De los lectores: cartas & mails

Pato de la boda; Sacerdocio y política; Rugbiers vs. rugbiers; La medicina hoy; El boxeo; Lenguaje inclusivo;
(0)
14 de febrero de 2020  

Pato de la boda

Próximos a la cosecha gruesa, los agricultores argentinos, que siempre pagamos los platos rotos por equivocadas decisiones de nuestros gobiernos, vemos con preocupación los cercanos vencimientos de las distintas deudas del país. Ya hemos tenido aumentos en las retenciones y en diferentes impuestos. Estamos con mucho temor de ser nuevamente "el pato de la boda" y que nos exijan, desde el Gobierno, una injusta "colaboración patriótica" para no caer en el temido default, del cual no somos responsables.

Ricardo Olaviaga

olaviaga8@hotmail.com

Sacerdocio y política

Cuando miembros del clero, cualquiera que sea su jerarquía, manifiestan en público sus opiniones o preferencias políticas, incumplen lo que prometieron, traicionan su vocación y desencadenan un mal evidente. Dividen a los fieles y generan enconos, discusiones y peleas. En algunos casos, provocan el abandono de la fe. Confunden, porque hacen creer fácilmente que esa es su función. La denominación "partido político" proviene de la natural división de las personas según sus ideas y creencias, y serían sabios si se mantuvieran por encima de ellas. Tal vez ingenuamente crean que su posición otorga mayor valor a sus dichos, pero no es así. Es patético cuando hablan de cosas de las que no entienden, convirtiéndose en presa fácil de políticos astutos, quienes saben muy bien cómo utilizarlos. Considero que se trata de una minoría a la que conviene ignorar. La mayoría de los sacerdotes se mantienen fieles a sí mismos, haciendo silenciosamente lo que tienen que hacer.

José E. Eizayaga

DNI 12.821.835

Rugbiers vs. rugbiers

Es como asistir a un imaginario partido de rugby, dispar y triste, con dos equipos diametralmente opuestos. La vida vs. la muerte. Porque es inevitable una comparación con los rugbiers del llamado "milagro de los Andes". De un lado de la cordillera, en las más altas cumbres, 16 sobrevivientes. Del otro lado, en Villa Gesell, en la más profunda bajeza, 10. Las diferencias entre ambos son colosales. Los equipara solamente el rango etario y la práctica de un deporte rudo, nada más, porque la diferencia en principios éticos humanos básicos en el accionar de unos y otros no puede ser mayor. Los valientes rugbiers uruguayos se turnaron para rescatar a los más débiles. Para ayudar a vivir. En la cobarde patota, se turnaban para matar. Unos utilizaron el valor del sentido de equipo para la vida, los otros para la muerte.

Dicen que hay dos días importantes en nuestras vidas. El día en que nacemos... y el día en que entendemos para qué. En el caso de los valientes rugbiers uruguayos el mensaje estuvo claro. En el otro, nunca entenderemos para qué. Y que Dios se apiade de sus almas.

Rafael Jijena Sánchez

DNI 7.605.131

La medicina hoy

Ya bien entrados en el siglo XXI y con esperanzas de acompañar los adelantos tecnológicos modernos que rigen en la actualidad, vemos una medicina presente que a pesar de no olvidarse del axioma básico, curar la enfermedad y el dolor de quien la sufre, deja de lado ese acercamiento afectivo hacia el paciente, a quien debemos otorgar no solo conocimientos científicos y experiencia sino quizás algo más importante: el conocimiento integral de la vida de quien nos consulta, acrecentando esa empatía médico-paciente que redundará en el éxito profesional y silenciosamente también en el éxito de la curación.

Hoy, desgraciadamente, esta relación se ha perdido, debido a los cambios producidos en economías empobrecidas que solo consiguen contradecir el concepto de socialización de la medicina que el Estado debería cumplir. Este tema, que filosóficamente fuera sugerido por autores como Rousseau en su "contrato social" y por Juan Perón, con su aporte del justicialismo, ha perdido vigencia hoy. El costo de los medicamentos, consecuencia de regulaciones que impone el Estado, el intervencionismo exagerado y los análisis innecesarios para cumplir con las obligaciones hospitalarias hacen aún más difícil conseguir mejorar la medicina de hoy.

Es una expresión de deseo que en un futuro próximo los sistemas de salud sean realmente socializados y el paciente pueda recuperar esa hipocrática relación médico-paciente, que forma parte esencial en la curación del enfermo.

Manuel Sarrabayrouse

Jefe honorario del Servicio de Cirugía Plástica del Hospital Italiano

El boxeo

Una nota publicada el sábado pasado en la sección Deportes se refiere a la práctica del boxeo. Tras una breve reseña histórica que justificaría la difusión de esa práctica a través de los tiempos, el cronista agrega que "pugilismo es más que un deporte" y "conforma un gran espectáculo".

Nada comenta sobre lo riesgoso de la actividad, que tantas víctimas -traumas y muertes inclusive- ha cobrado. El prestigioso médico argentino Florencio Escardó dijo al respecto: "Nadie me convencerá nunca de que una lucha cuyo mayor logro consiste en desmayar al adversario de una trompada, por el mecanismo de una brusca anemia en un delicado centro nervioso, pueda ser llamada deporte". Si bien la práctica de otros deportes implica sus riesgos, ello será en todo caso accidental y no producto de su naturaleza, lo que no ocurre con el boxeo, cuyo objetivo es la destrucción física y anímica del adversario.

María M. M. Tejada

DNI 3.450.681

Lenguaje inclusivo

Como es ya conocido, también el PAMI utilizará en sus disposiciones el seudocastellano autotitulado lenguaje inclusivo, sumándose así al uso que se está generalizando en todo tipo de manifestaciones orales y escritas. Por mi parte, sugiero que en su lugar los documentos públicos empleen una forma de expresión mucho más auténtica: el lunfardo.

¡Basta de perder el tiempo en estas pavadas!

Saúl Eduardo Farías Pizzurno

DNI 1.800.291

En la Red

Facebook

Hambre y aislamiento: la realidad de los pueblos wichis del norte de Salta

  • "Esto sucede hace décadas, pero nadie hace nada" - Ivana Martino Zampieron
  • "Educación. Educación a gritos" - Beatriz Aranda
  • "Esto a los políticos no los abruma..." - Sergio García

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.