Cartas de lectores

Estos son los títulos de las cartas publicadas hoy por La Nación : Salud de políticos. ¿Oposición? Labardén sigue luchando. Sugerencias. La ley del libro. Chile y la Argentina. ¿Por qué fallan?
(0)
25 de octubre de 2000  

Señor Director:

"Me lleva a escribir esta carta el artículo del 8 del actual ("La salud de un político") de Valeria Shapira, donde dice que todavía se discute si la enfermedad de quienes ocupan cargos políticos debe convertirse en un asunto público, donde se podría especular un poco sobre este tema.

"Es un principio ético y legal que la relación médico-paciente es un hecho confidencial que incluye también a los médicos de los presidentes, integrantes de la Corte Suprema y demás funcionarios, el médico del presidente comúnmente es elegido por conexiones políticas y toma sus decisiones junto con un grupo de asesores.

"Sin embargo en los últimos años muchos casos tuvieron difusión pública, la enfermedad padecida por Kennedy (trastornos en la suprarrenal), mientras tanto Ronald Reagan padeció un cáncer de colon conociéndose su dolencia sólo en el segundo período de su presidencia, Eisenhower afectado por infarto de miocardio cumplió su segundo mandato perfectamente bien, sobreviviendo ocho años más.

"Actualmente, según el artículo referido por Shapira, se comenta que el presidente Chirac puede padecer un cáncer de laringe lo importante es que el médico pueda evaluar si el futuro candidato puede cumplir su mandato, ya que él vela por el cuidado y bienestar de su pueblo y, además, el ciudadano tampoco ignora que su identidad y su bienestar se hallan en función de una buena gobernabilidad, temiendo que quienes lo representan padezcan una discapacidad física o mental, siendo la discapacidad una decisión médica y no política.

"Quizás en un futuro exista un comité para evaluar a los candidatos, solicitando a los mismos exámenes como el HIV al futuro presidente de la nación, ya que este último es comandante en jefe de las fuerzas armadas, y se utilizarían nuevos tests para detectar enfermedades como el Alzheimer, tumor de colon, mama (mujeres), etcétera.

"En definitiva, se debe respetar la privacidad médica, debiendo el médico del presidente manejar en forma sutil y hábil la información, haciendo un balance de la misma, por lo cual lo coloca en una posición difícil."

¿Oposición?

Señor Director:

"Los legisladores se oponen a la disminución de los gastos programados para el presupuesto 2001. Siendo que los contribuyentes son quienes deberán solventarlos, como también a las remuneraciones de ellos, sin encontrar reciprocidad en la atención de que los recursos son siempre escasos."

Labardén sigue luchando

Señor Director:

"Por su intermedio queremos dirigirnos a los señores senadores y diputados de la provincia de Buenos Aires para expresarle nuestro desánimo, impotencia y sorpresa ante la información suministrada por el administrador de Vialidad, ingeniero Rego, por la cual nuestra obra depende de una nueva promesa.

"Estábamos esperando la aprobación del presupuesto analítico. Quisimos creer en muchos de ustedes, pensábamos que esta vez el Poder Legislativo, como contralor del Ejecutivo y en apoyo y defensa de los intereses legítimos de los ciudadanos, iba a dar un claro ejemplo de que algo empezaba a cambiar.

"Hoy, la decepción es total. Parece que los pedidos de informes de los que nunca se supo la respuesta; promesas de gestionar entrevistas con el ministro de Economía y Obras Públicas, compromiso asumido por algunos de ustedes, que nunca se concretó; todo esto fue absorbido por el código de silencio que creemos existe entre ustedes.

"Todo ha quedado en nada, lo más grave es que el Poder Ejecutivo ha hecho desaparecer la ilusión de trabajo futuro y dignidad de una pequeña población del interior bonaerense sin que ustedes hayan sido protagonistas principales para revertir esta situación.

"Señores legisladores. A algunos de ustedes los conocemos personalmente y otros son vecinos de nuestro lugar. Somos conscientes de no tener influencia en sus intereses políticos personales, por eso lo único que les solicitamos es que en las campañas electorales próximas nos respeten y no se hagan presentes, como en otras oportunidades, con discursos encendidos y promesas fáciles, que parecen creíbles para la inocencia pueblerina, que es mayoría en nuestras pequeñas comunidades.

"El poder y el éxito son efímeros y enceguecen al ser humano. Realmente ustedes nos han defraudado, pero Labardén seguirá luchando por su destino y estamos convencidos de que hay un ser superior que en la vida equilibra las actitudes y las acciones."

Sugerencias

Señor Director:

"Charlando entre amigos, concluimos en que nuestro país se encuentra en una grave emergencia política y, concordando con el señor D. Marx, entendemos que si reconocemos estar en un pozo al menos debemos dejar de cavar.

"Es bueno informales esto al doctor Alfonsín y al licenciado Alvarez; en cuanto al Presidente, le sugerimos que empiece cuanto antes con el "bacheo", pues, si no, nos hundiremos todos."

La ley del libro

Señor Director:

"Respecto del "impúdico bostezo de nuestros diputados" a que se refiere Marcos Aguinis en su excelente artículo publicado en La Nación el 23/9 con referencia al atraso de la Cámara de Diputados en tratar el proyecto de ley del libro (aprobado por el Senado hace casi un año), creemos que no constituye sino una expresión más de algo que se viene prolongando desde hace mucho tiempo: la presencia de una política cultural gubernamental ausente de convicciones y de objetivos claros y de medio y largo plazo; lograda a golpes de medidas exitistas (generalmente vinculadas con el mundo del espectáculo, que de por sí debería regirse sólo por las leyes del mercado, salvo el caso del teatro, económicamente deficitario pero socialmente valioso) y en discursos retóricos que no alcanzan a disimular, por ejemplo, el desmedro en que se encuentran los recursos genuinos en que se apoya el excelente (en potencia) sistema de organismos autónomos de financiamiento público de la cultura, recortados silenciosamente, año tras año, como consecuencia de reglas de juego incluidas en la ley de presupuesto nacional.

"El caso de "la ley del libro" es un ejemplo de lo que denunciamos. Tenemos una ley de "promoción, producción, comercialización y difusión de libro argentino", aprobada en 1973, buena para su época, que incluía medidas destinadas a promover, económica y fiscalmente: a) el ejercicio profesional y la protección de los derechos de los autores argentinos; b) la actividad de las empresas editoras en relación con la edición de libros argentinos; c) la actividad de las empresas gráficas argentinas vinculada con la impresión y encuadernación de libros, y d) las etapas de comercialización, distribución, circulación, difusión y exportación de libros argentinos. Nunca se reglamentó. Nunca se aplicó en plenitud por gobierno alguno. Faltó convicción política.

"La sanción de una nueva ley del libro, después de tantas frustraciones, como vemos, no será suficiente. Se necesitará, además, una esclarecida visión en el más alto nivel de gobierno sobre la relevancia política y cultural de esa dinámica industria del conocimiento, tanto en su formato tradicional como en su nueva dimensión ciberespacial."

Chile y la Argentina

Señor Director:

"A boca de jarro, de modo inesperado, me encuentro con Fernando de la Rúa y Ricardo Lagos. Ambos mandatarios caminan, por el Paseo Ahumada, a la casa de Gobierno de Chile. Al andar saludan y son saludados, y los gritos "¡vivan Chile y la Argentina!" rubrican la gira. Se comenta con regocijo la posibilidad de patrocinar conjuntamente el Mundial de Fútbol del 2010.

"Los canales retransmiten la entrevista argentina a Cecilia Bolocco. Ahora novia, según oigo y leo, de Carlos Saúl.

"La prensa maquilla la fotografía de la espectacular ex novia de Macri, ahora en un idilio con el "Indio" Zamorano.

"Tiempo atrás, el "El Matador" Salas, por el Monumental de River, origina el cántico "Chileno, chileno".

"Hoy, el argentino Lobos entrena a nuestra primera raqueta: el "Chino" Ríos.

"Los ejemplos citados dan la pauta para pronosticar que estamos en buenos pasos para la supresión de esa deplorable desconfianza mutua que separara a ambas repúblicas. A pesar de pequeñeces y perfidias, de nuestras mediocres economías, de nuestros traumas democráticos, seguimos siendo hermanos y como hermanos hemos discrepado. Sin embargo, ante todo nos unimos, porque sabemos que sólo en armonía seremos más y mejores. Los datos a que aludo son síntomas esperanzadores.

¿Por qué fallan?

Señor Director:

"¿Por qué fallan los presidentes radicales? No terminaron sus mandatos Yrigoyen, Frondizi, Illia y Alfonsín. La explicación podría ser que hacen de la política una carrera como la militar. Comienzan desarrollando su liderazgo en las agrupaciones estudiantiles. Luego vienen los ascensos: consejero vecinal, diputado provincial, diputado nacional, senador, gobernador, presidente. ¿Y ahora qué?

"Los políticos radicales consagran todo su tiempo a la política y cuando deben remitirse a los problemas económicos, laborales, sociales, educativos, etcétera, apelan a redondas frases de discursos políticos. Con expresiones bienintencionadas sobre materias que estudiaron sólo para pasar el examen. Son como un médico que se dedicó a la traumatología pero para especializarse solamente en el dedo meñique. Finalmente, alguno llega a la presidencia. ¿Y ahora qué? Con el dedo meñique no alcanza."

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.