De los lectores: cartas & mails

(0)
23 de abril de 2020  

Coronavirus

Sueldos

Aunque un poco tarde, pero no por eso es menos bienvenida la iniciativa de reducir (por un tiempo) los sueldos de ciertos funcionarios. La necesidad de ser transparente obliga a aclarar qué se entiende por sueldo, dado que en muchos casos el sueldo es la cifra menor que se percibe. Al sueldo se agregan complementos y viáticos que en algunos casos superan el sueldo.

Juan Pablo Chevallier-Boutell

jcheva1001@gmail.com

Efectos nocivos

En la Argentina de los últimos 30 años, pocas acciones del Estado han funcionado y tenido éxito. Una de ellas fue la convertibilidad, que tras la hiperinflación logró estabilizar la economía, bajar la inflación y recuperar la moneda como valor. La otra está siendo en principio la cuarentena obligatoria por el Covid-19. Tengamos presente que estas ideas suelen tener una vida útil y que, más allá de ella, los efectos nocivos de su extensión se hacen evidentes. Corremos el riesgo de enamorarnos tanto de la idea que funciona que negamos los defectos que lleva en su seno. De la convertibilidad salimos tarde y mal, y su consecuencia fue una crisis que dejó millones de pobres. Espero que los funcionarios de hoy recuerden esa experiencia y actúen con responsabilidad, y sin especulaciones, para evitar que un buen instrumento sanitario se transforme en un arma de destrucción masiva.

Luis López

DNI 16.785.602

Congreso ausente

En este momento tan dramático que estamos viviendo, todos los ciudadanos estamos tratando, dentro de nuestras posibilidades, de sobrellevar lo mejor posible esta coyuntura. Médicos, enfermeros, personal de maestranza de los hospitales se juegan la vida, y sabemos que no son la franja mejor paga de la ciudadanía. Verdulerías, carnicerías, almacenes y repartidores también se arriesgan para seguir sirviendo a la sociedad, ni hablar de las Fuerzas Armadas y de seguridad, que siempre cumplen con sus deberes y mucho más; los empleados de mantenimiento de los municipios, los recolectores, colectiveros y tantos otros trabajadores que siguen trabajando a pesar del peligro latente. Y entre tanto héroe anónimo, el Poder Legislativo ha brillado por su ausencia. Diputados, senadores y el batallón de asesores que tan dócilmente les proveemos con nuestros impuestos están desaparecidos, y seguramente no en acción. Creo que este es un momento histórico para reconsiderar la cantidad de estos puestos tan onerosos.

Adriana de la Canal

DNI 6.522.747

El interés nacional

Recientemente, el ministro del Interior del expresidente Macri, que lo acompañó durante su mandato, y por ende uno de los colaboradores a los que el expresidente aludió no hace mucho ("yo siempre les decía a todos ?cuidado, que yo conozco a los mercados, que un día no te dan más plata y nos vamos a ir a la m?' y ellos me decían ?tranquilo'") publicó un tuit sobre Arturo Frondizi. Cuando los recuerdos son tardíos, se convierten en arrepentimiento. Tienen valor, pero no como homenaje, pues no han sido acompañados de una conducta de coherencia permanente. Así eran Frondizi y Frigerio, de quienes fui amigo y colaborador. Tenían mente de estadistas de nivel internacional y actuaban sin claudicaciones ni intereses ocasionales o espurios.

Hoy, ante la ignorancia deliberada de algunos, el silencio cómplice de muchos y el recuerdo emocionado de quienes queremos una auténtica nación, la Argentina los evoca con necesidad y admiración.

Eduardo Lorenzo De Simone

lalodesimone@yahoo.com.ar

Impuesto a la riqueza

No me voy a expresar acerca de si es correcto o no el nuevo proyecto de ley del diputado Máximo Kirchner, no es de mi incumbencia el tema en particular. Esto quedará justamente para un debate parlamentario. Desde mi humilde punto de vista, antes que pensar en seguir cobrando impuestos a la sociedad argentina yo pensaría y me gustaría ver que algún diputado, senador o el Poder Ejecutivo presenten e impulsen una ley especial para que cualquier acto de corrupción en el Estado sea penado con la máxima rigidez posible. Da muchísima bronca que nuestros impuestos actuales y los que quieren agregar vayan a parar a manos de corruptos funcionarios y pseudoempresarios que se llenan los bolsillos comprando desde fideos hasta contratando enormes obras públicas. Entonces, ¿por qué no pensar primero en sacar una ley de esta índole y después, y solo después, ponerse a pensar en cómo recaudar más fondos? Todos somos hijos del rigor y ya es hora de que quienes nos gobiernan demuestren al pueblo argentino que ellos son los primeros que quieren un Estado justo, honesto y transparente.

Martín Páez Allende

DNI 14.689.622

Médicos cubanos

Se informó de la llegada al país de médicos cubanos por el tema de la pandemia. Con esa excusa empezó la infiltración de servicios cubanos en Venezuela.

Médicos cubanos, ¡no!

Amelia Mourglier

melam1948@gmail.com

Epidemia de polio

Señor Horacio Rodríguez Larreta: soy una señora de 94 años. Como comprenderá, he recorrido un largo camino y quiero agradecerle su preocupación por los vulnerables de ahora. En 1956, durante la epidemia de poliomielitis, los padres de aquel entonces pintamos los árboles de las calles con cal como un modo de desinfectar, colgamos bolsitas de alcanfor por todos lados, incluso del cuello de nuestros hijos, los llevamos al Hospital Muñiz, donde les dieron (no recuerdo cómo se llamaba) un inmunizante de amplísimo espectro. Hasta que el doctor Salk descubrió la vacuna, muchos quedaron en el camino, pero los que teníamos que proteger a nuestro tesoros no dejamos de probar cosa alguna. Algunos han recogido la posta, yo tengo a mis hijos que me cuidan. Usted debe cuidar a muchos y veo que lo hace con dedicación y cariño, por eso mismo, muchas gracias.

Elsa Martin

DNI 0.023.502

En la Red

Facebook

La muerte de Marcos Mundstock

"¡Qué tristeza! Gracias por tu humor y genialidad", Alicia Falco

"Se te extrañará... figuras como la tuya son irrepetibles. Gracias por hacernos reír inteligentemente", Gustavo Al

"Un grande de verdad, qué pena, su voz nos quedará grabada por siempre", Alberto Miguel Garello

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.