De los lectores: cartas & mails

Fuga de cerebros; Gracias, Alberto; ¿Tren gratis?; Motochorros
(0)
14 de enero de 2020  

Fuga de cerebros

"Porque me duele si me quedo, pero me muero si me voy", cantaba María Elena Walsh, expresando ya en esa época lo que hoy se ha transformado en un gran problema en nuestro país, la fuga de cerebros. Más de un millón de argentinos profesionales y altamente calificados viven afuera , y según un estudio online realizado por una prestigiosa universidad, 3 de cada 4 argentinos se ha planteado dejar nuestro país este último año, en busca de mayor seguridad y condiciones económicas e impositivas que le permitan un mejor desarrollo profesional. Como contrapartida , gran cantidad de extranjeros, especialmente latinoamericanos, vienen a nuestro país en busca de planes sociales, salud, estudio gratuito y condiciones que en sus países no pueden encontrar, que tienen un gran costo para los contribuyentes de nuestro país. Cerebros argentinos calificados que emigran y que llevan en su mochila un gran costo emocional de un país que no les ha permitido desarrollarse por sus repetidas crisis, dejando de lado uno de sus grandes valores que ha sido el vínculo con la familia, el almuerzo de los domingos, las charlas con amigos en el café de la esquina, las grandes y pequeñas cosas que hemos valorado tanto en nuestro país y que nos han hecho ser argentinos. Esta es una gran responsabilidad de la clase política argentina, que ha alimentado cada vez más la presión impositiva sobre los que se han esforzado para llevar adelante una carrera, un trabajo, una empresa pyme, en pos de un Estado enorme, voraz e incontrolable que demanda cada vez más recursos de las personas que producen y dan valor a esta sociedad.

"Porque me duele si me quedo, pero me muero si me voy", cantaba María Elena.

Clara Díaz Bonillo

DNI 11.836.261

Gracias, Alberto

Le agradezco haber dicho que no somos tontos.

Una pregunta: ¿no éramos tontos en 2015 o no lo somos hoy? En aquel entonces usted calificó a Cristina de cínicamente delirante por lo menos seis veces.

Quedó escrito en LA NACION su opinión sobre la conducta de mostrarse simpática, alegre y contenta en circunstancias que muere el fiscal Nisman, justo un día antes de denunciarla ante el Congreso por encubrimiento de un acto terrorista de dantescas proporciones.

Como si fuera poco, hizo convertir en ley ese memorándum para asegurarse impunidad.

Usted calificó su conducta y gobierno de patéticos. Concordamos.

Una moneda puede tener dos caras; un presidente, no. Hoy usted se desdice de todo lo dicho cuando no tenía compromisos políticos de ningún tipo. ¿Podemos creerle?

Ni locos.

Luis J. Ramos

luisjramos1945@gmail.com

¿Tren gratis?

El domingo 5 de enero pasado, decidí hacer un viaje de placer al Puerto de Frutos del Tigre. A tal efecto utilicé el tren de la costa para trasladarme y así poder caminar y pasear por el hermoso Delta y evitar viajar en automóvil, dado que la circulación y el estacionamiento son complicados por la cantidad de visitantes en un fin de semana.

Al finalizar el recorrido, me dirigí a la terminal de la estación Delta para abordar el tren y regresar a mi casa.

El andén de la estación se encontraba plagado de gente que hacía turismo, como yo. Al ingresar la formación del tren, se detuvo y en forma apresurada la gente se abalanzó a la unidad para tomar posesión de un asiento. El detalle que me sorprendió es que ninguno de los pasajeros del vagón hizo el pago del viaje a través de la SUBE o en efectivo y que además no hubo presencia de un guarda o controlador que exigiera dicho pago. Esta situación es preocupante porque demuestra que no hay conciencia de abonar un servicio por parte del público y tampoco un control de la empresa, dado que el transporte público requiere ser explotado y mantenido.

Alberto Vattovez

CI 3.588.384

Motochorros

Este tema parece ser prioritario solo para familiares y amigos de asesinados por delincuentes movilizándose en motos, y seguramente es secundario o terciario para la ministra Frederic, para garantistas o para exfuncionarios que consentían "vivir de lo ajeno siempre y cuando sea con códigos".

Hace ya más de diez años que no es posible implementar una norma tan simple y sencilla, de eficacia comprobada en otros países, como es la de la identificación de los motociclistas con chalecos y cascos rotulados, más otras reglas para circular según las zonas.

Los argumentos y razones utilizados para oponerse a la norma suelen ser tan ridículos y absurdos que llegaron a cuestionar la eficacia y la veracidad de las reducciones del delito que se alcanzaron con esta reglamentación. No puedo dejar de pensar que una vez más se trata de oponerse solo por diferencias políticas, como está pasando hoy con la ministra de Seguridad, que está abocada full time a destruir todo lo reglado por su antecesora.

Diariamente vemos filmaciones de asaltos y asesinatos donde los cascos, más que como elementos de seguridad, se usan como pasamontañas para evitar la identificación de los delincuentes.

Las preguntas que quisiera hacer a todos los que de una forma u otra se han opuesto a la norma son: ¿cómo es que los motoqueros, actividad laboral que día a día crece creando puestos de trabajo, no se dan cuenta de que la norma no es para atacarlos, sino para proteger y jerarquizar su actividad? ¿Son Uds. conscientes de que una gran cantidad de robos y asesinatos podrían haberse evitado de haberse promulgado y aplicado esa norma? ¿No se sienten ustedes total o parcialmente responsables de esos hechos?

Edgardo Hilaire Chaneton

DNI 5.530.623

En la red

Evo Morales: "Hay que organizar, como en Venezuela, milicias armadas del pueblo"

Facebook

  • "Cuatro millones de pesos por mes nos sale la estadía de este personaje y nos piden que hay que ajustarse. Estamos condenados al éxito" - Gustavo A. Cormac
  • "Denle el Nobel de la Paz. Ah, cierto que no puede entrar a La Paz" - Luis Levis

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.