De los lectores: cartas & mails

(0)
16 de mayo de 2020  

Coronavirus

Atajo

¿Qué hace la vicepresidenta sin barbijo en el Senado? ¿Fue a trabajar o a sacar 20 decretos así como si nada? Creo que habría que revisar el verdadero motivo de esas sesiones telemáticas... claramente es un atajo para salirse con la suya y no con lo que necesita el país. Disculpe, señora Cristina, hablo en nombre de varios ciudadanos. Considérelo al menos, por favor. ¡Gracias!

Cecilia Goyret

DNI 94.773.331

Costo mayor

El Gobierno tiene que decidir en menos de una semana y en nombre de toda la población argentina y de su futuro si hace prevalecer la racionalidad y los intereses nacionales o si se inclina a consolidar posiciones ideológicas o cálculos políticos mezquinos de corto alcance. La realidad indica que el costo a mediano plazo, en términos de acceso al mercado, costos de préstamos y daños a la reputación, será infinitamente mayor que el ahorro de flujo de efectivo a corto plazo en caso de hard default . Este sencillo e irrefutable concepto es muy importante y debería se analizado por todos.

Jorge López Airaghi

lopezairaghi@gmail.com

Justicia de Vizcacha

Leo en el diario que la Oficina Anticorrupción deja de impulsar las causas contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que se cae una denuncia de soborno contra el juez Luis Rodríguez y que se dio el primer paso para cerrar las denuncias contra el juez Canicoba Corral. También se quiere cambiar la composición de la Corte Suprema. Hay más ejemplos para sumar, y no puedo dejar de preocuparme. Mientras la Justicia en nuestro país esté más cerca de los consejos del Viejo Vizcacha que de los de Martín Fierro, no vamos a tener una patria justa ni de igualdad para los ciudadanos. El abuso de poder que favorece la corrupción no es un atributo de la república. ¡Pobre patria nuestra!

Andrea Cecilia Testa

DNI 16.559.434

¿Y después?

Encontramos la manera correcta de ganarle a la pandemia: cuarentena total por un largo período. Eureka. Pero me queda una duda; ¿se está preparando la salida correcta por el impacto económico que acecha a la vuelta de la esquina?

Espero que no estemos subestimando la gran cantidad de comercios y fábricas que quebrarán, y que seamos capaces de reconstruir un rumbo económico que refleje confianza y permita un crecimiento sostenido cuando la pandemia pase. ¿O simplemente volveremos a optar por un rejunte de "medidas salvadoras", léase parches, que suelen fracasar con el paso del tiempo?

Yo no tengo la respuesta.

Francisco Fernández

DNI 42.359.125

A trabajar

En medio de tan caótica situación como la que alcanza al Poder Judicial de la Nación, se hizo pública una resolución de la Cámara de Apelaciones del Trabajo, 22/2020, por la que se amplían facultades de los jueces naturales respecto de causas radicadas en cada juzgado o sala con anterioridad al inicio de la feria extraordinaria. Ello en la medida en que el estado del trámite lo permita, lo que alcanza a todo aquello que presente atraso en su resolución o providencia. En un lenguaje de fácil comprensión, la cámara ha dicho: señores jueces, pongan al día sus juzgados, dado que perciben excelentes sueldos para cumplir una tarea que, bajo una rápida mirada, no se muestra satisfecha en debido tiempo. La misma resolución lo explicita, en cuanto comprende a toda otra actividad interna que los jueces consideren necesario poder realizar en forma remota.

Vale preguntarse, cuando ya se lleva largo tiempo de quietud laboral, más no de percepción del salario, si era necesario llegar a tan entramado razonamiento para impulsar algo tan simple como es colocar en orden el despacho de las causas. Ojalá que cuando retornemos a nuestra tarea profesional cotidiana no escuchemos al tinterillo de mesa de entradas responder que nuestro expediente no está en letra, está a despacho.

José María Curá

jmcestudio@fibertel.com.ar

Impunidad

El mundo lucha casi a ciegas contra la pandemia del Covid- 19, contando miles de muertos y contagiados, sin saber cómo y cuándo terminará esta terrible pesadilla. Las autoridades de cada país se asesoran con médicos e infectólogos, buscando mejorar día a día las estrategias para atender a sus ciudadanos y tratar de evitar más fallecimientos. En nuestro país todos estamos muy preocupados por el coronavirus y la economía en general, con precios desbordados y un dólar a más de $135 luego de 60 días de cuarentena. El Gobierno está haciendo lo único que parecería interesarle: terminar con los procesos judiciales en contra de muchos de sus miembros, absolver a jueces denunciados, liberar presos, controlar la Anses (al mando de una camporista) y otros organismos, que les permita seguir gozando de impunidad y evitar cualquier acción judicial por los próximos tres años por lo menos. Esa es la verdadera y triste realidad que además de todo debemos soportar.

Horacio Mieres

DNI 8.608.530

Viaje a Necochea

Con un permiso de la provincia de Buenos Aires, emitido por Presidencia de la Nación, trasladé por 500 kilómetros km a mi suegra, de 100 años, a su lugar de residencia, en Necochea. El certificado "para el regreso al domicilio habitual" decía claramente que era desde mi domicilio hasta la vivienda de otra hija, en Necochea. Al acercarme a esa ciudad encontré bloqueadas con montañas de tierra todas las entradas a la ciudad y sin ningún cartel indicativo. Después de recorrer a tientas encontré un camino de entrada, en una zona casi rural. Allí, en un lugar aislado, con banquinas de tierra y ninguna protección, me testearon la temperatura a mí, a mi mujer y a mi suegra, con resultado correcto. Pero un señor identificado solo con una campera negra que decía Tránsito me notificó, sin mirar el certificado, que no podía ingresar a la ciudad por una ordenanza municipal. Ni siquiera para dejar a mi suegra de 100 años. Después de una ardua y molesta discusión afirmó que si superaba esa línea sería sometido a una cuarentena de 14 días antes de poder retirarme de la ciudad. Otra persona identificada con la misma campera se aproximó amenazante, por lo cual decidí solicitar a un familiar que se acercara al lugar a retirar a mi suegra, en la banquina, como si fuera un paquete, con un acta que hicieron firmar de cuarentena a cumplir, dada la prohibición. Hecho esto, emprendimos los 500 km de regreso hasta nuestra residencia en Gonnet.

Desde el 20 de marzo he respetado la cuarentena en mi casa, tengo 71 años, no tenemos síntomas y si viajé fue exclusivamente para que una señora de 100 años regresara a su casa después de mucho tiempo. Y me sentí expulsado y maltratado.

Daniel G. Larrain

dglarrain@yahoo.com

Himno no cantado

La Asamblea General Constituyente de 1813 consagró como canción nacional la que contenía los versos del poeta Vicente López y Planes, que anunciaban una "nueva y gloriosa nación", cuya música fue escrita por el compositor catalán Blas Parera, y que todos conocemos como el Himno Nacional Argentino. En casi ninguno de los diccionarios, enciclopedias de las más prestigiosas editoriales (Espasa Calpe, Larousse) e incluso libros de música se menciona el nombre de Blas Parera. Tras este desconcertante olvido, Blas Parera sigue condenado por haber escrito un himno que, o no se canta en los actos públicos, o sufre de todo tipo de descartes y deformaciones. El "problema" de nuestro Himno Nacional es la gran extensión concebida por el compositor en el desarrollo de su solemne obertura instrumental, que insume mucho del tiempo destinado al canto, así como su coda instrumental. Por lo tanto, el espacio del Himno, como tal, con texto y melodía destinados al canto individual de un solista o al canto comunitario, queda reducido. Todo Himno es, por esencia canto (de devoción o alabanza). Tanto, que el Himno a Santa Cecilia , del compositor inglés Benjamin Britten, es solo para coro, sin acompañamiento. Todo himno es para ser cantado. Con la voz de un solista o por toda una comunidad. Letra y música juntos. Sería una contradicción referirse a un himno instrumental. Aunque la excepción confirma la regla. Mendelssohn escribió su hermosísimo Himno de alabanza , una cantata sinfónica. En definitiva, con excepciones o sin ellas, de nuestro Himno Nacional solo se difunde su larguísima introducción. Y se borra olímpicamente la parte destinada para cantar. Nuestro Himno ha sufrido demasiadas distorsiones y atropellos, empezando por la versión de uno de los líderes argentinos del rock pop, muy aplaudida por quienes ignoran el valor de nuestros símbolos nacionales. Además, por un grupo cuasi folclórico presidido por un pianista mediático, y que es una vil parodia.

Es muy lamentable que una obra hermosa, admirada en todo el mundo, no se difunda cantada por todo un pueblo, y sea distorsionada tantas veces y de diversas maneras.Si alguna autoridad nacional advirtiese esta paradoja de un himno nacional que casi nunca se canta, debería prohibir esta reducción, este recorte, mutilación o amputación.Porque es un himno que nos pertenece a todos.

René Vargas Vera

DNI 6.949.874

Arresto de policías

El jueves pasado se publicó la noticia del arresto de 13 efectivos policiales por abusos sexuales y torturas en la jefatura de La Tablada y en Los Polvorines contra presas y una compañera. Me pregunto si antes de incorporarse a las filas policiales se hacen los estudios y exámenes para saber si el personal está capacitado para ejercer las funciones de cuidar, proteger y defender a los ciudadanos. Sería bueno que así fuera, nos evitarían los horrores que cometen dichos uniformados.

Graciela Terzipassian

DNI 6.513.249

En la red

Facebook

La muerte de Sergio Denis

" Gracias por tantos buenos momentos" , Josefina Fernández

"¡Qué triste! ¡Qué injusto!" , Tessie Conti Gómez

"Ídolo por siempre", Mary Labanca

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.