De los lectores: cartas & mails

El trabajo dignifica; Pensemos al votar; Récord de piquetes; Docentes; Los jueces y la ley; Macri en Salta; La inmigración; Perito Moreno; Lucha contra la rabia
(0)
21 de septiembre de 2019  

El trabajo dignifica

Invertirán 60 millones de pesos para sacar del abandono la plaza central de San Isidro, se informa en LA NACION. Podría convocarse a personas que reciben subsidios del Estado para estos trabajos, bajo la supervisión que corresponda. Caso contrario se les quita el subsidio.

Solo trabajando se progresa. El trabajo dignifica.

Susana Igel

DNI 4.829.608

Pensemos al votar

En las elecciones de octubre pensemos en nuestra querida patria y en la unión y concordia de todos los argentinos. La patria es la tierra de nuestros padres. Es nuestra identidad, el legado de sacrificios y renunciamientos de nuestros próceres, que debemos cuidar y transmitir a nuestros hijos. La patria es lo que construimos y soñamos entre todos cada día, no la hay sin los valores de la honestidad y el trabajo. La corrupción, el egoísmo y la impunidad disuelven el sentido de patria. Al votar honremos nuestra tradiciones.

Marcelo J. Louge Juárez

mjlouge@gmail.com

Récord de piquetes

La campaña y las presiones de las organizaciones sociales a través de sus líderes, acostumbrados a movilizar gente a cambio de generosas recompensas, incluso para su propio beneficio, hace que buena parte de la sociedad solo tenga como futuro inmediato trabajar de piquetera, para seguir demandando hostilmente beneficios que actúan como lastre de los que sí producen. Además, la exigua suma que reciben sirve para aplacar la voracidad de otros enemigos sociales que responden al populismo y a los caciques territoriales, destinatarios de esos fondos que se traducen en miles de piquetes y en gastos que sostiene el Ministerio de Acción Social. Más allá del interés de este organismo por favorecer a los más necesitados, debería auditar el destino real de ese pozo sin fondo en que se ha convertido este proceso de reivindicación social, que ha destruido la cultura del trabajo en la Argentina. Seguramente en poco tiempo más figuraremos en el Libro Guinness de los Récords como el país con más piquetes del mundo, porque acá es lo único que funciona. Vergonzoso.

Roberto Rubén Sánchez

DNI 8.634.022

Docentes

¿Cómo puede ser que ciertos dirigentes puedan, con sus expresiones, generar la impresión de que la Argentina está al borde del abismo? Amo este, mi país; entre otras cosas porque cada uno puede expresar lo que siente con o sin micrófono, pero considero que hay quienes ya han perdido el rumbo. El señor Baradel dice que si no pagan los salarios en Chubut se está poniendo en juego la paz social y pide un paro nacional docente. El señor Santiago Goodman, secretario general de la Asociación Trabajadores de la Educación de esa provincia, sostiene que es muchísimo más importante que los alumnos aprendan a luchar que saber la raíz cuadrada. Todo dicho en un lenguaje vergonzoso, grosero, ordinario. Y en ningún momento escuché la palabra trabajo, como si eso no fuera el motor de todos los reclamos.

¿Estos son los dirigentes que supimos conseguir para liderar a los docentes? Dios nos salve.

Mónica Brindisi

DNI 5.198.492

Los jueces y la ley

En su inspirador mensaje de apertura del año judicial 2019, el presidente de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz, destacó lo evidente: que la Justicia argentina atraviesa por una crisis de legitimidad que es, en parte, una crisis de confianza. Y esa desconfianza ciudadana en los jueces existe, afirmó, por la sospecha general "de que servimos intereses diferentes al derecho". Llamó a todos los jueces a "mostrar que no es el caso"..., "a que somos refractarios a todo interés personal, ideológico, político o de cualquier otra naturaleza que no sea el interés de realizar el derecho". La crisis de confianza ciudadana en la Justicia no solo se mantiene, sino que se agudiza cada día más. Y poco se ha logrado, también en este aspecto, en los últimos años. Paz Rodríguez Niell lo resume con claridad en su nota "Los tribunales reperfilan las causas contra Cristina Kirchner", del 14 del actual. "Con una Justicia desprestigiada, todos los fallos se leen como reacomodamientos al nuevo orden, favores y aprietes", señala en la nota.

Urge que los jueces federales de esta ciudad, que de ellos sobre todo se trata, tomen conciencia del enorme daño que le vienen haciendo a la República, y produzcan un cambio drástico y notorio en sus conductas. No están para "oler los tiempos políticos" ni para beneficiar a tal o a cual. Están para cumplir y hacer cumplir la ley y procurar Justicia al conflicto que se les somete en tiempo oportuno, con eficacia, buena fe, prudencia y probidad.

Alejandro Freeland

Freeland.abogados@gmail.com

Macri en Salta

Leo con cierta sorpresa y enojo que en muchos diarios del país se hace referencia a las palabras dirigidas por monseñor Cargnello al presidente Macri durante la celebración de la misa en homenaje al Señor y virgen del Milagro de Salta. Monseñor Cargnello no le pidió a Macri que se lleve los rostros de los pobres, dijo más bien esto: "llévate el rostro de los pobres. Son dignos, son argentinos y son respetuosos; merecen que nos pongamos de rodillas delante de ellos." Tambien puso el ejemplo e instó a imitar a los peregrinos de una mina en la Puna, donde caminan y sufren las inclemencias del clima y terreno tanto el dueño como el gerente, el jefe como el último de los mineros, dando ejemplo de unidad y de trabajo. Los periodistas que escribieron sobre la visita de Macri a Salta no vivieron jamás el Milagro, no vieron jamás entrar a miles de peregrinos y arrodillarse a los pies del Señor y de la Virgen. No fueron jamás parte de las miles de personas que dejando de lado su condición se inclinan a lavar y curar esos pies cansados. Es entendible que no hayan comprendido el significado de las palabras del arzobispo.

Francisca Lecuona de Prat

DNI 27.176.105

La inmigración

Con sus brazos abiertos a la gente de buena voluntad del mundo, la Constitución argentina era muy bonita allá por el siglo XIX, y sabia en la primera mitad del XX. La inmigración fue el poderoso motor del crecimiento nacional. Polacos, italianos, españoles, turcos, irlandeses, portugueses y de otras partes del mundo forjaron nuestro país. Pero el mundo cambió y aquí no nos enteramos. Invito a cualquiera a trasladarse hoy a Alemania, EE.UU., España, Italia, Francia, Suecia o Bolivia y ponerse a trabajar o concurrir a un hospital a requerir asistencia médica gratuita. No se puede. Te sacan a empujones. Te ponen en la frontera sin miramientos. Lo sabemos. Lo escuchamos todos los días, ¡y nos parece natural! Apenas te aceptan como turista, y aun así, eventualmente, hay que demostrar que tenés dinero suficiente para los días que planeás quedarte; que tenés hoteles reservados o alguien que (por escrito) se hace responsable de tu estada, y exhibir un pasaje de regreso dentro del plazo máximo de 90 días. Aquí es distinto: cualquier persona venida de donde sea entra al país cuando quiere, se instala donde se le antoja (incluso ocupando casas o terrenos ajenos), trabaja en lo que elige, si se enferma va a cualquier hospital del país y se atiende gratis (en el caso de las mujeres incluso para dar a luz) sin pagar nada. Si quiere estudiar, tiene escuelas, colegios y universidades gratis. Y si tiene la cara lo bastante dura (y la tienen) reclaman planes al Gobierno, hacen piquetes, cortan calles, pintan paredes, rompen plazas y opinan sobre estos gobiernos que tenemos, "insensibles y neoliberales".

¿Hasta cuándo vamos a seguir con esta carga pesada, onerosa e injusta? ¿Cuál es el mérito o el beneficio? ¿No habrá que actualizar la Constitución?

Raúl Cimadevilla

DNI 8.340.418

Perito Moreno

Al excelente artículo del señor Otero Monsegur sobre la vida y obra de ese gran héroe civil argentino, el perito Moreno, quisiera añadir que quien fuera su brazo derecho en la empresa fue el joven ingeniero Policarpo Coronel, tío abuelo mío, que hizo después de esa epopeya de los Andes, las mensuraciones y los planos de Comodoro Rivadavia y, anteriormente, de Colonia Sarmiento. Creo que así como se honra a los héroes militares de nuestra patria debería honrarse a estos otros héroes civiles que hicieron tanto por nuestra Patagonia, región que sería finalmente incorporada a la patria por el enorme mérito del general Roca.

Alberto Rodríguez Coronel

LE 4.099.231

Lucha contra la rabia

En noviembre se cumplen 162 años del natalicio de un hombre que ha hecho mucho por la ciencia, otro patriota argentino, el doctor Desiderio Fernando Davel, quien trajo al país la vacuna para curar la rabia. Se especializó en Francia con el maestro Luis Pasteur y viajó de regreso a su tierra en barco, en el cual improvisó un lugar adecuado para mantener vivo el virus de esa temible enfermedad. Ya en el país, sus primeros pacientes fueron dos niños uruguayos mordidos por un perro rabioso en el país vecino, a los que salvó la vida. De ahí en más se abocó a difundir esa metodología. De 1886 a 1900 fue director de Instituto Pasteur. Hoy es un desconocido más de nuestra historia; solo una calle cortada de una cuadra, en las adyacencias de Parque Centenario, le rinde homenaje. Miles de vidas gracias a su obra se salvaron y se salvarán. Qué triste es desconocer a un hombre talentoso como él, mientras a diario en nuestro país se adula y venera a figuras intrascendentes.

Esta es una muestra más de por qué los argentinos estamos en la situación que vivimos, no valoramos lo que verdaderamente se lo merece.

Rodolfo C. Castello

DNI 4.705.820

En la red

El kirchnerismo frenó la posibilidad de un juicio político contra Arcioni

Facebook

  • "La democracia en ocasiones (y esta es una de ellas) demuestra sin lugar a dudas que somos absolutamente responsables de lo que votamos y eso impide patear la pelota afuera" - Bocha González
  • "Es increíble, hace unos meses ganó y ahora se dieron cuenta de que lo que les prometió no se podía cumplir. Pero bueh, siempre se dice que la gente sabe votar, ¿no?" - Silvia Salas

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.