De los lectores: cartas & mails

(0)
26 de abril de 2020  

Carta de la semana

Volver a poner en marcha la economía

Próximamente comenzará en nuestro país una nueva etapa en la lucha contra la pandemia del Covid-19: la salida gradual de la cuarentena para las empresas, que son los motores de la economía, ahora detenidos en su gran mayoría. Cabe pensar qué tipo de arranque es mejor, y hay dos ejemplos que pueden ser útiles.

En la tradicional competencia automovilística de las 24 horas de Le Mans, al principio de su historia, durante la largada, los pilotos estaban fuera de sus máquinas, estacionadas con el motor apagado del otro lado de la pista. Tras cruzar la pista corriendo, los pilotos subían a sus vehículos, encendían los motores y aceleraban todos juntos. Fueron tantos los accidentes ocurridos durante la largada que esa modalidad primero se modificó y luego abandonó.

Otro ejemplo nos lleva a nuestro buque escuela, la fragata ARA Libertad. Cuando hizo su primer viaje, en 1966, luego de salir de puerto y estar en condiciones de navegar a vela, el capitán pidió colocar una sola vela, pequeña, para ver cómo tomaba el viento. La respuesta fue favorable, y así, una a una, la nave desplegó sus 27 velas, con una superficie total de 2652 m², y obtuvo el récord del cruce del Atlántico en el menor tiempo.

La moraleja de estas historias es que no hay que pedirle al viento que cambie su rumbo, sino acomodar las velas para recibirlo mejor.

Alberto Gesualdi

agesualdi2014@gmail.com

Coronavirus

Preocupante

Que se defienda el terraplanismo resulta curioso y hasta interesante de escuchar en boca de sus impulsores, dada la abrumadora prueba fáctica y racional que lo refuta. Que alguien atribuya la existencia del coronavirus al neoliberalismo es inquietante, sobre todo si quien lo sostiene es la viceministra de Educación de la Nación, quien ya se había manifestado en contra de la evaluación de los alumnos por atribuirle "un carácter de control y selección empresarial". Preocupan estas declaraciones ya que por su cargo representa al gobierno nacional y su visión. Tal vez en un futuro cercano asistamos a la incorporación del terraplanismo como asignatura de grado.

Horacio Nieco

DNI 16.518.876

Juramento hipócrita

¿Acaso se puede exigir a los médicos que arriesguen su vida y familia sin armas sanitarias apropiadas y con sueldos que representan la cuarta parte de los percibidos por senadores? ¿Estos senadores que por temor al contagio entre sus pares no tienen la responsabilidad ni el coraje de concurrir al tratamiento de leyes en tiempos de pandemia?

Señor Presidente, por favor, la población entera reclama que la mitad de esos inmerecidos haberes se destine a insumos médicos y proteja a los verdaderos trabajadores. Si "la tierra es del que la trabaja", como decía su mentor, "los recursos son para quien arriesga su vida curando". Tal vez si Evita viviera, lo diría.

Señor ministro de Salud, no abandone a sus soldados. ¿Cómo que no hay recursos inmediatos? Las honorables cámaras no concurren a trabajar y retiran de las arcas del Estado cientos de millones de pesos por mes. Imaginemos en este momento a un enfermero en situación de riesgo curando a un adulto mayor enfermo grave de Covid-19. Ahora imaginemos a un senador en su casa viendo televisión. ¿A quién debemos vestir más seguro? ¿O el juramento médico será siempre hipocrático y el de los políticos, hipócrita? ¡O juremos con gloria morir!

César Battellini

bateluso@gmail.com

Siete objeciones

Hay siete objeciones y ninguna razón para la llegada de un primer contingente de médicos cubanos para frenar la pandemia a un país con un promedio de casi cuatro médicos por cada mil habitantes, que supera al de países desarrollados (EE.UU., 2,40; Alemania, 3,69). La primera es que la solicitud de su presencia no ha sido formalmente asumida por nadie, aunque sutiles comentarios auspiciosos del gobernador Kicillof se lo atribuyan. La segunda se refiere a la capacitación de quienes, por excepción, fueran eximidos de reválida alguna de título, como es norma. La tercera, sobre sus sueldos generosos, muy por encima de los médicos locales. La cuarta, su destino, la provincia de Buenos Aires, que ya tiene un registro suficiente de 70.000 médicos. La quinta, la obligatoriedad soslayada de cumplir con las normas vigentes de cuarentena previa. La sexta, un oscuro entramado de propaganda socialista oculta en anteriores misiones "humanitarias" de "médicos de exportación", reconocida por exintegrantes. La séptima, la oposición tenaz a su ingreso de la Confederación Médica Argentina.

Carlos Augusto Bottino

carlosbottino@fibertel.com.ar

La otra emergencia

En esta emergencia sanitaria, el aplanamiento de la curva ascendente de contagio del coronavirus ha sido hasta ahora, por lo informado, exitosa. Habrá menos infectados de lo estimado previamente, a costa de parar el país. Eso sí, se han olvidado por completo de la otra emergencia, que causa miseria y degradación y está vigente desde hace décadas: la emergencia económica y social. La curva inflacionaria está aumentando a ritmo desbordado y, con ella, la pobreza -se prevé que llegará como mínimo al 50 por ciento de los argentinos-. La pregunta es por qué los gobiernos no se animan a encarar esta última y sí la primera, que ha generado, además de un costo desorbitado, la paralización del sector privado y productivo. Las quiebras, los concursos y la desaparición de puestos de trabajo ya son innumerables y serán inexorablemente impiadosos.

Benjamín Torres Argüello

DNI 13.334.589

A la espera en EE.UU.

Somos seis chicos argentinos, bailarines de entre 15 y 17 años, que llegamos a Nueva York en enero gracias a becas de estudio otorgadas por la Vassiliev Academy of Classical Ballet para perfeccionarnos en esta ciudad. Nuestros vuelos fueron cancelados y no sabemos cuándo podremos volver junto a nuestras familias. Otros bailarines ya han sido repatriados por sus países, mientras que nosotros aún permanecemos aquí. Convivimos con nuestros maestros en un departamento cuyo alquiler vence el 2 de mayo y, gracias a las gestiones del consulado argentino, podremos permanecer en él hasta el 15 de mayo, fecha en la que Estados Unidos planea volver a las actividades normalmente. La gente saldrá a la calle a trabajar y se espera que la cantidad de infectados aumente. Necesitamos volver antes que eso ocurra. Estamos poniendo todas nuestras fuerzas para sobrellevar esta situación de la mejor manera posible, intentamos jugar y reír, pero al mismo tiempo sabemos el peligro que significa permanecer en esta ciudad. Por eso le pedimos, señor Presidente, que nos lleve de regreso; pedimos que de forma urgente autorice los vuelos desde Nueva York, no desde Miami, por el riesgo que significaría tener que trasladarnos a esa ciudad y por el gasto que deberíamos asumir. Algunos de nosotros hemos comprado más de un vuelo, ya no podemos afrontar otros gastos, los recursos se nos terminan, aquí todo es muy caro y lo sostienen nuestros padres desde la Argentina, donde usted bien sabe que también se está complicando la situación económica con motivo de la pandemia. Le rogamos que habilite por favor nuestros vuelos cancelados. Sabemos que está haciendo lo posible para proteger a todos los argentinos y también nosotros necesitamos su ayuda. Ordene por favor que nos busquen, aún estamos a tiempo; somos argentinos orgullosos de representar artísticamente a nuestro país y queremos volver a casa.

Serena Leoni, Camila Malazotto, Catalina Minardi, Tais Morello, Valeria Pérez y Elián Salinas

estudio_leoni@hotmail.com

Carencia de vacunas

Es dramático que en medio de una pandemia sea imposible vacunarse contra la gripe. Todos los vacunatorios que se consultan online informan de la carencia de vacunas. Las farmacias tampoco están abastecidas. Es inédito este caso porque todas las campañas anteriores fueron exitosas. Los ciudadanos nada podemos hacer, pero sería oportuno que las autoridades solicitaran el auxilio de gobiernos o instituciones para que nos auxilien en esta circunstancia.

Rosendo Gayol

rosendogayol@gmail.com

Jubilaciones

En nombre de la solidaridad el Poder Ejecutivo no ajustó los haberes jubilatorios como marcaba la ley, pero encargó al Congreso nacional que elabore un nuevo índice de actualización para dichos haberes. Como sabemos, nuestros legisladores no están trabajando y consecuentemente la solución para actualizar las jubilaciones se encuentra demorada, con el perjuicio que significa para la clase pasiva ver recortados sus haberes injustamente después de haber hecho los aportes correspondientes, en mi caso durante 44 años.

Tal vez alguien me pueda decir cómo van a solucionar el tema en tiempo y forma. Sin duda la desidia y poca vocación por trabajar de nuestros legisladores obligará al Presidente dictar otro DNU que postergue la solución para más adelante, obviamente invocando la solidaridad y el cuidado de los adultos mayores.

Marcelo Cañellas

DNI 5.405.298

En la red

Facebook

Coronavirus: saqueos y protestas en Venezuela

"La Venezuela profunda sufre en las últimas horas no solo la pandemia, sino el efecto contagio provocado por el hambre", Rocío Stewart

"En estos días Venezuela está recibiendo a miles de compatriotas que retornan a su país al no tener lugar en otros países", Benjamín Arnulfo Benítez

"Un país con la mayor reserva de petróleo en el mundo debería ser Dubai, y la gente muriendo de hambre? ¡vergonzoso!", Mariano Poloni

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.