Cartas de lectores

Odiosa discriminación. Jubilación o retiro. Ultima esperanza. Patética insensibilidad. Responde el juez. Agradecimiento.
(0)
31 de enero de 2000  

Señor Director:

"Tengo el agrado de dirigirme a usted con referencia a la nota editorial del 20 del actual: "Transporte y discapacidad".

"A lo expresado en dicho editorial quisiera agregar un comentario sobre la situación de los discapacitados auditivos, que tenemos negado el acceso a la cultura oral, llámese obras de teatro, cine nacional o televisión, y lo que es peor, en muchos casos, a la educación, ya sea básica o superior, con lo que sufrimos una odiosa discriminación, a todas luces injusta e injustificada.

"En lo concerniente a la educación, la integración de chicos con sordera en las escuelas comunes es una utopía, ya que dichos establecimientos no cuentan con equipamiento, disponible hoy, que posibilite la comunicación maestro-alumno, y así la integración. Solamente acceden a ello los chicos cuyos padres pueden solventar su costo; y mejor no hablemos de la educación universitaria, accesible a un discapacitado auditivo sólo mediante un enorme esfuerzo y sacrificios personales.

"Con respecto a la faz cultural, hay solamente dos teatros en nuestra ciudad equipados con facilidades para hipoacúsicos: se trata de sendos amplificadores de aro magnético, que nuestra institución donó al teatro Maipo y a una de las salas del complejo La Plaza; el del Maipo, en oportunidad de concurrir a un recital de Amelita Baltar, no funcionaba, y fueron infructuosos los intentos de verificar cuál era el inconveniente; en el complejo La Plaza ignoramos si funciona o no: nunca pudimos probarlo, luego de instalado.

"A estas salas debemos agregar los teatros Argentino y Coliseo Podestá, de La Plata, y el General San Martín, de Mendoza, también equipados con donaciones nuestras. Es todo lo que existe en nuestro país. Estos equipos, que en número considerable representan un alto costo para nuestra mutualidad, no superan los dos mil pesos con instalación incluida, lo que debe de ser la cuenta mensual de electricidad de cualquier sala de teatro; realmente inadmisible, es una clara muestra de total indiferencia e insensibilidad social.

"Algo similar sucede con los programas televisivos, el único canal que emite una película semanal, de cine nacional subtitulada, es decir, apta para que pueda ser seguida por un sordo, es, desde hace varios años, Volver, que es una señal de cable a la que muy pocos sordos e hipoacúsicos tienen acceso. No existe ningún programa en las señales de aire; hubo un intento (emprendimiento privado) con un programa de ATC y nada más; en la actualidad: ¡nada...!, para peor, la mayoría de las películas son ahora dobladas y seguimos adivinando los diálogos.

"A todo esto, me pregunto: ¿qué hacen nuestros legisladores, que tanto pregonan la no discriminación de los distintos, o será sólo de algunos distintos? ¿Y nuestra Defensoría del Pueblo?..."

Jubilación o retiro

Señor Director:

"El 16 del actual, el señor J. Morales Solá publicó el artículo "Novedades desde Washington". Tengo un alto concepto del citado periodista, en lo que se refiere a análisis político, pero en temas que no se encuadran estrictamente en la política incurre en inexactitudes que contribuyen a confundir a la opinión pública. El señor Morales Solá dice en un párrafo del artículo: "Las mutaciones a los regímenes especiales (jubilaciones de privilegio, en la jerga popular) no van a provocar más que el quejido hondo y sin remedio de los muchos privilegiados como funcionarios, legisladores, diplomáticos y militares" (sic).

"Estas reflexiones no deben tomarse como un quejido hondo, sino el deseo de poner en conocimiento de la gente cuál es la realidad.

"En la carta de lectores del 17/1 las autoridades del Centro de Oficiales de las Fuerzas Armadas, con argumentos valederos, establecen que los militares no se jubilan sino que se retiran, lo que significa que por integrar las reservas de las Fuerzas Armadas pueden ser convocados al servicio activo cuando se los necesite. Por eso no están comprendidos en la jubilación ordinaria ni de "privilegio", como la califica a esta última la jerga popular.

"Es evidente que las remuneraciones de las Fuerzas Armadas han quedado drásticamente deprimidas con respecto a las de los tres poderes; por ende, sucede lo mismo comparando los retiros con las jubilaciones.

"El personal retirado o sus pensionistas deben seguir aportando el 11% del haber hasta el día de su muerte, aunque no tengan un beneficiario posterior. Por ser el único régimen que sigue aportando una vez dejada la actividad, ¿será éste un privilegio?

"Para dejar en claro la situación del personal retirado de las Fuerzas Armadas creo necesario: "1º) Comparar el haber de los oficiales retirados de mayor jerarquía, (al que están ligados los haberes de las jerarquías inferiores) con las jubilaciones de los funcionarios administrativos, a igualdad de años de servicio, designados por el Sinapa. Comparar con las jubilaciones de los poderes Ejecutivo, Judicial y Legislativo resulta irrisorio.

"2º) Averiguar en el archivo del Congreso de la Nación, durante los gobiernos de Alvear e Yrigoyen, de los que nadie dudará de sus raíces legales y democráticas, los haberes de esa época, y como consecuencia las jubilaciones o retiros según corresponda, de los poderes Ejecutivo, Legislativo, Judicial, concejales, intendentes, etcétera y Fuerzas Armadas y efectuar su comparación con la actualidad."

Ultima esperanza

Señor Director:

"Acudo a La Nación como última esperanza. Tengo 86 años y soy viuda hace siete. A los dos meses de la muerte de mi esposo comencé a cobrar la pensión y al mismo tiempo gestioné el cobro de los Bocon previsionales, propiedad de mi marido, para lo cual me exigieron que realizara un trámite de sucesión. Me pregunto con qué dinero realizaría dicho trámite, si estoy viviendo gracias a la ayuda de gente amiga.

"Concurrí a la Anses muchas veces y en la última ocasión me dijeron que no hacía falta la sucesión y que debía esperar la llegada de una carta notificándome para poder cobrar; de esto hace ya dos años, pero nunca llega. Por mi edad no puedo esperar más, necesito comprar remedios y además es dinero que me pertenece."

Patética insensibilidad

Señor Director:

"Desde que comenzó la intervención en el PAMI cambiaron ciertas cosas. Se acabaron el mesianismo, los disparates de Alderete y su indiferencia por los jubilados.

"Creo que comenzó una nueva etapa que terminó con la era Alderete.

"Esta nueva gestión está signada por la transparencia y la voluntad de cambio. Creo que hay que darles una oportunidad a los interventores que en ningún momento cayeron en la bajeza de los agravios personales y demostraron que la Justicia es el único camino.

"Por el contrario, Alderete agravia constantemente desde Punta del Este, donde descansa cómodamente, sin preocuparse por los millones de jubilados que ha dejado sin medicamentos, sin cobertura médica.

"Es tan patética su insensibilidad como su ironía."

Responde el juez

Señor Director:

"Con motivo de los comentarios vertidos por el doctor Julio Carlos Lascano, y que son reproducidos por La Nación ("La aduana paralela que no fue", sección quinta, página 4, del 18-1), deseo expresar lo que sigue.

"La referencia a mi condición de juez nacional se torna obligada, en tanto y en cuanto el doctor Lascano, al comentar y destacar la actuación de los jueces doctores Schlegel y Pellet Lastra _integrantes del Tribunal Oral Penal Económico Nº 1_, con motivo del reciente pronunciamiento absolutorio de culpa y cargo del ex administrador Nacional de Aduanas licenciado Gustavo Parino, no ha hecho otra cosa que reivindicar uno de los pronunciamientos judiciales más bochornosos de los que se tenga memoria en los cuarenta años de historia del fuero en lo Penal Económico de la Capital Federal, pronunciamiento que _no se dude_ desatará uno de los mayores escándalos judiciales de cara al comienzo del presente milenio.

"Este magistrado no desconoce que ningún funcionario, siquiera los jueces (no importa el grado que ellos tengan), está exento de la crítica. También la crítica, pilar de nuestro sistema republicano, encuentra su acabada significación en la plena e irrestricta libertad de expresión y de opinión, a lo que todos, sin excepción alguna, tenemos un natural derecho. Empero, la crítica _aun exacerbada_ no da derecho a propalar agravios torpes y gratuitos.

"Sobre todo cuando esos agravios se sustentan en el elogio a una decisión judicial severamente cuestionada, en tiempo presente, por el andarivel jurisdiccional correspondiente y donde además la excelentísima Cámara Nacional de Casación Penal, constituida en tribunal plenario, no descarta la alternativa de que la actuación de los doctores Schlegel y Pellet Lastra, en el caso comentado, pueda suscitar la competencia del Consejo de la Magistratura (cfr. resolución Nº 404 bis/99 del 21/12/99).

"La opinión del doctor Lascano será tomada _seguramente_ con total beneplácito por las usinas específicamente interesadas en lograr mi exclusión como juez nacional.

"Además, la opinión del doctor Lascano se contradice frontalmente con las contundentes aseveraciones del Tribunal de Alzada al momento de haberse confirmado el procesamiento de Parino.

"También esa contradicción se observa a poco de reparar en las contundentes y coincidentes conclusiones de distintas instituciones del Poder Ejecutivo Nacional y del Parlamento argentino, que inspeccionaron la gestión Parino en la Aduana y que llegaron a escalofriantes conclusiones respecto del alto grado de vulnerabilidad en los controles implementados y _además_ un virtual estado de descalabro que el mencionado ex administrador dejó en el servicio aduanero luego de concluida su gestión.

"También estimo saludable recordarle a ese mismo detractor que el juez al que pretende denostar es el mismo que demostró una inclaudicable vocación de servicio a la hora de combatir, desde el legítimo ejercicio de la jurisdicción, la corrupción estructural en la incorregible Aduana argentina.

"Ello, mal que le pese a la Aduana vaciadora y fraudulenta de Delconte (c. 1928, J. 7, S. 13, sentencia del 7/7/98) o mal que le pese _también_ a la Aduana desquiciada e ineficiente de Parino (Cámara Penal Económico, sala A, del 31/12/96, c. 37 465, Fº 138, o. 15.282).

"O, también, mal que le pese _por qué no_ a los sectores bien identificados de la dirigencia política y de la economía que expresaron públicamente su desagrado frente a decisiones judiciales dictadas por el suscripto, las que _no se dude_ afectaron sensiblemente esos específicos intereses, sectores desde donde _a partir de su indisimulable capacidad de lobby_ me he visto atrapado en la resultante de una manifiesta negociación política, al ponerse en marcha un cuestionamiento institucional, sobre la exclusiva base de las cambiantes vicisitudes propia de las conveniencias partidarias en un momento determinado.

"También estimo impostergable recordarle a ese mismo detractor que, habiendo dado una muestra incontrastable de independencia de criterio y de la garantía más absoluta en punto a una aplicación igualitaria de la ley, no me ha temblado el pulso a la hora de llevar al procesamiento _por presunto contrabando_ a poderosos empresarios, con reconocida capacidad de manifestación y de lobby, vinculados _a su vez_ con los factores de poder de turno."

Agradecimiento

Señor Director:

"Deseamos agradecer y felicitar a un organismo público, el Hospital de Agudos Dr. Luis Güemes, ubicado en la localidad de Haedo, Pcia. de Buenos Aires, en el cual nuestro padre Santiago María Brennan (Jimmy), de 76 años, fue operado de urgencia de un tumor de colon el 18 de diciembre de 1999. Luego de 21 días de agonía, tras llevarlo a nuestra casa, falleció.

"Agradecemos al director Dr. Osvaldo Tocchini, al Dr. Carlos Ayon Dejo, al Dr. Juan Tedesco, al Dr. José Elvio Horta, al Dr. Rodolfo Siccardi y a todos los médicos que con una gran calidad humana han ayudado a papá y a nosotras a afrontar tan tristes momentos.

"También queremos mencionar a enfermeras/os, en especial a la señorita Susana Vargas, a los camilleros, a asistentes de piso, quienes nos atendieron con tanto cariño, vocación y profesionalismo.

"Una vez más le agradecemos a todo el personal de este lugar público, donde nunca nos faltaron atención personalizada, equipamiento, materiales descartables, buen ánimo y excelentes profesionales que llevaron a papá a tener sus últimos días con una mejor calidad de vida.

"Nuestro agradecimiento desde estas palabras y seguro papá les agradece desde el cielo..."

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.