De los lectores: cartas & mails

(0)
15 de enero de 2020  

Reperfilamiento

Cuando el por entonces ministro de Hacienda de la Nación, Hernán Lacunza, a fines de agosto hablaba de negociar los vencimientos de la deuda adquirida por el gobierno en el cual acababa de debutar, implorando clemencia para con los plazos que se vislumbraban a la brevedad y que nos conducirían indefectiblemente a un nuevo default, utilizó una palabra que hizo furor entre propios y extraños, viralizándose hasta convertirse en un modismo. Entre las medidas implementadas se mencionó el "reperfilamiento" de los plazos con el Fondo, intentando conseguir oxígeno en el almanaque. Traducido al argento básico, sería "patear" para adelante los vencimientos buscando en el alargamiento de dichos plazos la solvencia necesaria para afrontar los pagos o bien que otro/a se haga cargo del muerto.

Llevando a otro orden de la vida cotidiana se podría entonces decir que:

Psicólogo: "reperfilar una relación sentimental" cuando lo rutinario haya puesto en peligro el futuro amoroso de la pareja.

Inspector de tránsito: "reperfilar el resultado del test de alcoholemia" en el preciso momento en que cinco papeles color naranja envuelven el carnet de conducir.

Jueces y fiscales: "reperfilar la investigación" tras el inminente cambio de gobierno en donde el imputado será parte de la cúpula ejecutiva o del Parlamento.

Y así, armar al libre albedrío, innumerables ejemplos donde podamos incluir el nuevo vocablo inventado paradójicamente por un especialista en números como es el citado economista.

Ernesto Ércoli

eercoli118@hotmail.com

Sin palabras

Parecían esqueletos. De hecho lo eran, en eso los habían convertido. Cualquier palabra, cualquier expresión hubiera sido absolutamente miserable para describir lo que vieron quienes liberaron el nefasto campo tras la retirada alemana casi al fin ya de la guerra. Los ojos desorbitados, los vientres insignificantes consumidos por el hambre, pero mucho más por la intolerancia y el odio de quienes se sintieron superiores como para encerrar a millones de personas y exterminarlas como animales.Un 27 de enero pero de 1945, las tropas soviéticas entraban en el maldito campo de Auschwitz, donde durante años fueron exterminados millones de judíos, eslavos y otras minorías indeseables para el régimen nazi, que gobernaba Alemania. Este 27 de enero, quizá para gran parte del mundo no signifique demasiado, pero es necesario, muy necesario saber que hubo millones a los que el antijudaísmo germano, copiando muchos métodos empleados años antes por los turcos contra los armenios, les quitó la vida de la forma más denigrante. Un día como ese, cuando muchos se preocuparán por cuestiones absolutamente triviales, ellos, los sobrevivientes, celebraron estar vivos.

Gustavo Sterczek

DNI 22.147.627

Jubilaciones

El tema de las jubilaciones ocupa un lugar destacado en muchas naciones, causado por la extensión de la vida de las personas.

Beneficio impagable con el paso de los años, que desbalancea la población de aportantes en relación con el número de retirados.

Hemos leído repetidamente que Néstor Kirchner, seguramente impulsado por el íntimo deseo de generar un Estado de bienestar, impulsó la incorporación de muchos que nunca aportaron o lo hicieron por períodos inferiores a los establecidos por la ley.

Como es obvio produjo una clara injusticia en relación con los que cumplieron aportando toda su vida en tiempo y forma.

Habiendo actualmente una crisis del sistema, propongo dos soluciones: 1) no actualizar las jubilaciones de los que no aportaron por un plazo de cuatro años; 2) reforzar los fondos de la Anses extendiendo la edad mínima para el retiro, tanto para hombres como para mujeres -igualdad de género- hasta los 70 años.

Gozo de mis 76 años de vida trabajando, rodeado de personas de mi edad en perfecto estado de salud física y mental.

Teófilo Jaralambides

DNI 4.599.763

La Argentina cangrejo

¿Por qué en los países exitosos la economía, la muy baja inflación, las oportunidades de tener trabajo y la continuidad en los sucesivos gobiernos de mantener lo hecho en el tiempo por simpatizantes u opositores no se modifica? Hay reglas básicas que no se cambian. Ningún gobierno destruye todo lo que hizo el anterior, ni cambia sus representantes en todas las áreas. Siguen creciendo y se modifica solo lo urgente o indispensable, que requiera el paso del tiempo y las circunstancias.

Pero no, nosotros no. Somos la Argentina cangrejo, un pasito para adelante, un poquito al costado y dos pasitos para atrás.

Los personalismos a la orden del día y a barrer con todo lo realizado por anteriores organismos. Qué increíble es pensar que así se pueda crecer y ser un país mejor, con oportunidades para todos.

Marilyn Cornille

DNI 4.533. 138

Moraleja

La cigarra hablaba y cantaba en el comité y en los claustros universitarios, mientras la hormiga trabajaba y producía riqueza.

Un día la cigarra se hizo del poder, implantó el socialismo y confiscó todos los bienes y riqueza del hormiguero con el lema de justicia social, sumando en la justa distribución a la parasitaria comunidad de cigarras.

Moraleja I: la expoliada riqueza se dilapidó antojadizamente, pronto se agotó y la pobreza y la hambruna se generalizaron.

Moraleja II: y otro día las hormigas se hartaron.

Roberto Fernández Blanco

DNI 5.173.553

Surrealismo

Ha vuelto el relato, con su diversidad. A un impuestazo ordenado por un gobierno peronista o kirchnerista se lo llama solidaridad. Si lo hace otro gobierno se llama apriete o explotación. Si un jerarca peronista o kirchnerista es condenado por robo, deberá ser liberado por tratarse de un preso político. Si no lo es, podrá estar preso por años aunque no haya ninguna condena. Si alguien se ahoga en un río y lo confirman cincuenta peritos, quiere decir que lo secuestró la Gendarmería. Y así todo, creativamente, sin el lastre de la prosaica razón.

Un relato que nos enriquece con un surrealismo que no podríamos imaginar

Roque A. Sanguinetti

roquesang@yahoo.com.ar

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

En la red

Facebook

Obra pública: cuánto hay de cierto en las críticas de Fernández a Macri

"Todos en alguna parte del país que estemos conocemos alguna obra pública que se realizó en estos últimos años", Vanesa Lecruit

"Qué lindo sería saber la realidad, y no suponiendo", Silvia Sequeira

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.