bien lo indica, ha sido instituida solo para el Monitoreo e Implementación del Código Procesal Penal Federal. La idea que busco transmitir es más que obvia: se necesita una ley para esa "implementación", o sea, se necesita que lo decida el Parlamento. Mientras el Congreso no decida dictarla, el Código Procesal Penal de la Nación seguirá siendo tal cual es y, así, no podrá ser objeto de interpretación obligatoria impuesta, de modo sui generis, por un grupo de legisladores. Esa tarea, la de interpretar la ley, es de los jueces y solo ellos, eventualmente, si así lo consideran, podrán arribar a la misma conclusión perseguida por aquellos. Pero eso es otra cosa.

Roberto Raúl Daray

rdaray@asgabogados.com.ar

Precedente

Los legisladores argentinos discuten si en Bolivia hubo o no un golpe de Estado, pero no mencionan un hecho que, si no fuera por las graves consecuencias que ha generado, provocaría risa. El Tribunal Supremo de Justicia de Bolivia declaró inconstitucional la misma Constitución, sentando un precedente único en el mundo y que nuestros dirigentes políticos ignoran. La superficialidad de las declaraciones de nuestro Congreso espanta.

Florencio Olmos

DNI 5.941.080

No volvamos atrás

¿Quién está detrás de todo esto? ¿Quién o quiénes atentan contra la democracia y la paz en América Latina? Sin ser conocedora en la materia, advierto un eje de varias puntas que viene moviéndose en las sombras desde hace ya mucho tiempo. Cuba, Rusia, Venezuela, China, México, Bolivia. Debe haber más. Lo que une a los movimientos socialistas-comunistas es, sin duda, la paciencia, más el adoctrinamiento y el lavado de cerebro, aunque les lleve muchos años. La historia mundial no lo desmiente y lo hemos vivido por mucho tiempo. Nuestro país es un ejemplo con lo ocurrido en los 70. La democracia está en juego en muchos lados del Cono Sur. Todos debemos cuidarla: partidos políticos, la Iglesia, la Justicia, las fuerzas del orden, todos. Y los sindicatos, que cambian su accionar y discurso de acuerdo con lo que les convenga. Lamentablemente, en la Argentina bolsillo mata cerebro. Y yo la quiero libre de banderas rojas. Solo la nuestra, celeste y blanca. Tampoco quiero militares en el poder. No volvamos atrás. Yo no lo quiero para mis hijos, nietos y sus descendientes. América está despertando. El reloj, por suerte, sonó a tiempo para movilizar neuronas. Pero... ¿alguien mencionó en estos momentos el tema de la droga? Nadie. Y es lo que mueve a ciertos personajes en el poder.

¿Estas son solo palabras? No, no lo son. Argentina, te quiero. Con defectos y virtudes... los únicos culpables de los avatares de este hermoso país somos nosotros mismos.

Lidia B. Fontela

DNI 5.086.259

No hubo pedido

En el artículo "Nuevos fenómenos políticos, viejas lecturas interesadas", del 14 del corriente, el señor Carlos Pagni afirma: "...en diciembre de 2001, el Ejército se negó a intervenir cuando Fernando de la Rúa se lo reclamó. El general Juan Carlos Mugnolo adujo no tener combustible para los tanques". La afirmación es errónea. Jamás el presidente De la Rúa, o yo, como su ministro de Defensa, requerimos la intervención del Ejército en aquella circunstancia. Por lo tanto, también es errónea la afirmación de que el general Mugnolo hubiese pedido al presidente o al ministro una autorización del Congreso y de la Corte Suprema para una intervención que nunca se le había solicitado.

Horacio Jaunarena

horaciojaunarena@fibertel.com.ar

Mayoría

Confunden varios comunicadores cuando se refieren únicamente al 40,37% del presidente Macri. Para despejar cualquier tipo de dudas, quisiera explicarle al presidente electo, Alberto Fernández, que el 48% de los votos que legítimamente obtuvo se traducen en que hay un 52% de votantes (más de la mayoría) que no han votado el regreso del partido que usted encabeza. Esperemos que sepa usted sabiamente gobernar también para esa mayoría que no lo ha votado.

Constantino Coutris

DNI 17.030.954

Siniestros viales

En octubre de 2005, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó una resolución que instaba a los gobiernos a declarar el tercer domingo de noviembre como Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de Siniestros Viales, con el objetivo de generar un espacio de memoria de quienes sufrieron personalmente un siniestro, acompañar y apoyar a sus familiares. En la Argentina, como en muchos otros países en desarrollo, la siniestralidad vial debe ser tratada como pandemia; más de 5000 personas pierden la vida en hechos de tránsito, alrededor de 140.000 sufren lesiones y unas 12.000 asumen algún grado de incapacidad. Los días pasan, mientras las víctimas crecen; 20 por día, denuncia la Asociación Madres del Dolor, fundada por Viviam Perrone, que perdió a su hijo Kevin (14) en 2002 y transformó su dolor en una lucha ejemplar de pedido de justicia. Ninguno de nosotros está exento de sufrir un siniestro vial. El rol del familiar es fundamental si se quiere asumir la problemática de seguridad vial como política de Estado, porque ellos son los que hablan por los que no están, los que realmente tienen la necesidad de tener justicia.

No soy familiar. Hoy simplemente quiero pedirles que no bajen los brazos porque son nuestro motor. Porque "Si se calla el cantor... calla la vida".

Axel Dell'Olio

Presidente de la Asociación para la Disminución de Siniestros Viales (Adisiv)

DNI 25.716.101

Pesca destructiva

Es sabido que hay flotas de potencias pesqueras que, aprovechando la falta de protección de las aguas internacionales que bordean al Mar Argentino, realizan prácticas de pesca destructiva e indiscriminada en busca de merluza, calamar, etcétera. Algunos de esos barcos incluso apagan sus radares para ingresar directamente a aguas argentinas, de manera abiertamente ilegal, para depredar nuestro territorio marítimo de forma premeditada. Decenas de pesqueros cruzan el límite de las 200 millas marinas e ingresan a la zona exclusiva de pesca de nuestro país. En muchos casos, suelen ser interceptados por las unidades de la Prefectura Naval Argentina, que hace un valioso y enorme esfuerzo por cuidar nuestro mar y sus riquezas. Cada año la sobrepesca causa millonarias pérdidas económicas a nuestro país y, por supuesto, un daño ambiental y de recursos naturales inconmensurable. Un atentado constante a nuestra soberanía territorial que no deberíamos perder de vista. Pocos días antes de la asunción de las nuevas autoridades nacionales, cabe pedirles que tengan presente esta grave situación, que actúen en consecuencia y defiendan, desde el primer día del mandato, el interés nacional cuidando nuestros recursos naturales.

Patricio Oschlies

poschlies@yahoo.com.ar

En la red

Elecciones en Bolivia: un informe del Frente de Todos se opone a las denuncias de la OEA

Facebook

  • " ¡Qué irresponsabilidad! No solo hay un informe de la OEA que confirma un fraude; ese informe se alinea con otros informes que de manera independiente se realizaron" - Marcela Quevedo
  • "Como presidente electo menos críticay más proyectospara nuestro país" - Marcos Raul Mendelson

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.