De los lectores: cartas & mails

(0)
1 de febrero de 2020  

Educar para la paz

Los hechos de violencia de los últimos días protagonizados por jóvenes y adolescentes han dado lugar a muchas expresiones de distinto tipo. Algunas de ellas hacen referencia a la necesidad de que la escuela eduque en la no violencia. En ese sentido, es oportuno recordar que cien años atrás ya lo había señalado la reconocida pedagoga italiana María Montessori (1870/1952), que decía: "Todo el mundo habla de paz, pero nadie educa para la paz, la gente educa para la competencia y este es el principio de cualquier guerra. Cuando eduquemos para cooperar y ser solidarios unos con otros, ese día estaremos educando para la paz".

Asimismo, en 1996 el "Informe a la Unesco de la Comisión Internacional sobre la Educación para el Siglo XXI" señaló que uno de los cuatro pilares de la educación en el siglo XXI es "aprender a vivir juntos". En tal sentido decía: "Sin duda, este aprendizaje constituye una de las principales empresas de la educación contemporánea. Demasiado a menudo la violencia que impera en el mundo contradice la esperanza que algunos habían depositado en el progreso de la humanidad".

Asimismo es oportuno recordar la "Declaración sobre una cultura de paz", aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 6 de octubre de 1999, que la define como "un conjunto de valores, actitudes, tradiciones, comportamientos y estilos de vida basados en el respeto a la vida, el fin de la violencia y la promoción y la práctica de la no violencia por medio de la educación, el diálogo y la cooperación" y continúa diciendo que "desempeñan una función clave en la promoción de una cultura de paz los padres, los maestros, los políticos, los periodistas?". También señala específicamente que es obligación de los gobiernos velar por que los niños, desde la primera infancia, reciban instrucción sobre valores, actitudes, comportamientos y estilos de vida que les permitan resolver conflictos por medios pacíficos y en un espíritu de respeto por la dignidad humana y de tolerancia y no discriminación. Y que es obligación hacer que los niños participen en actividades en que se les inculquen los valores y los objetivos de una cultura de paz.

Han pasado ya muchos años desde estas exhortaciones y los problemas no han sido asumidos por el sistema educativo y, consecuentemente, no se han encarado acciones preventivas ni se observan progresos en las relaciones entre los actores escolares.

Eduardo Luis Tasca

DNI 4.137.832

Doble aplauso

En la página 9 de la edición del martes 28 de enero, y a propósito de una exdiputada, se lee en la nacion: "Todo suena normal, salvo por un detalle: hasta el 10 de diciembre Schlotthauer ocupaba una banca como diputada por el FIT en el Congreso. A diferencia de muchos de sus pares, al finalizar su mandato no fue designada al frente de un área del Estado, no se incorporó al directorio de una empresa ni fundó una consultora". La nota explicaba que un mes después ella había vuelto a su antiguo puesto en el sector de limpieza de la estación Once. Notable. Tras la fina ironía vinculada con lo que normalmente ocurre con los exfuncionarios considerados por ellos mismos importantes, la nacion nos informaba del acto de solidaridad real para con el trabajo de una representante del pueblo: volver a la humilde, pero necesaria tarea de "rasquetear" los andenes de una estación ferroviaria. Conductas que llevan a doble aplauso: uno, para quien "no se la creyó" y entiende que el trabajo realmente auténtico justifica la calidad del ser humano; otro, para la nacion, que le confirió relevante espacio a la información (fotografía de Schlotthauer trabajando, inclusive) como para que el lector tuviera un ejemplo moral ante sus ojos. Ante los numerosos ejemplos de la inmoralidad del acomodo para acceder a cualquier cargo con tal de que el ingreso mensual -u otros ingresos- sean trascendentes, hay todavía personas que justifican para qué viven.

Ricardo Monner Sans (abogado)

Presidente de la Asociación Civil Anticorrupción

"Previas"

Hace un tiempo escribí una nota sobre los peligros de las "previas" descontroladas que son moneda corriente desde edades cada vez más tempranas.

Algo va muy mal en una sociedad que mira estupefacta cómo jóvenes se pelean salvajemente y llegan a matar a la salida de un lugar donde se supone que van a divertirse. Trabajar en la prevención en la edad pediátrica se hace cada vez más necesario, para no naturalizar luego cosas que indefectiblemente terminarán mal...

Hay mucho trabajo por hacer desde las familias, los profesionales, las instituciones y todos los sectores que están alcanzados por algo tan importante como el futuro de la sociedad.

Norberto Recalde

nmrecalde@hotmail.com

Impsa

Leo con espanto que "habría intenciones en el Gobierno de hacerse cargo de Impsa (Industrias Metalúrgicas Pescarmona SA) aprovechando la presencia del Banco Nación Argentina como accionista". Les ruego encarecidamente a los políticos que toman estas decisiones de manera inconsulta que no se hagan cargo de ninguna actividad productiva ni de servicios, ya que en el pasado han demostrado cabalmente que tanto ellos como sus circunstanciales adláteres no saben gestionarlas. Finalmente esas empresas terminan aumentando el déficit fiscal que tenemos que cubrir los actuales contribuyentes con más impuestos y los futuros contribuyentes con más deuda. Les pediría, en cambio, que se dediquen a gestionar con eficacia y eficiencia la administración pública, que no es poca cosa, y que lo hacen bastante mal por cierto.

Hernán Caballero

DNI 13.211.923

Dengue

Hay riesgo de una epidemia de dengue. La estrategia de intervención contra las enfermedades en las que el mosquito es el vector transmisor es incompleta, equivocada y errada. A nivel nacional y provincial, CABA incluida. Posiblemente por su debut como gobernantes y la falta de experiencia en enfermedades tropicales descuidadas (NTD) ignoren qué hacer. De perseverar en estos mecanismos ineficientes solo facilitaremos la instalación de estas enfermedades y solo diferiremos las epidemias en los niveles horizontales y verticales.

Si la táctica es recomendar el uso de repelentes, estoy seguro de que quienes lo hacen es porque reciben estímulos de las fábricas. Eso no es eficaz y solo es una sensación de protección.

Si el plan es esperar la llegada del invierno para que aplaque a los mosquitos, demuestra la pobreza de ideas. Lo que es seguro es que la gestión de ataque y protección solo está haciendo que las enfermedades se instalen y ahí sí se hará muy difícil y caro, en recursos y vidas, erradicarlas. Lo sé por haber trabajado en áreas donde estos males son endémicos y mortales.

Fernando Pietrobelli

ffpuncas@gmail.com

Distancia mínima

El pasado lunes 27 de enero regresé de mis vacaciones en Uruguay, viajando como lo hago habitualmente por ferry con mi vehículo. Es evidente que en su ansia de vender la mayor cantidad de pasajes o lugares para automóviles, la compañía en esta oportunidad, y me consta que también otras veces durante la alta temporada, no tiene en cuenta la distancia mínima indispensable para la seguridad de los vehículos y fundamentalmente de las personas.

Los automóviles son estacionados a una distancia, uno de otro, de aproximadamente quince centímetros. A nivel internacional la distancia mínima permitida es de sesenta centímetros. Mi esposa y yo y otros pasajeros, en esta ocasión, tuvimos que permanecer fuera de nuestros vehículos por la imposibilidad de circular por delante o detrás del mismo y sobre todo por no poder abrir las puertas y subir al auto, hasta que, llegados a puerto, fueron bajando los primeros y dejaron algún resquicio disponible. Solamente un contorsionista muy delgado podría en estas condiciones, tal vez, y solo tal vez, acceder al auto. Y hemos visto cómo, dirigidos por personal de la compañía transportadora, automovilistas tuvieron que hacer hasta siete maniobras para mover sus coches sin que dañaran a sus vecinos, que se habían estacionado de manera antirreglamentaria, en forma transversal a la línea de crujía (proa a popa)

Es de desear que la empresa, que ofrece un servicio casi monopólico (existe una que hace el servicio a Montevideo y a Colonia, como en este caso, y otra que solamente va a Colonia), anteponga de aquí en más la seguridad de las personas y de los vehículos, ante la ventaja financiera de vender unos pocos espacios más. Y si no lo hiciere, que sea la autoridad de aplicación, llámese Prefectura Nacional, Secretaría de Transporte o cual fuere, la que tome las medidas indispensables para que así ocurra. Se evitarán accidentes que pueden llegar a ser de gravedad.

Carlos Herrero

DNI 4.530.221

Dormir tranquilo

Relacionado con el aberrante hecho que conmocionó al país entero sobre lo ocurrido en Villa Gesell días pasados, rescato la palabra rectora de mi padre sobre actitudes a cumplir a rajatabla en la vida: "Nunca digas ni hagas nada que no puedas explicar mañana; requisito esencial para dormir tranquilo...".

César Tito Román

polocolon@icloud.com

Manada

Sorprendida y mucho al enterarme de que la famosa "manada" está alojada toda junta en una celda en la prisión de Dolores. Lo primero que se me hubiera ocurrido sería todo lo contrario. Separarlos para quitarles fuerza, deshacer esa terrible unión que dada la total falta de escrúpulos no sabemos a dónde puede llegar. Imagino que ante esta situación se reforzará el número de vigiladores y personal idóneo para que estos individuos no lleguen a alterar el orden esperado. La indignación de todo el pueblo argentino hace que estemos atentos al desenvolvimiento de la Justicia.

María Rosa Pecora

DNI 0.344.557

En la red

Facebook

La indignante frase de Puli Demaría: "Laburo como una negra mapuche"

"¿Como Milagro Sala? " , Miguel Massetto

"Me pregunto si esta señorita alguna vez en su perra vida vio o dialogó con una "negra mapuche"; lo más probable es que no las conozca, pues simplemente no creo que reconozca colores", Juan Vargas

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.