De los lectores: cartas & mails

Darse cuenta; Mal uso del lenguaje; Canicoba Corral; Tasa de delitos; Beneficios; Viveza criolla; Evitar el contagio; Auditoría; Bandera
(0)
1 de marzo de 2020  

Carta de la semana

Darse cuenta

La muerte de Braian Toledo nos conmueve, como tantas otras, evitables, que ocurrieron y no produjeron cambios. ¿Será posible que todas las desgracias que suceden en nuestro país nunca tengan culpables ni se tomen medidas efectivas para evitar su repetición? Tras finalizarse la obra, ¿nadie pensó que podría convertirse en una trampa mortal? ¿Será posible que no podamos darnos cuenta de que cada acción que tomamos, en lo cotidiano, en el trabajo, en la calle, repercutirá inexorablemente "en todos", porque eso es vivir en sociedad? ¿Será posible que todas las piedras que simbólicamente existen siempre aparezcan en nuestro camino y siempre volvamos a tropezar con ellas?

La sensación de pesadumbre que hoy nos invade ante la pérdida, absolutamente evitable, de una figura destacada del deporte, y de la vida, ¿logrará convertir en acción la inacción que nos invade?

Ojalá que este tristísimo titular en los medios, que hoy nos conmueve, nos conduzca al cambio de actitud que necesitamos para torcer nuestro destino.

Juan José de Guzmán

jjdeguz@gmail.com

Mal uso del lenguaje

Independientemente del bajo nivel educativo que desde hace décadas tenemos en el país, los argentinos nos estamos acostumbrando, ya desde hace tiempo y peligrosamente, al mal uso del lenguaje. Este es utilizado deliberadamente y con una muy clara intención, la de instalar subliminalmente conceptos e ideas. Y que suenen mejor o distinto. Por ejemplo, las mal llamadas "retenciones" a las exportaciones, nada se retiene porque nada se devuelve; "interrupción voluntaria del embarazo", nada se interrumpe cuando no se puede reanudar, solo se termina; "impuesto solidario", la solidaridad es voluntaria, no impuesta; "democratización de la Justicia", cuando el pueblo no elige a quienes la integran; "redistribución de la riqueza", que solo es cobrar impuestos a unos para dárselos a otros, y otros ejemplos más que se repiten continuamente. Tengamos cuidado.

Fernando Gómez Videla

DNI 26.420.138

Canicoba Corral

Felicito el excelente editorial del 20 de febrero sobre el juez Canicoba Corral, que desde hace más de 25 años ocupa un cargo sin contar "con las aptitudes legales, éticas y morales que demanda el excelso rol de juez de la Nación". Dedicado a proteger a una clase política corrupta, mantiene un rumboso estilo de vida, incompatible con los ingresos de un magistrado, pero que intenta justificar apelando a las ganancias de sus familiares. Entre las muchas reflexiones que el editorial suscita está la inexplicable permanencia de Canicoba Corral bajo todas las administraciones de todos los signos políticos; pese a haber sido reiteradamente acusado, siempre resultó sobreseído. La Constitución clásica disponía juzgar a los jueces en el Senado luego de una acusación por la Cámara de Diputados. Este sistema no era práctico, por ser difícil paralizar al Congreso para juzgar a un juez, sobre todo en los Estados Unidos, de donde tomamos el texto. Por ello, así como consideré un error de la reforma constitucional de 1994 la creación del Consejo de la Magistratura, en cambio me pareció correcto instalar un jurado de enjuiciamiento. Pero en tanto el Consejo de la Magistratura es la "cámara acusadora" y, en la práctica, es la llave que abre o cierra el acceso al juzgamiento, una mala regulación y la poca estatura institucional de muchos consejeros de todas las épocas hacen muy fácil bloquear las acusaciones, con lo que logramos un sistema peor que el anterior. Finalmente, la propuesta de unificar los fueros para licuar el poder de Comodoro Py podría ser conveniente en estos momentos, pero debemos tener en claro que implica admitir la incapacidad institucional de la Argentina de separar a los malos jueces, recordando que el carácter vitalicio de los magistrados solo es admisible en una democracia republicana cuando existe un eficaz sistema de juzgamiento y eventual remoción.

Horacio M. Lynch

lynchhoracio@yahoo.com

Tasa de delitos

El martes pasado, en un artículo firmado por Daniel Bilotta, el autor afirma: "La baja en la tasa de delitos en la ciudad la ubica detrás de Quebec y La Paz como una de las más seguras del continente". Yo ya había escuchado una cita parecida de parte del vicejefe de gobierno porteño, referida a las tasas de homicidios, solo que en lugar de Quebec se refirió a Ottawa. Da lo mismo. Si bien tengo mi domicilio en el conurbano, quisiera formular algunas preguntas sobre la realidad de ambas ciudades, como por ejemplo: 1) en el transporte público de Quebec ¿sucede que dos personas se peleen a cuchilladas por el espacio en el que piden limosna o ejercen la venta ambulante? (sucedió hace unos días en el subte). 2) Cuando un micro llega de madrugada a la terminal de ómnibus de Quebec, ¿es abordado por sujetos que intentan abrirle la baulera? (sucede muy frecuentemente en la impresentable terminal de Retiro y participan lúmpenes de la villa 31). 3) ¿Puede ocurrir que un auto detenido en un semáforo reciba un baldazo de agua con detergente para que no pueda escapar de los limpiavidrios que ofrecen su "servicio"? 4) ¿Hay "trapitos" en Quebec?

¿Acaso los políticos no saben que en esas estadísticas no aparece la infinidad de hechos "menores" que no se denuncian porque resulta una ínútil pérdida de tiempo hacerlo? Me hace recordar cuando Cristina Kirchner dijo que en nuestro país había menos pobres que en Alemania. En lo que a mí respecta, sigo sintiendo la misma "sensación de inseguridad" a la que se refería hace ya varios años Aníbal Fernández.

Marcelo Recio

DNI 13.712.993

Beneficios

Me sorprende el estricto silencio que guarda Justicia Legítima respecto del debate sobre, para decirlo con eufemismos, los curiosos beneficios de las jubilaciones de jueces y fiscales. Me recuerda la frase "me interesa lo que dices, pero más aún lo que callas".

Andrés Scheimberg

DNI 13.080.010

Viveza criolla

No obstante la cacareada "solidaridad" del pueblo argentino, hay quienes multiplican los precios de los barbijos y el alcohol en gel en estos días de mayor demanda. Lo mismo pasa con las velas durante los apagones o la merluza en Semana Santa: todas actitudes claramente antisociales o, como decía Borges, muestras del déficit ético de demasiados argentinos, famosos en otras partes del mundo por estas prácticas repugnantes. Sin embargo, hay todavía personajes de la televisión porteña que siguen llamando "viveza" o "viveza criolla" a la trampa y el fraude, y "vivos" a tramposos, estafadores y agiotistas. ¿Y el Estado? Muchas veces, ausente; otras, rotundamente parásito.

Oscar Medina

olmedina88@gmail.com

Evitar el contagio

Por ser el coronavirus una infección de rápido contagio por el contacto, sería conveniente preventivamente poner el foco en las aglomeraciones y en la ventilación artificial. Trenes, subtes y colectivos herméticos, y oficinas cerradas con aire acondicionado parecen ser focos de fácil transmisión. Y también poner énfasis en abrir ventanas en los trenes, subtes, colectivos y edificios; y recomendar reemplazar el abrazo, el beso o el apretón de manos con una sonrisa o algún gesto de cordialidad.

Actuar ya como si la epidemia estuviera instalada entre nosotros -no lo sabemos-, para que cuando ocurra nos encuentre con hábitos que no contribuyan a diseminarla.

Daniel Casal

DNI 11.875.775

Auditoría

En la nota titulada "Un gremialista, al frente de Osdepym", publicada el viernes pasado, y respecto de la referencia que en ella se hace a la auditoría dispuesta por el señor José Bereciartúa, en la que se dice haber detectado durante mi gestión "anomalías por casi 500 millones de pesos en la administración de la obra social", quisiera destacar, al solo efecto aclaratorio, que dicha auditoría y la consiguiente denuncia carecen de todo sustento fáctico y técnico. Consecuentemente, y habiendo transcurrido ya casi dos años, no ha sido reconocida por la Justicia ni ningún organismo de control.

Osvaldo Cornide

osvaldocornide@hotmail.com

Bandera

En un comunicado público, el Ministerio de Cultura de la Nación señaló esta semana que "el jueves 27 de febrero la bandera argentina sería izada nuevamente en el mástil del Museo Malvinas e Islas del Atlántico Sur". En el texto del comunicado se afirmaba que desde 2016 el pabellón no flameaba en el museo. Esta información es falsa. Como cualquiera que haya pasado por el lugar desde entonces hasta ahora puede corroborar, y se confirma en fotografías y videos del período comprendido entre 2016 y 2019, una gigantesca bandera argentina flameó allí durante la mayor parte del tiempo. La actitud del ministro Bauer no solo revela su total desprecio por la verdad, sino también por la labor de quien/es estuvieron a cargo del museo. Quiero destacar que su dirección fue abierta a concurso público por primera vez durante el gobierno anterior, siendo elegido por sus méritos un destacado investigador de la historia de las islas Malvinas, el doctor Federico Lorenz, quien tiempo después renunció por cuestiones personales. Es lamentable que el primer acto público de la nueva gestión haya sido convocado bajo una consigna basada en una flagrante mentira.

Hilda Sabato

DNI 5.695.571

En la red

La muerte de Braian Toledo

Facebook

  • "El uso de lomos de burro como recurso para que los conductores aminoren la velocidad está desaconsejado en materia vial. Entre otras cosas, por la posibilidad de accidentes" - Ricardo Proganó
  • "Si se respetara la velocidad no harían falta, pero como no se respeta hay que hacer algo para que entiendan" - Gustavo Bidone
  • "Adiós, ídolo del deporte" - Cladi Álvarez

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.