De los lectores: cartas & mails

(0)
30 de agosto de 2020  • 00:21

Carta de la semana

El que piensa... pierde

El ministro Nicolás Trotta, en un acto pleno de condescendencia y arbitrariedad, dijo que nadie va a repetir. Declarar a todo el país que nadie repite es hacer del facilismo una política de Estado. Es decirles a los alumnos de la Argentina y a sus familias que no importa si hicieron el esfuerzo, porque, bajo el paraguas de la igualdad, dejamos de lado la meritocracia, valor fundamental de cualquier sociedad educada y con alto grado de civilidad. Como decían Les Luthiers en un acto: "El que piensa... pierde". Y si los estudiantes piensan, a lo mejor, no se dejan convencer así nomás. Si hay un lugar que puede hacer algo para mejorar las desigualdades y para que una nación crezca, ese lugar es la escuela. Sin embargo, el ministro se ha ocupado de mostrar el sitio que la educación tiene para este gobierno: el último. Me pregunto si es eso lo que la mayoría quiere para la Argentina. Me gustaría creer que no.

Andrea Cecilia Testa

DNI 16.559.434

Reforma judicial

Los antecedentes y la forma como está avanzando esta seudorreforma judicial no autorizan a discutirla seriamente. Este gobierno enterró un plan orgánico de reforma judicial a largo plazo (Justicia 2020) y, confirmando lo que vaticinaban las acusaciones de lawfare de los acusados por corrupción, intenta cambios que tienen un destino muy diferente que el de mejorar la Justicia. Se partió de un viejo proyecto, pero el sector kirchnerista lo profundizó desmesuradamente, cuestionando además designaciones de ciertos jueces que desagradan a la vicepresidenta y agregando una comisión para proponer cambios en la Corte Suprema y en el Consejo de la Magistratura. La integración de esta comisión desluce porque hay jueces de Justicia Legítima y abogados de la vicepresidenta y de Cristóbal López (quienes no podrían estar allí por problemas éticos y estéticos: en purismo tienen las manos atadas ya que no podrían proponer reformas que perjudiquen ni tampoco que favorezcan a sus clientes). En el ínterin hubo liberaciones a granel para enmascarar salidas de procesados o condenados por corrupción. El kirchnerismo impuso a las reformas en el Senado un vértigo que delata sus intenciones. Simultáneamente intensifica la presión contra el procurador Casal para reemplazarlo por algún adepto, buscando completar la colonización del organismo que hizo Gils Carbó, hasta ser desplazada por graves denuncias. Es que el Ministerio Público y sus fiscales, por una interpretación insensata e inconstitucional del sistema acusatorio, podrían ser más importantes que los jueces. La ciudadanía, con mayor sentido común, rechaza los cambios advirtiendo que no son una reforma judicial, sino un plan de impunidad. El sector judicial, por otro lado, se ha expresado con una contundencia acorde con la gravedad del embate. Por la salud de la República y del sistema democrático, espero que no prospere. Pero si ocurriera y si se produjeran los sobreseimientos, serían exculpaciones írritas.

Horacio Lynch

lynchhoracio@yahoo.com

Aclaración

El 26 de agosto, en una columna publicada en la nacion, el diputado nacional Jorge Enriquez (Pro) incurrió en inexactitudes y agravios hacia mi persona. Afirmó: "Se le reprocha que Carlos Stornelli no haya comparecido en siete meses. Pero nada se dice del caso del fiscal Carlos Gonella, que no compareció por tres años. Frente a la misma situación, la exprocuradora general Alejandra Gils Carbó ni siquiera le dio intervención al consejo evaluador. Simplemente archivó el pedido del juez que le solicitaba que adopte los mecanismos institucionales para hacerlo concurrir". Me comparó con el colega Stornelli (respecto del cual no emito juicio de valor), refiriendo que se trata de la misma situación. No es así. En mi caso, quisieron obligarme a comparecer invocando una conducta que no es delito. Gils Carbó aplicó el artículo 28 del régimen disciplinario para fiscales, desestimando el pedido por inconducente. No dio intervención al consejo evaluador porque no es una exigencia legal. La norma referida, hoy vigente, brinda la posibilidad de archivar denuncias improcedentes. Es correcto, de lo contrario ningún/ninguna colega podría trabajar. Enriquez dijo: "Mientras tanto, el fiscal rebelde Gonella ? tiene dos causas en las que, al día de la fecha, cuenta con procesamientos firmes. Una por filtrar un secreto de la jueza que, seguramente de casualidad, tenía radicada la causa por la que se le hizo jury al fiscal Campagnoli. La otra, por su intervención en el dictamen inicial en la causa de la ruta del dinero K, donde decidió dejar afuera a Lázaro Báez y sus hijos del requerimiento de instrucción".

Fui procesado en esas dos causas, a mi criterio, sin fundamentos sólidos. Tres fiscales pidieron mi sobreseimiento por inexistencia de delito. Lo concreto es que, a la fecha, por esos casos (o cualquier otro) no hay acusación fiscal en mi contra. Resulta curioso que el diputado Enriquez, abogado y exsubsecretario de Justicia, desconozca esos detalles.

Me atribuyó haber "filtrado un secreto de la jueza". No solo es inexacto, sino además falso. Lo que reconocí siempre fue replicar por Twitter información del sitio oficial www.fiscales.gov.ar. No se trató de "un secreto", sino del requerimiento que un fiscal publicó en el portal, en relación con una magistrada, novia de un narcoempresario español condenado a 22 años de prisión por tráfico de 3,6 toneladas de cocaína hacia Europa. El caso no tenía secreto de sumario y se pidió la indagatoria del narco y 30 personas de su círculo cercano por lavado de dinero. España les confiscó 5,5 millones de euros, 65 vehículos de lujo y media docena de yates. la nacion publicó en 2012 y 2014 sobre el caso (https://www.lanacion.com.ar/seguridad/una-jueza-garante-de-un-acusado-narco-nid1472535/; https://www.lanacion.com.ar/seguridad/pidieron-investigar-a-una-jueza-por-lavado-nid1668448/).

Enriquez afirmó: "¿Pero cómo intervino Gonella en la causa de Lázaro Báez si no era fiscal? Gils Carbó lo designó como fiscal general a cargo de la flamante Procelac ? Es raro que griten por lo de Stornelli, pero callen lo de Gonella. También es raro que griten por los traslados de los jueces y callen que Gonella fue trasladado a Córdoba sin siquiera haber trabajado un día en el lugar para el que concursó (Formosa) ? su designación por concurso fue bastante tiempo después de haber sido bendecido con la designación de Gils Carbó".

Es inexacta la afirmación de que Gils Carbó me designó como fiscal general. Fue el exprocurador Righi, en 2009, quien me nombró subrogante. Gils Carbó me puso a cargo de la Procelac en 2012. Es inexplicable que Enriquez desconozca la diferencia entre el régimen legal de jueces y fiscales federales. El traslado de fiscales fue usado por todos los procuradores desde 1994, siendo Gils Carbó la que menos lo utilizó. Mi traslado se hizo por el art. 15 ley 24.946, que lo prevé a sola conformidad del interesado. No obstante, lo avaló la asesoría jurídica, como en otros 100 antecedentes.

No es cierto que fui nombrado "bastante tiempo después de haber sido bendecido por la designación de Gils Carbó". Fui designado fiscal general en agosto de 2013, a meses de mi asignación a la Procelac. El concurso comenzó en 2009, se rindió ante Righi en 2011, fue corregido por González Warcalde en 2012. Lo único que hizo Gils Carbó fue remitir la terna al Poder Ejecutivo.

Carlos Gonella

Fiscal general, extitular de la Procelac

carlosgonella@gmail.com

Impuntualidad

Algunos estuvieron esta tarde ansiosos por escuchar las palabras grabadas del Presidente acerca de las nuevas medidas sobre la pandemia. La ansiedad, si bien ridícula, era grande. No pude menos que recordar una frase que en algún momento me marcó: "Puntualidad: llegar a tiempo a las citas es deber de caballeros, cortesía de reyes, obligación de los cortesanos, hábitos de gente de valer, costumbres de personas bien educadas. Quienes se hacen esperar en sus citas revelan debilidad de carácter, pésima educación y un desprecio absoluto por sus semejantes". Después de buscar en internet al autor de esta frase, que va desde Luis XlV hasta Samuel Smiles, me pregunté con asombro si la tragedia argentina no sería solo un problema de mala educación.

Miguel J. Maxit

mjmaxit6@gmail.com

Opulencia

Acaba de decir el doctor Alberto Fernández que le genera culpa la opulencia de Buenos Aires. Pienso que si en lugar de eso le generara culpa la pobreza en que la dirigencia política ha sumido a la generalidad del país, podríamos empezar a salir de esta vergonzosa situación.

Juan Carlos Sorondo

csoro@yahoo.com.ar

Casinos sí, escuelas no

El título del artículo firmado por Sergio Suppo el 26 de agosto, "Casinos sí, escuelas no", vendría a ser la versión siglo XXI de aquella consigna gritada hace más de 70 años "Alpargatas sí, libros no". ¿Nada nuevo bajo el sol? Sí, por supuesto, y para peor: hoy desde el Gobierno se promueven el vicio, la decadencia y la corrupción.

Alejandro Villa Abrille

DNI 12.707.382

Viajes de egresados

En este año tan particular, creo que un grupo fue particularmente ignorado. 140.000 egresados ya pagamos nuestros viajes y fiestas, y acercándonos a las fechas no recibimos ninguna comunicación para reprogramarlos. Escribo esta carta para exponer este tema y pedirle al Ministerio de Turismo que haga algo al respecto. Entiendo que pueda haber otras prioridades, pero no se puede dejar a miles de jóvenes a la deriva por tiempo indefinido.

Fabrizio Focanti

fabrizio.focanti@gmail.com

En la red

Facebook

El kirchnerismo presentó el proyecto para gravar grandes fortunas

  • "Que empiecen declarando sus propias fortunas y devolviéndolas al pueblo", Andrea E. del Río
  • "Pongan cada vez más impuestos a los que producen y así nadie pondrá dinero", Norberto Conci
  • "Proyectos de trabajo para los que cobran planes ni hablemos, ¿no?", Carlos Natale

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.