Cartas de los lectores

Castigo; Subsidio inadmisible; Gran cuñado; Justicia federal; Plan de viviendas; Héroes reconocidos; Publicidades;
(0)
21 de julio de 2016  

Castigo

Enterarnos de bolsos llenos de dólares que vuelan sobre el muro de un convento, que una cocinera, chofer, jardinero o secretario tienen propiedades y automóviles por cifras millonarias; que numerosos funcionarios se han enriquecido de manera enfermiza, produce una desagradable mezcla de sensaciones. Asco, indignación, impotencia y hasta incredulidad son sólo algunas. Me pregunto: ¿ningún miembro del Poder Judicial supo lo que pasaba? ¿Tendrán castigo los que cometieron el delito de enriquecerse con fondos públicos mal habidos? ¿O, como en el caso de la explosión en Río Tercero y tantos otros aberrantes casos, pasarán los años sin sanción alguna?

Si no castigamos a los ladrones del pasado, jamás tendremos un futuro digno.

Oscar Bravo

DNI 4.366.129

Subsidio inadmisible

Hay cosas que definitivamente no se entienden. Por un lado, el Presidente hace un emotivo llamado a la austeridad, que se comprenda el momento complicado que vive el país, al afirmar hasta el cansancio que la factura de la herencia K será muy cara. Dan ganas de bancarlo. Sin embargo, cuando uno se entera de que la administración Macri dará, contra todo pronóstico, 2500 millones de pesos a la AFA, la verdad es que no hay banca, bolsillo ni comprensión que lo resista. Esto no es un tema ideológico, sino simplemente sentido común. ¿Cómo pedirle a la gente que se apriete el cinturón cuando vemos que una actividad privada y comercial (muy rentable en cualquier parte del mundo, excepto acá) se subsidiará en perjuicio de una deuda social enorme? No importa quién la dejó o de cuándo viene, lo que importa es que hay que pagarla. Eso decían en la campaña.

La excusa sería que si no le dan plata a la AFA no habrá fútbol. Si la idea es que al pueblo hay que darle "pan y circo", entonces hay una justificación para entregar la plata; pero si en cambio hay que dejar de repetir errores del pasado, entonces no hay argumento que sustente semejante despropósito. Si el fútbol no puede sobrevivir con recursos propios, entonces no puede sobrevivir. Es ridículo pensar que el Estado tenga que subsidiar una actividad donde, a la luz de los antecedentes, la plata fue mal administrada. En cuestiones como éstas es cuando la gente debe reaccionar con firmeza y con coraje hasta lograr que esta mala idea quede en la nada. Si no se hace nada, después no hay de qué quejarse pues se podrá asumir que hubo una aceptación tácita a una mala idea.

Roberto Poblete Montenegro

DNI 93.906.103

Gran cuñado

Frente al televisor, haciendo zapping, me encontré con Showmatch, en el segmento de Gran cuñado. Con estupor y vergüenza ajena sentí casi un déjà vu al ver la imitación que realizan del presidente Macri. Más allá de estar o no de acuerdo con su gestión, recordé con sabor amargo la burla cruel y grotesca hacia el entonces presidente De la Rúa, que fue parte del puntapié inicial a un camino de ida en la desestabilización de las instituciones y la democracia.

Señores? la investidura presidencial, el respeto hacia el voto soberano y sobre todo hacia las personas son inherentes al desenvolvimiento de una sociedad en paz, sin rendir pleitesía ni obsecuencia, pero sí con la cortesía y la consideración que el cargo otorga. O hay que pensar mal y parafraseando a Marcos Aguinis, en Un país de novela, ¿algunos no aceptan la realidad descubierta?

María Teresa Carnibella

arqmariacarnibella@gmail.com

Justicia federal

Hace un cuarto de siglo que señalamos la notable habilidad de los jueces federales para cerrar filas detrás del poder de turno; incluida en algunos casos, la propia Corte Suprema. Pasan los años y los jueces, pero los problemas son los mismos. La ecuación siempre arroja el mismo resultado se trate de Galeano, Liporace, Cavallo o Rafecas, Casanello, Bonadio u Oyarbide. La justicia federal nació con la reforma constitucional de 1860 luego de la secesión de Buenos Aires de la Confederación con el objeto de salvar a funcionarios de entonces de potenciales revanchas. Desde allí y aún hoy cumple con ese cometido genético cajoneando los expedientes de quienes ejercen o detentan el poder hasta tanto abandonan sus cargos o, lo pierdan por el disfavor popular o de otros grupos. Es recién entonces cuando toman el toro por las astas y comienzan a imprimirle velocidad, a veces inusitada, a causas que dormían el sueño de los justos.

Hace pocos días el Consejo de la Magistratura ordenó una auditoría a la justicia federal penal y determinó que sea realizada por su propio cuerpo de auditores. A simple vista, la realidad indica que será casi imposible disipar las dudas, o mejor dicho probar las certezas que los argentinos tenemos sobre "los federales". El cuerpo cuenta con solo seis auditores y escaso personal, lo que conlleva a que el anhelado análisis de 20 años de desmanejo judicial sea solo una quimera de cumplimiento imposible, por falta de recursos. Es necesario abrir los ojos de la sociedad, para que sepa y conozca esta situación, en orden a que ha quedado esperanzada en que por fin podrá correrse el velo y quedarán al descubierto los motivos por los cuales nunca se ha llegado a nada, o muy tarde o, con enormes dudas a dirimirse temas cruciales como la voladura de la AMIA, el enriquecimiento ilícito de funcionarios, la muerte de José Luis Cabezas, la extrema laxitud de la situación de Boudou, el lavado de dinero o el narcotráfico. Con la realidad de quienes y como se llevará a cabo la auditoría, es casi imposible que el negro sobre blanco que exigen los argentinos en materia de justicia pueda ser alcanzado.

Si se pretende seriamente analizar el comportamiento de estos jueces se hace imprescindible contar con la decisión política de los propios magistrados y de sus protegidos "los políticos", y proceder a dotar a los investigadores de los recursos necesarios para alcanzar tan ansiado y noble objetivo. En las condiciones actuales, la excelente propuesta realizada quedará en una mera expresión de deseos, desembocando una vez más en el omnipresente "hacer ver que algo cambie para que nada cambie" como señalaba el magistral Giussepe Tomasi di Lampedusa en Il Gatopardo.

Jorge Rizzo

jorgerizzo@cpacf.org.ar

Plan de viviendas

Leí con sumo interés las notas referidas al plan de viviendas para los más desposeídos de nuestra sociedad. Sin embargo, y justamente por ese motivo, ¿por qué no pensar a largo plazo y hacer algo mejor que entregar una vivienda? Es decir, con algunos pequeños cambios, ¿por qué no hacer de ella una unidad productiva? Por ejemplo, si a esa casa se le construye un cuarto más, a la calle, para ser usado como local y una pequeña planta alta independiente para destinar a alquiler, su dueño podría tener dos rentas, además de un techo digno. No creo que esta idea exceda en un 30 por ciento el presupuesto original, y todos saldríamos ganando. El propietario podría contar con dos rentas de por vida, o podría trabajar en el local; el gobierno comenzaría a desmontar los planes sociales; la gente que no puede alquilar, encontraría en esa planta alta una oportunidad y finalmente nosotros, los contribuyentes, ganaríamos en seguridad, iluminación, desaparición de laberintos donde se esconden la droga y el delito y hasta un pequeño centro comercial. Así, con muy poco, aumentaría la clase media argentina, que tanto bien ha hecho al país.

Mariana Vlaho

mankiv@hotmail.com

Héroes reconocidos

Pasaron ya algunos días del desfile de los veteranos de la guerra de Malvinas en la ciudad de Buenos Aires y aún permanecen en mis oídos como un eco las palabras "¡Gracias, gracias!", exclamadas una y otra vez por la gente. Hubo en mi vida momentos en que me he conmovido, y éste fue uno de ellos. Mis ojos se empañaban de emoción al escuchar esas palabras cuando desfilaban los ex combatientes. Soy docente, en 1982 residía en Ushuaia y viví de cerca la guerra. Luego del hundimiento del Crucero Belgrano, cuando los barcos con los sobrevivientes rescatados llegaban a Ushuaia, nunca imaginé que por designio del destino uno de esos sobrevivientes sería mi esposo y padre de nuestra hija.

Doy gracias a Dios porque pude verlo desfilar y abrazar a nuestra hija mientras escuchaba a la gente decir: ¡viva la patria! , ¡viva el Crucero Belgrano! Y doy cientos de veces gracias por este reconocimiento, este reencuentro con la gente. Por fin puedo decir que los 649 héroes que dejó esta guerra no murieron en vano, que perdurarán en la historia.

María Silvia Camarda

DNI 5.307.277

Publicidades

En otras épocas supimos estar entre los mejores países del mundo. Hoy ya no es así. La publicidad es una herramienta en la comercialización de productos y servicios, comunicamos a potenciales consumidores las cualidades y promesas de lo que ofrecemos en forma atractiva. Últimamente he visto algunos comerciales de una marca de autos muy prestigiosa que en lugar de resaltar el producto muestra horripilantes figuras con caras deformadas o cabezas en forma de globo que se inflan y desinflan. ¿Qué significado tiene esto? No lo comprendo. Tampoco se comprenden, en radio, los mensajes que cierran los avisos de ciertas empresas o servicios (medicina prepaga, por ejemplo) por la velocidad con que se realizan. Seguramente es porque están obligados por ley. Por todo esto, y por haber trabajado en este medio tan maravilloso, es que quisiera llamar la atención de estos hechos a las agencias de publicidad y los responsables del rubro en las empresas, que son en definitiva quienes aprueban lo que se quiere transmitir.

Julio Emiliani

DNI 4.313.441

En la Red

Boleto estudiantil gratis en la provincia de Buenos Aires.

Fuente: LA NACION

Facebook

" Excelente que quien quiera salir adelante estudiando tenga una pequeña pero importante ayuda. Invertir en educación es asegurarnos un país con futuro"- Ana Massara

" En Salta está, y es muy mala idea. Los padres suben con todos los hijos, los chicos abusan del boleto y los adultos lo usan con tal de no pagar "- Sol Cánaves Díaz

"Genial. A veces por no tener una moneda muchos chicos se pierden la oportunidad de aprender."- Kari Rojas

" Aplaudo la medida siempre y cuando se realice un control para su correcto funcionamiento"- Diego Ponce

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.