De los lectores: cartas & mails

(0)
23 de mayo de 2020  

Coronavirus

Libertad, libertad

Se aproxima el 25 de Mayo y recuerdo las palabras del primer párrafo de nuestro Himno Nacional ,que dice "Oíd mortales el grito sagrado , libertad , libertad, libertad". Y pienso qué lejos que estamos de "oír el ruido de rotas cadenas". Las restricciones a la libertad ambulatoria; la Justicia, que es un servicio esencial convertido en excepcional, y la casi supresión del Congreso, sumadas ahora al intento del Estado de colectivizar la Argentina, nos alejan de aquel espíritu de 1810.

Damián Pablo Martínez

DNI 20.188.489

Crisis y oportunidad

Este encierro forzoso por el Covid-19 puede ser una situación de crisis o una oportunidad. Dependeré de cómo nos reinventemos, de tener en claro estrategias de mercado, de sentido común y del factor suerte.

Termino con la emblemática frase de la película La guerra de las galaxias: "Que la fuerza te acompañe".

María B. Burroni Zubeldia

beatrizburroni@hotmail.com

Ramona

La otrora villa 31, hoy llamada "Barrio 31", tiene una población de 40.000 habitantes y comprende los sectores de Retiro y Recoleta. Desde la autopista Illia se puede ver ese contraste propio de muchas ciudades sudamericanas, con edificios suntuosos flanqueados por casillas de muy bajos recursos. Con un proyecto de urbanización, el gobierno de la ciudad de Buenos Aires buscó hacer de la villa un barrio, con todos los inconvenientes que eso podría traer ya que el progreso, sobre todo en los sectores mas humildes, puede ser visto como una apropiación de algo a sectores que se alimentan de la pobreza. Pero el barrio estaba sin agua y con un virus dando vueltas llevándose a los más vulnerables. Ramona Medina no escapó a esa suerte y, como de la misma villa, fueron muchos los sectores que salieron a adueñarse de la muerte de esa mujer. "Nos mataron a Ramona" fue la frase de políticos, dirigentes sociales y periodistas, más afín con la bandera de la pobreza que con la del desarrollo. Todas las voces que tienen un micrófono a su alcance salieron al cruce de Rodríguez Larreta, Galmarini y demás sectores con alguna responsabilidad en esa muerte. Pero más allá de ocuparse por ver quién mató a Ramona la pregunta que nos tenemos que hacer todos es ver cómo llegamos a tener un 40 por ciento de nuestro país como Ramona. Porque el agua sin dudas es un derecho, pero nos han enseñado que los derechos deben ser, sin saber cómo llegan a ser. Y entiéndase que todo, absolutamente todo, exige trabajo, porque ningún país otorga derechos a cambio de nada. Muchas Ramonas se mueren día a día mientras un sector de la sociedad exige derechos sin saber la génesis de ellos. "Nos mataron a Ramona" es un cliché para hacer de la pobreza un orgullo, un escalón más hacia el tan ansiado poder que corrompe, al punto de matar para culpar al otro. Nadie se preguntó cómo llegamos a tener tantas Ramonas, tantos pobres sin acceso a agua potable, cloacas y demás servicios, solo se remiten a culpar y golpearse el pecho por sentir orgullo de cómo viven los pobres.

Y aquellos que creen sentir empatía por Ramona terminan siendo avaros en la construcción de su poder, de su propio negocio. Séneca lo dijo hace más de 2000 años: "El pobre carece de muchas cosas, pero el avaro carece de todo".

José Luis Traverso

valdanito@hotmail.com

Estatizaciones

La pandemia que estamos padeciendo ha tenido como consecuencia que el Gobierno haya decidido pagar las retribuciones del personal de las empresas que se han visto obligadas a discontinuar su operación por la disposición oficial de la cuarentena. Con ese motivo ha surgido la idea, en sectores del Gobierno, de cambiar ese aporte por una participación societaria en las empresas involucradas. Dejando de lado reparos éticos y constitucionales, parece más atinado que el Gobierno trate de asistir a dichas empresas cuando reinicien sus operaciones. En ese momento se verán seriamente afectadas por los cambios que encontrarán en los mercados en los que actúan, con posibles efectos en su demanda, y posiblemente requerirán un apoyo multidisciplinario que las ayude a reinsertarse en un mundo distinto. Para ello no necesitan un socio inoperante, sino apoyo logístico que los ayude a poder desarrollar su espíritu emprendedor.

Enrique José Aftalión

DNI 4.283.529

Dar el ejemplo

Predicar con el ejemplo es lo más sabio que puedes transmitir. Como lo dijo Stephen Covey: "Tus actos siempre hablan más alto y más claro que tus palabras". Porque los hechos son la forma de concretar lo que se dice y porque decir una cosa y luego hacer otra es autodescalificarse. Esto debería aprender el presidente Alberto Fernández y algunos integrantes de su gabinete. ¿Es necesario visitar fábricas, inaugurar hospitales y en muchas oportunidades ni siquiera respetar la distancia social? Quizás alguien que está confinado en su casa se pregunte, ¿por qué el Presidente y yo no?

Señor Presidente, predique con el ejemplo y quédese en su casa, en este caso, la quinta de Olivos . No haga política ni demagogia, no es justo para aquellos que la están pasando mal.

Fernando Sciarra Villalba

DNI 92.313.338

Cuarentena y testeos

La Argentina comenzó temprano la cuarentena. No hizo los controles necesarios en las fronteras, porque, según afirmó el ministro de Salud, la enfermedad no llegaría ya que estábamos lejos de China y en verano. Solo una declaración jurada era suficiente para entrar. Luego se decretó una cuarentena total y prolongada sin testeos en masa, por lo tanto fue inútil el esfuerzo de quedarse en casa. Hoy estamos con más y más casos, con una economía destruida, con poca tolerancia al encierro, con la tozudez del Gobierno aferrado a una solución única, con ideas legislativas de expropiar empresas grandes, con ausencia de Justicia y a las puertas de la mayor crisis total del país. Aún están a tiempo de reaccionar. Solo se necesita coraje, convicciones, sentido heroico de la vida y sentido común.

Fernando Pietrobelli

ffpuncas@gmail.com

Solo palabras

En cada pueblo, ciudad que visitó durante su campaña, el actual presidente prometió aumentarles a los jubilados el 20 por ciento. Una utopía que los DNU demuestran que no ha podido cumplir. ¿Dónde quedaron las palabras enmascaradas de hace un par de meses? En marzo dijo que estaban estudiando una fórmula. No la encontraron, y ahora en plena pandemia los jubilados deben conformarse con el 6,1%. ¿Cuál es la diferencia entre un legislador que trabaja cuando le parece y yo que trabajé más de la mitad de mi vida con lluvia o con sol?

Sonia Beatriz Landin

DNI 5.897.587

Villa Mascardi

En Villa Mascardi, en el Parque Nacional Nahuel Huapi, existe una banda de delincuentes que, escudados en su disfraz de mapuches, hace varios años vienen incendiando casas y hoteles, robando y usurpando, sin que autoridad alguna les ponga freno. No podemos llamar a la policía, porque no acude. Y hasta los guardaparques y un juez huyeron ante las pedradas de los enmascarados. Esto sigue ocurriendo hoy en día, en plena cuarentena, y recién sale a la luz. Ahora se han ensañado con las cabañas del obispado de San Isidro.

Exigimos seguridad en Villa Mascardi.

Rodolfo Schuller

DNI 8.443.583

Sufragio universal

En su carta del 21 del actual, el lector Juan Carlos Parodi hace algunas atinadas consideraciones sobre el voto universal. Creo que vale la pena destacar, sin embargo, que lo más importante de la ley Sáenz Peña no fue la universalización del voto, sino su obligatoriedad. Tras los hechos de mayo de 1810, a medida que se fue abandonando la institución de los Cabildos (y sus restrictivos regímenes de elección), ninguna convocatoria y ni reglamento electoral restringió el derecho de voto más allá de lo que, en aquellos tiempos, era aceptado como normal y habitual (mujeres, menores, esclavos). La población masculina adulta era invitada a votar y lo era sin exclusiones por no poseer propiedades o por algún otro criterio de diferenciación económica o social. Es verdad que, al no existir enrolamiento general obligatorio y padrones predeterminados, era necesario inscribirse en ocasión de cada elección. Y, también, que hubo decenas de ejemplos de malas artes para influir o arreglar resultados. Pero la principal razón detrás de la baja participación electoral antes de 1912 no fue porque el derecho a votar fuera restringido o negado, sino porque siempre fue considerado un derecho y no una obligación. Largo sería detallar por qué en 1912 prevaleció el criterio de hacer obligatorio lo que nunca debió haber dejado de ser un derecho.

Martín Lagos

martinlagos@outlook.com

Billete de 5000

Cómo puede ser que la Argentina, al margen de la pandemia y la crisis económico-financiera, esté pensando un billete de 5000 pesos con la imagen de Ramón Carrillo, secretario de Salud del gobierno de Perón en sus primeros dos períodos. Un fascista admirador de Hitler. El centro Simon Wiesenthal, entidad dedicada a la memoria del Holocausto, manifestó su rechazo antes de comenzar la impresión. Pero esto no pareció generar alguna molestia o reflexión al gobierno actual. Qué maravilloso y digno hubiera sido tener la imagen en el nuevo billete de un gran profesional de la salud como fue René Favaloro.

Alberto F. Díaz

DNI 10.492.915

En la red

Facebook

Detuvieron a un aduanero y un despachante que hacían "delivery" de dinero entre Posadas y Encarnación (Paraguay)

"Esto es simple: se bajan todos los subsidios y jubilaciones, y por número de documento, uno por uno, hacen el control, el que no se presenta, chau jubilación", Edgardo Tomás Soriano

"Están pagando votos" , Carlos Alberto Castellanos

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.