De los lectores: cartas & mails

(0)
10 de mayo de 2020  

Carta de la semana

Vocación de servicio

Los dejamos solos, los aplausos no bastan. Bajarles los sueldos como lo están haciendo varias instituciones médicas refleja el deterioro de valores por el cual estamos transitando. Seguimos sin tener claro quiénes son los imprescindibles en esta situación que tiene paralizado al mundo. Dependemos de aquellos que eligieron una vocación de servicio, a la que deberíamos honrar con sueldos acordes con el riesgo al que se exponen. Dejamos nuestras vidas en sus manos. Reflexionen, el sector público está a tiempo de redirigir las partidas presupuestarías: la duda es entre pagar a senadores y diputados y a todos sus colaboradores, que poco han aportado hasta ahora y aún deliberan sobre la forma de trabajar, o transferir ese dinero a los héroes que transitan la pandemia entre zozobras y riesgos, como los médicos y los demás integrantes de los servicios de salud.

Susana Mastronardi

DNI 12.277.049

La pandemia de coronavirus

Tres poderes

Más allá del estado de emergencia, no se puede gobernar por medio de DNU, la opinión de gobernadores y un pequeño entorno. Hay obligaciones indelegables de dos poderes del Estado: legislar y administrar justicia. Estas dos últimas premisas no se cumplen. El Congreso y el Poder Judicial no son un bastión de un partido ni de persona alguna. Son responsables de defender los intereses de los ciudadanos y, más en una situación como la que atravesamos, no deben estar en receso. Hay decisiones que deben tomar esos dos estamentos. Ya se han avasallado muchas potestades ciudadanas durante años como para seguir por ese camino. El receso legislativo no tiene justificativo. Los legisladores deben sesionar para cumplir con sus deberes y que no se violen derechos. Lo mismo con la Justicia, permitiendo la liberación de presos sin considerar a las víctimas ni la seguridad de toda la población. Con la sumisión al color político de turno se incumple el mandato constitucional y no se respeta la propia investidura. La población no puede manifestarse por la cuarentena (salvo por los cacerolazos) para reclamar por sus derechos, y se aprovechan de ello. Es una vergüenza que estos poderes del Estado mancillen las garantías que nos otorga la Carta Magna. No a la suma del poder público que buscan algunos sectores.

Rodolfo C. Castello

DNI 4.705.820

Pepe está solo

El expresidente uruguayo Pepe Mujica es una de las grandes figuras del progresismo latinoamericano. Despierta las simpatías de peronistas, camporistas, cristinistas, kirchneristas y otras especies afines que dicen admirar su sencillez y su claridad de pensamiento. Nuestro presidente, Alberto Fernández, lo visitó en su sencilla casa de campo poco antes de asumir la primera magistratura. Pues bien, Pepe Mujica acaba de renunciar a su dieta de senador porque, según sus propias palabras, seguir cobrándola en las presentes circunstancias "sería robar la plata".

¿Hay por aquí alguien dispuesto a imitarlo? Hum? no vemos a nadie. ¡Qué solo está Pepe!

Silvio Saks

saks2019@fibertel.com.ar

Servicio esencial

La pandemia que estamos viviendo ha hecho que los servicios de comunicaciones hayan pasado a tener una relevancia crucial, similar a los servicios básicos (agua, luz, gas, etc.). La renovada importancia que ha cobrado el acceso a internet resulta obvia: aumento exponencial del teletrabajo, necesidad de comunicarse con los seres queridos, largas jornadas en confinamiento que pueden mitigarse mediante series y películas online. No obstante, nadie en la esfera estatal parece controlar ni importarle el indispensable buen funcionamiento de dichos servicios. En mi caso, con la empresa líder en el ranking de quejas (y viendo por internet problemas de al menos cientos de usuarios más), no he tenido prácticamente servicio desde principios de año. Reclamos que caen en saco roto, pedidos de baja que se ignoran olímpicamente, negativa a aceptar la baja por escrito. Tuve que cambiar de compañía, aún sin poder resolver el problema original y rogando que no me pase lo mismo con la nueva.

Pablo D. A. González

oudpablo@gmail.com

Voto de los presos

El "libertinaje" actual respecto del cumplimiento de las penas de prisión tiene su origen en la atribución que les fue otorgada a los presos que no tienen sentencia firme de poder ejercer el derecho al voto. Esto fue en 2007. Así, las cárceles se convirtieron en sembradíos de promesas para la conquista de votos, algunas de difícil cumplimiento, entre ellas, la de morigerar las reclusiones. Basta como ejemplo mencionar al lamentable Vatayón Militante. A mi juicio, el solo hecho de que la Justicia considere a un ciudadano sospechoso de haber transgredido el orden público o que haya incumplido las leyes sería suficiente para que se lo prive del derecho de ejercer el voto y militar en política mientras dure su situación de sospecha o redima sus culpas.

El voto no es un derecho cualquiera, debe ser el derecho supremo que tiene un ciudadano que ha demostrado que cumple y ha cumplido con todas las normas para la vida en comunidad.

Jorge Augusto Cardoso

DNI 7.784.561

Cárceles

Leyendo la revista Criterio del 21 de mayo de 1942, me llamó la atención un comentario titulado "Problemas carcelarios", sin firma, pero seguramente escrito por su director, Gustavo J. Franceschi, responsable de la página de comentarios.

"La memoria de la Cámara del Crimen correspondiente al año 1941 -dice la nota- contiene observaciones atendibles acerca de varios tópicos de trascendencia social. Es de notar que muchos de los problemas que enuncia, sobre todo los referentes a la promiscuidad de los delincuentes por superpoblación de las cárceles y a la falta de establecimientos destinados a la detención provisional de menores, pueden ser resueltos por medio de un plan de construcciones que, si bien deberá insumir considerable suma de dinero, es factible su realización en forma gradual".

"Algo hay que hacer en ese sentido -añade Franceschi- para que termine de una vez el sonsonete de lamentaciones que año tras año se repiten sin que el remedio se vislumbre. La situación, por ejemplo, que ofrece la alcaidía policial de contraventores de Villa Devoto, adonde son conducidos penados que no tienen cabida en los establecimientos carcelarios, requiere atención y estudio. La convivencia de criminales con sujetos cuya delincuencia es simple por tratarse de contravenciones remisibles con dinero es tan perniciosa como la fruta picada puesta al lado de la sana".

Desde entonces ha habido cambios, como la construcción de algunas nuevas cárceles y el cierre de otras (la Penitenciaría Nacional de la avenida Las Heras, la de Caseros), pero es curioso que, así como continúa la revista Criterio (fundada en 1928, sigue apareciendo noventa y dos años después), permanecen esos problemas de superpoblación para los cuales hace 78 años reclamaba Franceschi un plan de construcciones, aunque fuera gradual.

Jorge Rouillon

jorgerouillon@gmail.com

Regreso al aula

El pueblo argentino es solidario. Esto se demuestra a diario. Sin embargo, urge un plan para que algunos chicos en edad escolar vuelvan a las aulas, especialmente dirigido a aquellos de familias carenciadas, más aún cuando se observa que en provincias como Formosa y Catamarca, donde no se registran casos de Covid-19, la conectividad es insuficiente o nula, como surge de un estudio reciente del Centro de Innovación Pedagógica de la Universidad de San Andrés. Frente a esta inequidad educativa sería oportuno hacer algo diferente con estos alumnos que viven en lugares sin el peligro del virus y que puedan volver a la escuela de manera optativa y en grupos reducidos, al necesitar muchos de ellos una contención emocional mas allá de la instrucción. En 1599 el padre general Acquaviva recomendó que la Ratio Studiorum, el método educativo de los jesuitas, fuese adaptado con algunos retoques para cualquier tipo de estudiantes.

Hoy, en pleno siglo XXI, otro jesuita, el padre Zarazaga, también asevera que hay dos realidades sociales de esta cuarentena: una de Netflix y delivery, y otra de canal abierto y comida que apenas se consigue. El regreso a la presencialidad podría ser analizado de manera preferencial y en distintas etapas, para evitar que en algunos casos el vacío sea irreparable

María Delia Cordone

DNI 11.987.140

En la Red

Facebook

Coronavirus: el ministro de Salud de la ciudad advirtió que si la curva no acompaña, dará marcha atrás con las nuevas medidas

"Mientras no se hagan testeos masivos nunca saldremos del pico de la curva", Lis Gelman

"¡Tiene mucha razón, así espero que nos cuiden!", Leonor Edith Álvarez

"Si la curva no baja es culpa de ustedes, ¿quién hace los controles, la gente o los gobernantes?", Martín Alejandro Gutiérrez

"Todos enamorados de la cuarentena, una locura", Noemí Monter

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.