Cartas de lectores

Tenemos miedo. La dirección del Colón. Radio Cultura. Pueden llegar a dudar. La residencia Duhau. Pasaría a sobrar. Pasaría a sobrar.
(0)
29 de agosto de 2000  

Señor Director:

"Me dirijo a usted para manifestarle mi agradecimiento y el de mis compañeros por el espacio que nos dio el 9 de julio último en su página central; también al periodista Alejandro Cruz. Además, para ponerlo al tanto y hacerle saber que a 90 días de lo que nos sucedió, la única respuesta que obtuvimos de algunos funcionarios de nuestra provincia, por medio de declaraciones periodísticas, es ser tratados como delincuentes y comparados con criminales, además de la respuesta burlona de nuestro señor gobernador, él mismo dice que el juez actúa como corresponde y que gente de los derechos humanos de la Nación estuvieron en Santiago del Estero y lo felicitaron por como está nuestra provincia.

"Como verá, para nosotros no es así, por eso solicito nuevamente su ayuda, ya que he golpeado la puerta de varios canales y diarios pidiendo por favor que me escuchen, que estamos solos y es una lucha muy peligrosa, y sólo obtuve respuesta de La Nación , por eso recurro a usted. No sólo nosotros estamos en peligro, también los periodistas de nuestro diario local El Liberal, por sus investigaciones y por el apoyo que nos brindan en esta lucha.

"Es tan triste escuchar por lo bajo palabras de aliento para que sigamos luchando, la gente no habla porque tiene miedo. No sólo lo decimos nosotros, lo hizo el obispo monseñor Macarone; el padre Raúl Genz; el presbítero Sergio Lamberti; el padre Marcelo Trejo; el doctor Juan C. Estorniolo, de los Derechos Humanos del Obispado; el doctor Doler, abogado de La Liga de los Derechos del Hombre; Javier Baudino, miembro de la Seccional Diocesana; el doctor Santucho, abogado de los Derechos Humanos de Santiago del Estero; Jorge Vidal, coordinador de Las Madres del Dolor; los que nos apoyan y las casi 160 denuncias que se le hizo llegar a la doctora Diana Conti (subsecretaria de Derechos Humanos de la Nación).

"Señor, nos sentimos como un puñadito de hormigas que podemos ser aplastadas en cualquier momento por la fuerza de semejante poder que maneja hoy Santiago del Estero; es lamentable decir esto, pero ninguno de nosotros podemos imitar en tan valiente decisión a nuestro querido doctor Favaloro e inmolarnos como él para ser escuchados y que alguien nos ayude, porque tenemos hijos chicos, y otros, nietos que necesitan de nosotros.

"Siento dolor y vergüenza al tener que decir que hoy tenemos más miedo que en épocas anteriores, ¿usted me entiende, no?, y pido perdón por lo que digo, pero no podemos pensar otra cosa al ver cómo se nos trata; somos pobres, pero eso no les da derecho a usarnos para tapar la incapacidad, de lo que ellos mismos hacen; hay chicos que han quedado cuadripléjicos, con problemas físicos y secuelas psicológicas terribles."

Sara Pineda

DNI 13.496.621

La dirección del Colón

Señor Director:

" La Nación del 22 y 23 del actual publicó sendas notas referidas a la situación del Teatro Colón. Una se refería a la renuncia presentada por el maestro Mario Perusso y la otra a la casi segura designación de Sergio Renán.

"Los cambios en nuestro querido teatro, lamentablemente, son moneda corriente. Cabe recordar que si el señor Renán es designado sería el tercer director en dos años. No existe organización alguna que pueda cumplir eficientemente con su cometido en esas condiciones. Destaco que uno de los hechos que más se remarcaron durante la presentación de la Filarmónica de Berlín fue la reducida cantidad de conductores que estuvieron al frente de la celebérrima orquesta, pese a todas las vicisitudes que vivió Alemania especialmente desde el fin de la Primera Guerra Mundial.

"Espero que, por un lado, el nuevo director desempeñe de ahora en más su cometido en un horizonte temporal tal que le permita responsabilizarse ante el público por el resultado de las temporadas por él diseñadas, y por el otro que las autoridades del Gobierno de la Ciudad comprendan la importancia que tiene para el teatro la continuidad en la máxima conducción."

Hugo Raúl Perini

Juncal 1335, Capital

Radio Cultura

Señor Director:

"Mediante la presente me dirijo a usted con referencia a los premios Santa Clara de Asís 2000 entregados en el acto realizado el 13 de agosto. Premio que, instituido anualmente por la Liga de Madres de Familia, distingue a medios de comunicación social que aportan una labor positiva, contribuyendo a promover la educación y la cultura, la unidad de la familia y una sana recreación.

"Es la primera vez que dicho premio es otorgado a la programación integral de un medio radial y Radio Cultura (97,9) fue galardonada con este reconocimiento (lo cual nos llena de orgullo), al igual que este prestigioso matutino.

"En su edición del 14/8, el diario La Nación ha publicado la crónica de este hecho y, tal vez por una omisión involuntaria, no se ha mencionado el galardón recibido por Radio Cultura."

Adolfo A. Critto

FM Cultural SRL

Socio gerente

Copérnico 2306, Capital

Pueden llegar a dudar

Señor Director:

"A partir de mi retiro a fines de 1996, me había impuesto el silencio sobre temas relacionados con la fuerza a la que pertenezco, pero habiéndome desempeñado como comandante de la 10» Brigada de Infantería Mecanizada Teniente General Nicolás Levalle en oportunidad del ataque subversivo al cuartel de La Tablada, bajo mi dependencia, no puedo menos que, ante ciertas intenciones hechas públicas, referirme al triste hecho ya juzgado por nuestra Justicia según las leyes vigentes en su momento y al que hoy se intenta someter a revisión.

"El señor teniente coronel Nani es un jefe de nuestro Ejército que ha honrado a la institución y a los argentinos cumpliendo su deber de ciudadano y de soldado hasta el límite de su propia vida, como tantos otros, oficiales, suboficiales y soldados.

"El haber sido condecorado en las Malvinas y en La Tablada no es obra de la casualidad sino consecuencia de su coraje y valentía.

"Frente al ataque perpetrado, no reparó en otra cosa que no fuera el mejor cumplir con la misión que había recibido. Lo vi ingresar al cuartel de La Tablada impetuoso al frente de su tropa y sus armas antiaéreas, en medio de un fuego ensordecedor, sin evaluar el peligro que tal actitud entrañaba. Un verdadero jefe.

"Respondió a la agresión en el marco de la ley y la racionalidad, con el valor propio de un héroe, como horas antes y también después los hicieron otros militares y policías, sin medir consecuencias y arriesgando sus vidas en defensa de la Nación, sus instituciones y el sistema de vida elegido por los argentinos.

"Es comprensible pues su indignación y que este estado de ánimo lo haya conducido a algún desborde verbal, por él después reconocido como corresponde a un soldado y hombre de bien.

"Me pregunto con qué argumentos podemos aliviar su dolor, el de los que como él regresaron a sus hogares con las imborrables huellas de combate y el de las familias de los que fueron inmolados por el solo hecho de vestir el uniforme de la Patria. Me pregunto también, qué nos pasa a los argentinos para que a quiénes distinguimos y premiamos con medallas, les provoquemos desesperanza y la sensación de que sus esfuerzos han sido vanos.

"Señor Director, la situación que en la actualidad nos preocupa a la mayor parte de los argentinos silenciosos, atribula mi conciencia por haber conducido hasta la muerte, como ocurriera, a muchos subalternos que hoy pueden llegar a dudar sobre el valor del sacrificio realizado."

Jorge Halperín

General de división (R)

Ex comandante de la 10» Brigada

La residencia Duhau

Señor Director:

"Nos dirigimos, por su intermedio, al excelentísimo señor presidente de la Nación, y con nuestro mayor respeto le recordamos que descansa en su despacho el proyecto de decreto presentado por la Comisión Nacional de Museos y Monumentos y lugares Históricos con el número 4809/00.

"Vecinos de las residencias Duhau, Maguire, Casa Nacional de la Cultura y Casa de las Academias Nacionales, estamos altamente preocupados por el proyecto presentado por la empresa El Rosario SA al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires con fecha 8 de mayo último, número 25.900 D.P.R. Este proyecto no respeta estos baluartes arquitectónicos del patrimonio nacional, quiebra la unidad de toda la manzana que es perfecta, desnaturalizando una de las residencias (Duhau) convirtiéndola en un centro comercial, destruyendo el único pulmón verde de todo el vecindario y desfigurando la calidad de vida de todo un barrio.

"Pensamos que en un sistema democrático los vecinos tienen derecho a expresarse y ser atendidos y esto debería ser prioritario, frente a los intereses económicos particulares."

Isabel Anchorena de Tassara

Ricardo V. Siri

C. Plessen

Miguel de Ganay

Montevideo 1875, Capital

Pasaría a sobrar

Señor Director:

"Aquellas naciones que no ponen trabas ni recargan con exceso de gravámenes a quienes producen, lógicamente avanzan mucho más rápido que aquellas que hacen todo lo contrario. Esto último es lo que hicieron quienes establecieron el impuesto proporcional a las ganancias, que grava enormemente a quienes más y mejor producen. Para pagarlo, deben sacrificar su liquidez y frenar el crecimiento de sus empresas. Cuánto mejor sería que si en vez de transferirlo a la burocracia para que lo dilapide, lo sigan administrando y multiplicando quienes lo supieron ganar.

"El déficit que se produciría en los ingresos del Estado se cubriría ampliamente si el beneficio se otorga sólo a quienes demuestren estar al día en el pago de sus impuestos. La DGI dispondría entonces de tiempo y recursos para lograr que los evasores paguen lo que nunca o poco pagaron, cuyo importe es muy superior a las sumas que tienen que pagar los cumplidores, calculo mínimamente, al menos en tres años.

"En una Argentina puesta de pie, retornada al bienestar general, produciendo a toda marcha, con pleno empleo y su población con capacidad de compra, exportadora competitiva, el salto hacia adelante que daría el país sería inmediato e impresionante, de donde lo que hoy falta, pasaría a sobrar."

José Manuel Avellaneda

Av. Sarmiento 195

Tucumán

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.