De los lectores: cartas & mails

La verdadera grieta; Pasaje Golfarini; Mural de Páez Vilaró; SIC campeón; Sin teléfono
(0)
9 de octubre de 2019  

La verdadera grieta

El diputado por la ciudad de Buenos Aires, devenido candidato a gobernador bonaerense, en una clara violación de la ley, justifica a los vendedores de droga argumentando que lo hacen porque se quedaron sin trabajo. Victoria Donda interfiere en un operativo policial de rutina y patotea a los funcionarios de las fuerzas de seguridad, y alardeando de su cargo -como si fuera una prerrogativa de sangre de la Edad Media- se erige en defensora de un joven con pedido de captura por robo y seis detenciones por el mismo delito.

Esa es la verdadera grieta. La de los políticos que defienden a los delincuentes, con quienes evidentemente se sienten identificados, y los que cumplimos la ley, trabajamos arduamente y buscamos defendernos de aquellos que la infringen.

Agustín H. Banchieri

DNI 24.155.007

Pasaje Golfarini

Las autoridades de la CABA se olvidaron de que el pasaje Golfarini (entre Olazábal y Blanco Encalada, Belgrano) fue cerrado para armar un obrador, oficinas y vestuarios para el personal que trabajaba allí con motivo de la elevación de las vías del ferrocarril Mitre. La obra fue concluida hace meses, pero el pasaje Golfarini sigue cerrado al tránsito, lo cual no tiene sentido, porque el espacio que quedó bajo la elevación es más que suficiente para las necesidades posteriores a la obra. Basta con ver los galpones vacíos y el espacio sobrante que hay para la escasa dotación de obreros que aún continúan trabajando. Además, las autoridades han dejado en estado de abandono al pasaje, en cuyas veredas se han establecido varios "sin techo", que no solo duermen sino que acumulan pertenencias, cocinan, comen e incluso hacen sus necesidades en la única acera existente, que está rota en la mayor parte. Si alguna autoridad o funcionario responsable negara mis dichos o intentara desdecirlos, cuento con fotos de cada una de las situaciones mencionadas, y con el testimonio de los vecinos. Los insto a darle una rápida respuesta a este reclamo.

Horacio Leonardo Alegre

DNI 4.552.117

Mural de Páez Vilaró

Vuelvo sobre una inquietud por este Buenos Aires querido. Ahora con insistencia, porque el mural de Páez Vilaró, oriental de pura cepa, que amó a Buenos Aires, ubicado en Tagle y Figueroa Alcorta, está deteriorado y sin duda simboliza el alma y el espíritu de esta ciudad. Mural emblemático, e ignorado, cuando miles de coches retornan hacia el norte, está ensombrecido por falta de iluminación. Se destaca la inmensa figura de Carlos Gardel, el Obelisco, la pareja de bailarines del tango, el canillita, el 10 de la selección. Si se pone en valor sería lugar obligado en el recorrido de los turistas y los porteños levantarían la vista para admirarlo. Le amputaron el sombrero al cantor de Buenos Aires y un espacio blanco y descascarado afea el conjunto. Se requiere completar el sombrero, pintar el cielo de Buenos Aires y sus golondrinas e iluminarlo. Rond Point y Audi están en refacción. Es el momento del rescate, hasta es posible que ellos se preocupen y colaboren en tal misión.

Hugo Said Alume

hugosalume@gmail.com

SIC campeón

Se jugó la final de clubes de rugby de la URBA entre Belgrano y el SIC. Estaba ensillando la yegua del Selección de Palermo y seguía en directo el partido. Disfruté mucho del triunfo del SIC porque estuve cerca de mi amigo Juan Pablo Bello durante toda la convalecencia de Jerónimo, su hijo, quien se accidentó jugando en el SIC, años atrás. Su club, sus amigos, acompañaron a Jero de manera emocionante, haciéndose parte de su realidad, y se solidarizaron con él y con su familia. La casa de Juan Pablo fue la casa de los amigos de Jero, a quien no dejaron solo jamás, priorizando la necesidad y el dolor de un amigo antes que cualquier otra cosa. Siempre estuvo Jero presente, la principal motivación del plantel, que se entrenó y jugó pensando en algún éxito deportivo que pudiera festejarse nombrándolo de viva voz y recordándolo siempre. Mi admiración por el San Isidro Club viene de muchos años, en mis tiempos de jugador. Recuerdo haber enfrentado a durísimos rivales, que llevaban el concepto de la lealtad y el juego limpio: Adrián Anthony, Jaime Rodríguez Jurado, Miguel Glastra y César Silveyra, con los que batallamos dura y respetuosamente (siempre ganaban ellos). Se consolidó mi simpatía cuando muchos años después, como entrenador de Champagnat, volví a comprobar que quienes me recibían mantenían en juveniles el espíritu del rugby que yo había percibido enfrentándolos. La misa de Jerónimo en el SIC me mostró cómo se despide a alguien muy querido. Celebro su campeonato porque sé lo que representa para Juan Pablo y familia. Me imagino a Jerónimo, desde arriba, celebrando la amistad y la solidaridad.

Salud campeones de la URBA y de los valores de mi deporte, que van más allá de cualquier título.

Roberto M. Bullrich

rmbullrich@gmail.com

Sin teléfono

Desde hace más de quince días estamos sin servicio telefónico y todas las veces que hemos reclamado a Movistar la reparación de la línea (cinco veces por lo menos) nos indicaron que en 72 horas lo solucionarían. Somos dos personas de 90 años y el teléfono nos resulta indispensable ante cualquier emergencia. Parte del problema es que hay un único proveedor del servicio y no hay otro a quién recurrir. En los países desarrollados suele haber más de un proveedor, y si no me atienden enseguida, puedo recurrir a otro y al día siguiente tengo la solución. Las empresas de servicios deberían tener una casilla de mail para estos casos y contestar al solicitante en 24 horas, indicando fecha exacta de solución.

No creo que mi sugerencia sea desmedida.

Carlos Viviani

DNI 4.339.860

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.