Cartas de lectores

Estos son los títulos de las cartas publicadas hoy por La Nación : El 6 de septiembre. Intenta confundir. Saber e imaginar. Apoya y agradece. Ladrón a bordo. Expo 2000. Reformas políticas. Di Tella y Malvinas. Recurso extraordinario.
(0)
26 de octubre de 2000  

Señor Director:

“En una carta de lectores aparecida el 22 del actual, el licenciado Mauricio Goyenechea no oculta su adhesión al nefasto golpe de Estado del 6 de septiembre de 1930, recostándose en el «linaje» de su principal protagonista (José Félix Uriburu) y, sobre todo, en el «consenso» que existió en buena parte de la sociedad argentina. Este último y pueril argumento ha sido usado muchas veces para justificar los igualmente nefastos golpes de Estado de 1966 y 1976, y tantas cosas por el estilo, como el ascenso de Hitler al poder, etcétera.

“Goyenechea habla como «nieto de un joven radical» y destaca que la «juventud universitaria integraba la apoteosis popular» que acompañó a Uriburu hasta la Casa Rosada. Fue así, con excepciones.

“Como hijo de un joven y aventajado estudiante de Medicina, quisiera acotar que mi padre, Ernesto Giudici, entonces presidente del Círculo Médico Argentino y dirigente de la Federación Universitaria de Buenos Aires, salió a la calle a repudiar el golpe y a denunciar el servilismo de las flamantes autoridades que Uriburu puso al frente de los claustros. Eso le valió ser expulsado de la Universidad, partir al exilio durante más de un año y escapar, así, de las garras de la tenebrosa Sección Especial creada bajo Uriburu y conducida por Leopoldo Lugones (hijo) que, como todos sabemos, además de su preclaro linaje tuvo el mérito histórico de agregar uno más al largo listado de inventos argentinos: la picana eléctrica.”

Alberto Giudici

agiudici@rcc.com.ar

Intenta confundir

Señor Director:

“Evidentemente el fallo del Tribunal N° 1 en lo Penal Económico de la Capital por el cual se absuelve de culpa y cargo a la empresa que presido Murchison SA Estibajes y Cargas I y C y a dos de sus funcionarios, por el en su momento muy publicitado caso de la Aduana paralela, no hace más que confirmar el mal desempeño del suspendido juez Guillermo Tiscornia.

“Utilizando un medio insólito para criticar aquella decisión, en su carta de lectores del 21 del actual, Guillermo Tiscornia, hoy con múltiples pedidos de juicio político, muestra una vez más su falta de respeto a las instituciones que en algún momento él integró, echando un manto de duda sobre la actuación de jueces y fiscales, manchando nuevamente sin razón aparente mi nombre e intentando confundir y aparecer como víctima ante la opinión pública.

“Hoy más que nunca se podría aplicar el tristemente célebre dicho «Miente, miente, que siempre algo queda».”

Guillermo T. Murchison

Av. Ramón Castillo y R. Obligado s/N°

Dársena F, Capital

Saber e imaginar

Señor Director:

“El ex vicepresidente Alvarez sabía cómo es la Argentina. Sabía sobre las históricas «coimas» y sobre los diputados «truchos». Sabía quién es quién. Quién es Corach, a quien él y la Alianza le posibilitaron su último ingreso en el Senado de la Nación.

“Sabía quién es De la Rúa y quiénes lo rodearían. Quiénes son Alfonsín, Nosiglia y también Santibañes, Flamarique y Machinea. Sabía sobre lo que se puede esperar aquí de la Justicia y sabía con los jueces con los que se encontraría. También sobre los pactos, acuerdos y componendas, entre los radicales y los justicialistas ñal asumir Menemñ, y ahora con la Alianza al asumir De la Rúa y él como vicepresidente.

“Sabía sobre los impuestos que paralizan y sobre la evasión, el déficit y demás. Sabía sobre el caos del tránsito, sobre los históricos baches en las calles, sobre la violencia en el fútbol, sobre la inseguridad, sobre la crisis de dirigentes y sobre el descreimiento de la gente en los políticos. También sabía que a los argentinos nos gusta Rodrigo, Maradona, el choripán, colarnos en todas las filas que podamos, el asadito y el fútbol.

“Sabía que convivimos, entre muchas otras, con la «mafia de los taxis». Sabía que dos veces los ministros de la Corte Suprema de Justicia se eligieron y reeligieron con su propio voto. En resumen, sabía todo y mucho más.

“Por lo tanto podía imaginar que nuevamente un ministro de la Corte, en este caso Julio Nazareno, se reeligiera con su propio voto. Que el Gobierno de la Ciudad, por intermedio de la policía, acaba de anunciar que va a montar un operativo, con sofisticadas cámaras de video, para «detener» la oferta y demanda de prostitución en las zonas «rojas», en lugar de desarrollar esa logística, frente a los colegios, para detener la venta de droga.

“Que Ruckauf está desesperado por ser presidente. También debía imaginar infinidad de cosas más. No comprendo entonces qué lo frustró, lo desengañó o lo enojó.

“Conociendo todo esto y con sus antecedentes, quizá nosotros debimos imaginar que era capaz de no tener en cuenta a quienes lo votaron para pelear desde el poder, renunciar «huyendo en desorden» a sólo diez meses de asumir como vicepresidente de la Nación, y «refugiarse» en el bar Varela Varelita.”

Alberto Montoreano

betomont@dynamo.com.ar

Apoya y agradece

Señor Director:

“Me dirijo a usted a fin de solidarizarme con su nota editorial publicada el 30 de septiembre último. Le aseguro que nuestro sector arrocero está atravesando una situación realmente crítica, de la cual se hizo referencia en vuestra sección Campo días pasados.

“Por el motivo antes mencionado es que apoyamos y agradecemos el esfuerzo periodístico que están realizando para evitar que el costo de los insumos agrícolas siga aumentando de forma irregular, ya que el sector productivo no puede afrontar estas subas.”

Martín R. Garaycoechea

Urquiza 816

Concordia (Entre Ríos)

Ladrón a bordo

Señor Director:

“Les escribo para comentarles que en los colectivos 152 y 93 abundan los carteristas. Suben de a 2, 3 o 4 y roban impunemente.

“Sugiero que se instale en los colectivos un sistema de botones, similar al del timbre, para que se enciendan luces o suene una alarma que indique que hay «ladrón a bordo» y que alerte a todos.”

José López

josej_lopez@hotmail.com

Expo 2000

Señor Director:

“El artículo de la señora Beatriz Sarlo, publicado por La Nación en la sección Cultura, es una muestra más de cómo se informa a los lectores sobre un acontecimiento que ha sido bien hecho, de manera que quede solamente la imagen de desaliento y pesimismo que ya abunda.

“Si bien nuestro país no cuenta con el respaldo económico de Suiza, España, Brasil, sí se contó con un grupo de jóvenes profesionales que dieron cita a acontecimientos culturales como Julio Bocca, Ariel Ramírez, la orquesta del Teatro Colón, exposiciones vitivinícolas, agrícolas, ganadera, deportivas que crearon gran interés y tuvieron mucho éxito.

“No pasó una semana sin un evento cultural o comercial.

“Lástima que antes de escribir su nota la señora Sarlo no se informó sobre lo que sí se hizo.

“La invito a que una vez terminada la Expo 2000, entreviste al puñado de personas que dejó, durante 5 meses, sus respectivos trabajos y profesiones para representar exitosamente a nuestro país, aunque aquí nadie lo sabe.”

Cristina OíFarrell de Gutiérrez Zaldívar

cristina@dynamo.com.ar

Reformas políticas

Señor Director:

“El ministro del Interior anunció que el Poder Ejecutivo presentará un proyecto de ley de diversas reformas políticas: financiación de los partidos políticos y elecciones internas abiertas.

“Después de leer en todos los medios la permanente crítica a la «clase política», escándalos, corrupción y gastos inmensurados que se reflejan en las inumerables cartas de lectores en La Nación me permito efectuar un resumen de las mismas y efectuar una petición al Poder Ejecutivo.

“1) Eliminar listas sábana; 2) eliminar el tercer senador; 3) disminuir drásticamente el número de diputados nacionales y provinciales así como de concejales y de toda autoridad electiva. Es evidente que será necesario una reforma Constitucional para estas reformas.

“Debe aumentarse drásticamente el número de habitantes por cargo electivo, para terminar con los «privilegios políticos», que hemos visto en las cámaras, miles de empleados, asesores y parientes, y el desmesurado costo, que calculado por diputado provincial, superó los $ 600.000 por cada uno, según lo publicado en La Nación y ejemplos absurdos de provincias que tienen un diputado cada 8000 habitantes o provincias como Córdoba que con igual población que Santa Fe tiene casi el doble de diputados (110 y 60).

“Podría escribir toda la página de La Nación con ejemplos, pero lo importante es que el Poder Ejecutivo cumpla con sus promesas electorales, honestidad y transparencia y efectúe como consecuencia una profunda reforma política.”

Federico G. Camauer

DNI 4.114.352

Di Tella y Malvinas

Señor Director:

“Después de escuchar la verdadera «catarata» de declaraciones del ex canciller Guido Di Tella desde las islas Malvinas, que por cierto contrasta con los largos silencios que caracterizaron su gestión, desearía aclarar dos ideas que surgen de sus dichos y que pueden conducir a malentendidos en la comprensión de la llamada cuestión Malvinas.

“Guido Di Tella nunca se preocupó por la soberanía de las islas Malvinas; no sólo porque no estaba dentro de su interés personal, sino porque no respondía a su estrategia de corto plazo que constaba, nada más y nada menos, en lograr gestos cariñosos de parte de los isleños abriéndoles la puerta al principio de autodeterminación.

“Cabe aclarar, por otra parte, que la reanudación de los vuelos a las islas Malvinas se dio como consecuencia del arresto domiciliario del ex dictador Augusto Pinochet en Londres y como resultado de las negociaciones entre los gobiernos de la Argentina y Gran Bretaña, en las que no tuvieron participación los isleños.

“La seducción, los ositos Winnie the Pooh y las tarjetas de Navidad no constituyen una política de Estado. La verdadera política de Estado está explícita y taxativamente establecida en nuestra Constitución Nacional. El gobierno argentino no debe otorgarle legitimidad al gobierno de las islas, como pretende el ex canciller, porque éstas son territorio argentino.

“Ignoro qué motivará al señor Di Tella a embarcarse en lo que parecería ser una «cruzada» en favor de los isleños. Espero que sólo sea movido por su ansia de figuración política. El tema de la soberanía y su discusión es una cuestión central de la política exterior argentina y, por lo tanto, cualquier actitud, señal o malentendido puede obrar en contra de los intereses argentinos en la tarea de reafirmar con seriedad y responsabilidad los derechos sobre las islas Malvinas.”

Juan Pablo Lohle

Abogado y profesor universitario

San Martín 991, Capital

Recurso extraordinario

Señor Director:

“Desafío a los numerosos lectores que han escrito a La Nación contando sus vicisitudes en la Anses a que narren un episodio que supere el que sigue:

“Después de haber aportado como autónomo más del mínimo obligatorio durante más de 40 años y durante más de 20 como funcionario, logré que me fuera concedido el beneficio 15-0-8036843-0-5, cuyo monto resultó ser el mínimo de $ 150 más 15 de salario familiar para mantener a mi señora, menos $ 4,50 en concepto de aporte para... no sé.

“Nuevos trámites dieron por resultado que en el expediente 024-20-04716517-3-001-1 se resolviera con fecha 31-8-2000: 1º) reajustar mi beneficio en $ 416,69 más, esto es, llevarlo a un total 581,69 menos descuentos; y 2º) reconocerme un retroactivo de $ 7.774,46.

“Dicha resolución fue consentida por mí y se encuentra firme.

“El 15-9 cobré en el Mercobank casa central, caja 2, después de un descuento de $ 500,74, la suma de $ 7934,96 en concepto de pago del retroactivo fijado y de mi jubilación reajustada correspondiente a agosto de 2000. Pensé: ºArgentina año verde! Fue un pensamiento equivocado porque cuando el 13 de este mes fui al Mercobank a cobrar mi nueva jubilación correspondiente a septiembre de 2000, volví a percibir la mínima de $ 150 + 15 -4,50, esto es, mis acostumbrados 160,50 pesos.

“Pensé: ºjubilación argentina: odisea del año 2000!

“Escribo a Carta de lectores, en lo que constituye una especie de recurso extraordinario, para que la Anses tome público conocimiento de esta injusticia y la repare.”

Walter E. von Rentzell

Florida 833, Capital

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.