De los lectores: cartas & mails

Junta de Granos; Libertades; Tapabocas; Test rápido; Juez Quiroga; Incoherencias; Un señor embajador; Banco Ciudad; Reintegro
(0)
9 de mayo de 2020  

Coronavirus

Junta de Granos

El excelente artículo de Fernando Bertello de ayer refleja claramente las intenciones políticas del proyecto de creación de una nueva Junta Nacional de Granos de la senadora Silvina García Larraburu (Frente de Todos). No hace mucho hubo declaraciones en similar sentido de Felipe Solá. Reflejan claramente las intenciones del Gobierno de apoderarse de los pocos recursos con que cuenta el campo argentino, destruyendo todo lo logrado con mucho sacrificio hasta hoy. Es la única fábrica en el país que funciona en forma excepcional, con toda la tecnología de punta creada en su momento por el INTA Balcarce, del cual fui miembro del consejo asesor en los años 80, creador de los grupos Cambio Rural, y por Pablo Hary, fundador de los grupos CREA, todos ellos grandes extensionistas que pusieron a nuestro país en la vanguardia del desarrollo tecnológico. Estas políticas nefastas pretenden enseñarnos cómo trabajar el suelo. Lamentable.

Pedro C. Matteucci

DNI 5.506.508

Libertades

Nos encontramos en un estado de excepción, y obligados por el Gobierno a no salir a la calle, uno de los derechos fundamentales de nuestra Constitución. Esta medida ya ha sido extendida varias veces. Escatimando información, basándose en el miedo -que también es alimentado por algunos medios-, nuestros gobernantes de turno, que no han sabido dar pie con bola en los últimos 100 años, siguen coartando nuestros derechos fundamentales: el poder judicial (con minúsculas) y el congreso (tendrán mayúsculas cuando las merezcan) no controlan, no sesionan, y el sistema democrático, suspendido por la emergencia, ha dejado de existir. Basados en la prohibición de uno de los tres poderes al derecho de reunión en el DNU de marzo, no han encontrado aún la forma de trabajar. Señores, ustedes son un servicio esencial. Vayan a sus lugares de trabajo y trabajen. Para eso les pagamos. Imiten a otros tantos trabajadores que todos los días van a sus puestos, aun con riesgo de vida. Mientras tanto, nosotros, sus "jefes", hacemos lo que podemos para pagar cuentas, sin ingreso alguno, sin derecho al trabajo, a circular libremente a riesgo de ser detenidos en aduanas interiores.

Basta de multas por no circular con barbijo, de horarios para salir (si nos dan las 24 horas es más fácil guardar el distanciamiento social que hacerlo en las 3 o 4 admitidas). Queremos ejercer nuestras libertades y derechos fundamentales. Nunca los hemos cedido. Dejen que nos cuidemos nosotros mismos. Si no nos dejan, lo haremos igualmente. La olla a presión de la cuarentena va a explotar por varios lados.

Jorge Cazenave

DNI 16.730.076

Tapabocas

El GCBA decidió el uso obligatorio de tapabocas y barbijos para toda la ciudad y en cualquier circunstancia. Está claro que el Covid-19 puede ingresar al organismo a través de los ojos, la nariz y la boca. Sin embargo, es común ver por la calle a muchas personas que al parecer consideran de mucho mayor el riesgo de contagio por la garganta, al llevar cubierta la boca pero no la nariz o los ojos.

Sería conveniente enfatizar eso último, porque "lo que abunda no daña y a veces aclara".

Héctor Jorge Petersen

DNI 10.304.369

Test rápido

En medio de la pandemia de la desinformación, en la cual algunos opinólogos trabajan incansablemente para desorientar a la opinión pública, nuestros científicos, desde su silencio, en 45 días desarrollaron un test rápido para detectar anticuerpos contra el Covid-19. Con la aprobación de la Anmat, diez mil pruebas serán entregadas a la provincia y medio millón en un mes. Los verdaderos héroes del siglo XXI son los que cuidan nuestra salud. Ojalá que los gobiernos y los ciudadanos de a pie los valoren, reconozcan y ayuden por siempre. Hora de poner el caballo delante del carro, sin dudas.

Roberto Peláez

DNI 21.142.456

Juez Quiroga

Cuando la Justicia Federal tradicional fue superada por los grupos guerrilleros que asolaban el país, el gobierno de facto de Alejandro A. Lanusse creó la Cámara Federal en lo Penal de la Nación, con competencia en todo su territorio para juzgar los delitos que cometieran esas bandas. Los nueve magistrados y tres fiscales que la integraron, como instructores y jueces de tribunal oral a la vez, con gran prestigio y experiencia judicial en materia penal, organizaron el tribunal con unos 100 empleados y funcionarios, todos de extracción judicial. Funcionó entre el 15 de julio de 1971 y el 25 de mayo de 1973; llegó a contar unos dos mil procesados, de los cuales unos 600 fueron condenados a prisión efectiva, y liberados el mismo día que retornó la democracia, al tiempo que se disolvía el tribunal. En ese período no hubo desaparecidos, porque la Cámara juzgó en derecho, con total independencia del poder de turno del que se hizo respetar. Hace 46 años uno de aquellos nueve jueces, el doctor Jorge "Tito" Quiroga, fue muerto de 14 tiros por la espalda, comprobándose la responsabilidad del ERP, debiendo exiliarse los otro ocho magistrados. Aunque se haya pensado que los grupos subversivos no volverían a la violencia durante la democracia, la realidad confirmó el error de su liberación, porque poco después volvieron a sus andanzas enfrentando al gobierno peronista que los liberó pese a que habían anunciado que atacarían a las "empresas imperialistas y al ejército opresor" para "asaltar el poder y establecer el gobierno revolucionario obrero y popular". Sumergieron al país en odio y sangre, dejando heridas nunca cicatrizadas, y en lugar de recurrirse al derecho para reprimir la guerrilla, el peronismo (post-Cámpora) y los militares que lo derrocaron, lo hicieron ilegalmente porque ya no estaba la Cámara Federal en lo Penal de la Nación y la Justicia era ineficaz. Los miles de muertos y desaparecidos atribuibles a la "represión ilegal" son el resultado de semejante error, aunque los políticos de todos los colores nunca reconocieron ser los verdaderos responsables. El castigo se dirigió a quienes habían integrado las Fuerzas Armadas y de seguridad, y aquel pasado sigue amenazando como una pesadilla. Se reprimió a los militares, pero no a los setentistas, cuyo aparato está intacto hasta hoy, aumentado por el poder de la utilización tergiversada de los "derechos humanos". Acabamos de escucharlos decir que "vamos a escribir la historia con sangre o con razones", pero esta amenaza directa no fue entendida por una sociedad anestesiada por la pandemia. Se juzgaron los excesos del Estado, y sus agentes encontraron la muerte en la cárcel o van en camino a ella; mientras los violentos, muertos o vivos, fueron indemnizados y homenajeados, como héroes o ídolos, incluidos los que ejecutaron a Tito Quiroga. A este solo lo recuerdan sus familiares y amigos. No queda ni el bronce que una vez se colocó en su memoria junto a la puerta del edificio en que funcionó la Cámara que integró.

Va mi testimonio y homenaje a su memoria y la de los demás miembros del "Camarón" que ya no están, y mi plegaria para que no se repita la historia no concluida.

Enrique Munilla

Ex funcionario de la Cámara Federal en lo Penal de la Nación

DNI 4.433.538

Incoherencias

Dijo el ministro Ginés González García: "La cuarentena debe seguir, pero la actividad productiva tiene que arrancar". También dice estar a favor de la vida y promover el aborto. Es coherente en su incoherencia.

Fernando Braconi

braconifernando@gmail.com

Un señor embajador

Quiero felicitar al embajador argentino en Costa Rica, doctor Martín Recondo, quien no solo coordinó el vuelo humanitario que me permitió regresar al país con otros argentinos varados en América Central, sino que siempre atendió llamadas y respondió WhatsApp para coordinar prioridades y dar contención a las familias. Y agrego: con su presencia estoica en el aeropuerto a las 2 de la mañana, para estar seguro de que "todos sus chicos" embarcasen sin dificultad, honró la mejor tradición profesional y humana de los diplomáticos argentinos de carrera y en particular, la suya.

Cristina Oestreicher

DNI 14.321.287

Banco Ciudad

Nos piden que nos quedemos en casa, pero se complica cuando algunos organismos o entidades no funcionan correctamente. Hace más de una semana que intento que desde Facebook del Banco Ciudad me den una respuesta y lo único que consigo es que una y otra vez (estimo que es una computadora) me diga o que los contacte en forma privada o me requiera mi número de documento... o que respondan que a la brevedad lo resolverán. Imaginen esta situación multiplicada por siete. Los teléfonos de las sucursales y del call center no están disponibles. En teoría, solo las redes... que tampoco responden...

¿Deberemos como contribuyentes pedir una quita a los salarios de los ejecutivos del Ciudad por no saber cómo implementar cambios en algunas tareas en tiempos de crisis?

Graciela Bruno

brunograciela@gmail.com

Reintegro

Propongo, ante la aparentemente inevitable sanción de un impuesto a los grandes patrimonios, que este se aplique por única vez y pueda ser recuperado por los afectados o sus herederos en un plazo de cinco años, con intereses y contra entrega de documentos que aseguren ese reintegro, a modo de emisión de bonos especiales.

Felipe González

DNI 4.563.330

En la red

Murió el exjugador de fútbol Trinche Carlovich tras el ataque que sufrió por el robo de su bicicleta

Facebook

  • "¡Asesinos! ¡Justicia!" - Ricardo Lascano
  • "Ya es imposible convivir con la delincuencia. Por favor, autoridades, ¡hagan algo!" - Liliana Beatriz Mangiacavalli
  • " ¡Qué basuras! Un tipo que apostó a su lugar de origen, cambió fama por humildad" - Nicolás Ferreyra

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.