Cartas de los lectores

Parlasur; Botón; Los jueces; Laicos; Lucha antisubversiva; Magistratura; Llegar a Ezeiza; Feriado por Güemes; Planeta Messi
(0)
23 de junio de 2016  

La corrupción

Parlasur

Vi una parte de la sesión del Parlasur en la que se planteó la expulsión de José López. Quiero expresar mi vergüenza como argentino por el resultado de la votación y por los dichos de algunos parlamentarios, en especial los del señor Agustín Rossi, a la vez que pedir disculpas a los parlamentarios de otros países por el nivel de algunos de nuestros representantes.

Jorge E. Tettamanti

jorgetei32@gmail.com

Botón

Mientras existan empresarios como el señor Héctor Méndez, que ocultó la verdad para no ser tildado de "botón", la corrupción seguirá gozando de excelente salud.

Eduardo P. Ayerra

DNI 8.254.636

Los jueces

En 2005 formulé una denuncia penal (causa Nº 17.735/2005) en razón de que el entonces ministro de Economía, Roberto Lavagna, había expresado ante los medios que en el ámbito de las obras públicas licitadas por el presidente Néstor Kirchner y el ministro Julio De Vido se percibían importantes "sobreprecios" y una evidente "cartelización". El juez federal Oyarbide debió citar a Lavagna y recibirle declaración para que precisara detalles y autorías de esa repugnante corrupción. Sin embargo, rápidamente la causa fue archivada. Me pregunto cuánto nos hubiéramos ahorrado los argentinos de haberse investigado debidamente esa denuncia penal. Es hora de poner bajo la lupa la labor de los jueces.

Denis Pitté Fletcher

DNI 13.770.195

Laicos

No hay palabras para calificar lo hecho por este individuo López y lo ocurrido en el monasterio de General Rodríguez. No se entiende y merece una explicación el porqué de que esa casa estuviera a cargo de dos monjas casi centenarias, solas. Por mis tareas apostólicas, estuve en varios monasterios y casas de retiro donde en todas había religiosas y religiosos, apoyados por laicos. Cabe la pregunta: ¿por qué en ese lugar no? ¿Cuál es la razón? Es cierto que hay algunos miembros jerárquicos de la Iglesia y sacerdotes que no terminan de convencerse de que los laicos somos Iglesia y de que tenemos una misión que cumplir en ella, pero es de esperar que lo ocurrido sirva de lección.

Alejandro Remigio Tomé

DNI 5.598.711

Lucha antisubversiva

Desde hace largos años cientos de oficiales superiores, oficiales subalternos, suboficiales y personal de tropa de las Fuerzas Armadas, de seguridad y del Servicio Penitenciario Federal y provinciales están encarcelados. Algunos cientos de ellos murieron en prisión. A todos ellos se les ha imputado, por el solo hecho de haber pertenecido a un "aparato organizado de poder", que "debían saber" qué hacían los mandos superiores y qué ejecutaban los subalternos. "Debían saber" qué hacían sus camaradas de armas en el curso de la guerra antisubversiva que se desarrolló entre 1973 y 1984 y se caracterizó, como se afirmó en numerosas sentencias judiciales, por el secreto de las operaciones y en la delegación de las decisiones. Repugna entonces a la lógica sostener, como desenfadada y descaradamente lo hacen encumbrados funcionarios de la ex administración kirchnerista, el desconocimiento de lo que hacían sus superiores y sus subordinados, porque unos y otros integraron el "aparato organizado de poder" que conforma el gobierno de la nación, el que ejerciéndose democráticamente debe transparentar sus acciones exponiéndolas al conocimiento de los gobernados. Tal negativa es propia de cobardes y reclama que jueces probos la desvirtúen, pronto y firmemente.

Dr. Norberto Giletta

ngiletta@gilettayasociados.com.ar

Magistratura

El periodista Hugo Alconada Mon, en su artículo de anteayer, plantea un interrogante que debe inquietar a los argentinos. Luego de exponer su tesis consistente en que López es una muestra de un sistema que rige desde hace muchos años en la política argentina, describe cómo nuestra sociedad permite las deficiencias de los organismos de control de los fondos destinados a la política, entre ellos la Justicia. Considero que la ley del arrepentido y otras medidas son necesarias, pero no solucionarán el problema de fondo. Debemos encarar con seriedad y sin intenciones políticas la reforma del organismo que selecciona nuestros jueces, el Consejo de la Magistratura. Muchos de nuestros jueces federales, hoy tan cuestionados, salieron de allí. Otros pudieron ser acusados para conseguir su remoción y, sin embargo, gozaron de la protección que les dio el Consejo gracias a su composición desequilibrada, donde primó la negociación partidaria por sobre la necesidad de tener una Justicia independiente.

Se requiere un Consejo integrado por la Corte Suprema de Justicia como cabeza del Poder Judicial y que instaure el equilibrio entre los estamentos profesionales políticos a fin de asegurar que cumpla una función eminentemente técnica en la selección de los mejores para ocupar cargos en la Justicia.

Enrique V. del Carril

DNI 7.593.338

Llegar a Ezeiza

Creo que todos los ciudadanos tenemos la obligación de señalar situaciones desagradables que se producen a diario en muchas dependencias que deben ser corregidas. Ezeiza es un ejemplo tangible. En repetidas oportunidades se produce un shock en el viajero que arriba proveniente de otros países, en donde los trámites aduaneros y de todo tipo son ágiles y transcurren civilizadamente. En Ezeiza es la ley de la selva, y parece ir empeorando día tras día. ¿Llegan las valijas? Sí, pero ocurre que no hay carritos para cargarlas, y si uno pregunta dónde están la respuesta es conocida: "Ya los van a traer". Así, se forman tres colas en un espacio reducido. La primera es alrededor de la cinta transportadora. La segunda, para esperar los carritos, y la tercera, para pasar las valijas por el escáner (siempre y cuando las ruedas del carrito estén en condiciones).

Pregunto: ¿se ha reparado en que muchos de los que arriban son personas mayores? Tienen que sacar su equipaje de la cinta, ponerlo en su carrito y encaminarse hacia el escáner, volver a cargar las valijas para pasarlas por el controlador... y otra vez después del control aduanero. ¿No es posible disponer de una línea preferencial para personas mayores, que puedan ser asistidas por alguna de las personas que hoy se andan ofreciendo alrededor de las cintas en busca de algún beneficio? ¿O que se vuelva a aquello de "nada que declarar" o por lo menos la alternancia del botón rojo y el botón verde? ¿No se puede poner un vallado para que cuando uno salga de este trámite tenga un camino allanado y no deba estar esquivando a los remiseros oficiales y de los "otros"? Así se hace en todos los países del primer mundo. Creo que las personas mayores, mujeres con niños o embarazadas, deberían contar -ya que es obligatorio el paso por el escáner- con una mínima ayuda en este trámite al llegar al aeropuerto principal de nuestro país. Días atrás contemplé atónita cómo a una mujer embarazada no le permitían llegar hasta donde el "responsable" encargado de traer los carritos desde el exterior, y se debatía en medio de empujones propios de las barras bravas.

Y además ¿se han preguntado las autoridades cuánto hace que no se modifican los topes para las compras en el exterior, tanto en los países vecinos como en los que no lo son? ¿Para qué se hace el formulario de declaración si después resulta que no lo requieren?

Beatriz Nilda Cenci

DNI 6.268.195

Feriado por Güemes

El feriado del viernes 17 en homenaje a Güemes, uno de nuestros patriotas, sólo sirvió para hacernos más pobres, porque fue un día menos de trabajo en las industrias, de trámites y gestión en la administración pública con menos exportaciones e importaciones, sin bancos para la actividad comercial y otros perjuicios económicos. También fue un día menos de estudio para los colegios primarios y secundarios y las universidades. Eso sí: sirvió para el show que hizo el gobernador de Salta. Disfrazado de gaucho y a caballo, participó de un desfile "patriótico", y para que el presidente Macri pronunciara un lamentable discurso. La mayoría de la población hizo muchas cosas menos homenajear a Güemes. Los porteños fueron a timbear a Mar del Plata. Pero hubo otro efecto secundario. El martes 21, como consecuencia de un feriado tan largo, los mercados de alimentos estaban desabastecidos por la escasez de mercadería y aumentó el precio de la papa, la cebolla, la berenjena, la manzana, la banana, la pera, la lechuga y otros productos. Los políticos deben convencerse de que la demagogia barata no da buenos réditos. Y pensar que yo te voté.

Edgardo Silveti

CI 6.873.019

Planeta Messi

No perdamos nuestra capacidad de asombro, pase lo que pase en la final de la Copa América. Ningún resultado nos puede quitar este regalo de Dios, un fenómeno futbolístico como Lionel Messi, jugador desequilibrante que enriquece los ojos de propios y extraños con jugadas y definiciones de otro planeta. Ejemplo como persona de bien, nos demuestra que se puede ser grande pero humilde. No sabe lo que es el egoísmo, lo demuestra la forma en que les cede hacer goles a sus compañeros, pudiendo definir él.

En nombre de todos los que siempre confiamos en este estupendo jugador de fútbol le decimos gracias por ser argentino. Messi mantuvo la grandeza de no marearse nunca, ni con el dinero, ni con la fama, ni con el poder, y de esto sabemos mucho los que vivimos en este hermoso país. Alguna vez Jim Rohn, empresario norteamericano, autor y orador motivacional, afirmó: "La mejor recompensa de convertirnos en millonarios no es el dinero que ganás; es la clase de persona en la que tenés que convertirte para llegar a serlo".

Humberto Charo Amerise

charitoamerise@hotmail.com

En la Red

Selección argentina de fútbol

Facebook

"Vamos por más. Felicitaciones a todos"

Raquel Mamolite

"Llegaron a la final jugando con nadie"

Nicolás M. Mosti

"Jugaron muy bien. Hermoso partido"

Roberto Sartori

"Los equipos que enfrentamos no patean al arco ni saben marcar. Ojalá se gane, pero el nivel de esta copa es lamentable"

Daniel Blass

"¡Bien Pipita! ¡Se despertó el gigante dormido!"

Patricia Narr

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a:

cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

Buenos Aires, Argentina

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.