Cartas de los lectores

Corrección política; Odios inútiles; Beneficio no aplicable; ¿Derechos humanos?; El triunfo de Macron; Cátedra sobre aborto; La familia rural; Ordenamiento vial; Respeto al idioma
(0)
13 de mayo de 2017  

"Dos por uno"

Corrección política

Con relación al "dos por uno" y los acusados por crímenes de lesa humanidad, puede decirse que funcionarios, políticos, periodistas y militantes de derechos humanos y organizaciones de izquierda hacen oído sordos a la Constitución y las leyes. Las coaliciones políticas en la Argentina siempre han coqueteado con la izquierda o han sido funcionales a ella, con la ingenua esperanza de obtener sus votos, cuando está históricamente demostrado que nunca la izquierda se los cedió y al contrario fueron siempre una salvaje oposición. Lo lamentable es que funcionarios y políticos que deberían encolumnarse detrás de la ley hacen propios los slogans de las organizaciones de DD.HH. y repiten términos instalados por estos organismos como verdad irrefutable. Hablar de genocidio es una vil mentira, los números no les cierran y su definición menos, el Estado no comete terrorismo ya que legalmente utiliza sus medios, que son los de la sociedad. Los desaparecidos fueron 6400 según figura en los archivos de la Secretaría de DD.HH. y en las investigaciones que se han hecho. Y aquí si hubo un guerra revolucionaria iniciada por organizaciones marxistas que respondían a Cuba y de esa forma lo expresa laJusticia en el juicio a los comandantes iniciado en 1983 durante el gobierno de Raúl Alfonsín. La gente común se refleja en sus dirigentes, los cuales tienen la obligación de moverse dentro de la ley y no por simpatías políticas y menos ordenar por ley, como en la provincia de Buenos Aires, en temas que afectan directamente a la libertad. Nuestros políticos deberían gobernar para las mayorías silenciosas y no para las minorías ruidosas, o de última para todos. Lamentablemente también siguen sumándose héroes de uniforme -que lucharon contra el marxismo, evitando que fuéramos la Cuba sudamericana y cumpliendo órdenes de un gobierno constitucional- presos; y los combatientes de las organizaciones terroristas pululan por las cámaras y los medios de comunicación como grandes personajes.

Me dijeron que la Argentina es el reino del revés, donde un ladrón es vigilante y otro es juez....

Jorge Gustavo Taboada

DNI 13.505.770

Odios inútiles

Realmente que hoy sigan buscando la división me angustia. En 1974 fui víctima de un atentado en el que trataron de secuestrar a mi padre, por ser funcionario de una empresa extranjera. Realmente no tengo ningún odio, ni quiero seguir con malignas divisiones. No dudo de que algunos miembros de las Fuerzas Armadas actuaron muy mal, pero los guerrilleros no se arrepienten de ninguno de sus actos homicidas. Por lo vivido, o juzgamos a todos o perdonamos a todos. No hablemos de la cifra falsa de los treinta mil desaparecidos, ni de las indemnizaciones mal percibidas. Por todo esto hagamos la paz definitiva.

Terminemos con odios inútiles y con pícaros que lucren con los desaparecidos. Vivamos en paz y no repitamos, nunca más, los errores del pasado.

Ernesto Vacarezza

DNI 7.595.105

Beneficio no aplicable

En cuanto al reciente fallo de la Corte Suprema sobre el "dos por uno", debemos tener presente que en un Estado de Derecho todos estamos sometidos a la ley. Todos, absolutamente todos: guerrilleros y militares que cometieron delitos de lesa humanidad deben ser juzgados con un debido y justo proceso legal y derecho de defensa. En el caso de que fueran condenados, deberán cumplir con la condena de manera efectiva, sin atenuantes. Por su naturaleza y tipología, los delitos de lesa humanidad no poseen los beneficios, derechos y tratamientos propios de los delitos comunes. En tal sentido, según se desprende de la doctrina, la jurisprudencia y la legislación internacional y nacional, los delitos de lesa humanidad son imprescriptibles y no les son aplicables, entre otros, la conmutación de penas, el indulto, la amnistía y mucho menos, como en este caso que conmueve al país, el beneficio del "dos por uno" establecido por la derogada ley 24.390. Debe dejarse bien en claro que los beneficios y/o derechos indicados precedentemente no los pueden tener -bajo ninguna excepción- ni militares, ni guerrilleros ni cualquier otra persona que haya cometido delitos de lesa humanidad. En este contexto, considero que la Corte Suprema no obró de manera justa e imparcial; por el contrario, falló en contra de los valores propios y fundamentales de un Estado de Derecho democrático y republicano.

Juan Pablo Bianchedi

DNI 22.094.123

¿Derechos humanos?

Impresiona la tremenda reacción de políticos, jueces, fiscales, y también algunos obispos contra el fallo de la Corte Suprema que aplicó una ley (la denominada "dos por uno") que era y es claramente aplicable, tal como ha explicado LA NACION y también algunos juristas serios y objetivos. Triste es verlos desesperándose por ser primeros en la foto y en el grito desaforado que clama por unos "derechos humanos" convertidos en religión de conveniencia, mientras rechazan absolutamente lo propiamente humano: razonar. Triste, sobre todo, verlos hacer el juego nuevamente al destructivo izquierdismo kirchnerista, al que el país quiso dar la espalda para siempre hace tan poco tiempo. Todos nuevamente detrás de lo mismo, tal como hicieron durante el gobierno de Néstor Kirchner. Muy triste.

Carlos L. Bosch

carlosbosch@estudiobosch.com

El triunfo de Macron

El categórico triunfo de Macron en Francia revela que los votantes están alejándose de una clase política más preocupada por el discurso efectista que por resolver los problemas de la gente. En nuestro país, el caso de la alianza de Cambiemos se orienta en el mismo sentido. Tanto Macri como Macron son "outsiders" que vienen a traer una propuesta superadora a un sistema tan corrupto como ineficiente. Pertenecen a una nueva generación de líderes pragmáticos, más preocupados por hacer lo que debe hacerse. Y que creen que las soluciones que el país necesita pasan más por equipos de profesionales honestos y capaces, que por gobernantes iluminados que creen saberlo todo. El mayor apoyo que estos nuevos perfiles están logrando en las elecciones abren una ventana a la esperanza. Está naciendo una nueva era, en la que el éxito no es más que el premio por hacer bien las cosas.

Luis E. Luchía-Puig

luisluchiapuig@gmail.com

Cátedra sobre aborto

La Argentina tendrá la primera cátedra del aborto, para enseñar a los médicos a matar, en la Universidad Nacional de Rosario. La incorporación de la materia "El aborto como problema de salud" a la carrera de Medicina fue votada por unanimidad en el consejo directivo de la facultad. El decano, Ricardo Nidd, asombrado por la repercusión que tuvo la noticia, dijo que "estamos obligados a enseñarles a nuestros alumnos". ¿Enseñarles a matar? ¿Y el juramento hipocrático? Al diplomarse, los flamantes médicos, entre otras cosas, dicen: "Tendré absoluto respeto por la vida humana desde su concepción".

¡Pobre mi Argentina, adónde la están llevando! Sí a la vida.

Nori Volpacchio

DNI 3.166.269

La familia rural

El anuncio del presidente Macri del plan para convertir los planes sociales en empleos formales es muy importante. Como productor agropecuario mi deseo es que con esta iniciativa se pueda recuperar algo de la casi desaparecida familia rural, diezmada en las anteriores administraciones.En su afán de lograr votos se invirtió mucho dinero en subsidios, planes sociales, empleo público e infraestructura en los pueblos, lo que ayudó a la emigración, ya que en el sector rural no se hizo nada, a pesar de ser el de mayor productividad. Al no invertirse en caminos rurales, electricidad y conectividad, el Estado le fue sacando calidad de vida a la familia rural. A esto se sumó un deterioro muy grande en la educación escolar. Con la quita de las retenciones, el campo no se llenó los bolsillos -como cree una gran mayoría-, pero sí ha tenido un alivio. El gesto del Gobierno se tradujo en una importante inversión en maquinarias y mejoras de instalaciones retrasadas, que hoy necesitan personas idóneas para su manejo y servicios de mantenimiento. Por todo esto sería importante que el Gobierno prestara atención a este tema, ya que seguramente ayudará a cumplir el objetivo de transformar muchos subsidios en trabajos formales.

Mariano E. Correa

DNI 10.809.024

Ordenamiento vial

Con motivo del reciente incidente del irresponsable que conducía a más de 200 kilómetros por hora en la avenida 9 de Julio y del inaceptable tuiter enviado al infractor por el señor Carlos Pérez, director ejecutivo de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, en el cual solo faltaba que lo felicite por lo bien que maneja ya que no causó ningún accidente, me lleva a considerar el estado caótico del tránsito en la ciudad de Buenos Aires. El incidente se pudo producir porque no había Policía de Tránsito ni Policía de la Ciudad disponible para intervenir. De noche, la Policía de Tránsito no existe y, de haber estado, tampoco podría haber intervenido ya que no tiene autoridad para intervenir en estos hechos delictivos. Esta situación se produce porque la Policía de la Ciudad no interviene en las infracciones de tránsito porque no tienen los talonarios de actas para multar. Para el jefe de gobierno, la policía no debe controlar el tránsito para "no distraerse" de su función principal, que es la seguridad. Así lo manifestó en la reunión de vecinos que realizó en la Universidad de Belgrano en julio de 2016, ante una pregunta que se le hizo al respecto. Es inaceptable que la única que pueda controlar y emitir actas de infracciones sea la Policía de Tránsito, sacando fotos desde sus motos. Eso solo no sirve. Es inconcebible la falta de capacidad, interés o negligencia del GCBA para controlar y ordenar el caótico tránsito porteño.

Guido Franz

DNI 5.617.404

Respeto al idioma

En realidad no sé cuándo comenzó esta pésima costumbre. Al escucharlo me duelen los oídos. Es como leer con faltas de ortografía. La nueva costumbre, especialmente en el periodismo deportivo, es la de decir: "Messi está en cancha", "ahora Ferrari en pista". El artículo "la" dejó de existir. Es "la cancha", "la pista". Ni hablar de aquellos que dicen: "Boca entrenó". Es "Boca se entrenó". "Pavón hizo físico". El físico estaba hecho. En todo caso sólo realizó actividad física. Qué dirán los españoles. Le hemos hecho añicos el castellano. Y eso que ahora se aprobó el "desapercibido". Sus sinónimos son escapar, eludir, salir, refugiarse, desertar. No tiene nada que ver con el sentido que le queremos dar. Sigo sin utilizarlo. Para mí debe ser "inadvertido".

Los periodistas les exigimos a los deportistas que sean correctos. Que no rompan las raquetas, que no insulten, que respeten a los árbitros porque son ejemplos y hay chicos que miran la tele o escuchan la radio. Nosotros hablamos por los medios de comunicación y también nos copian. No somos ejemplos de nada, pero debemos, al menos, como profesionales, respetar nuestro idioma.

Guillermo Salatino

gsalatinoar@yahoo.com.ar

En la Red

Buscan equiparar el precio del GNC al de la nafta

Facebook

"¡Por fin! Basta de subsidios" - Juan Pablo Pabliano

"¡No tienen tacto ! Es lógico lo que plantea el ministro, ¿pero no se dan cuenta que no es el momento para llevarlo a la práctica?" - Diego López

"Yo tengo GNC en el auto porque es más barato que la nafta. Pero desde el punto de vista lógico el ministro tiene razón. Es una tontería importar gas y subvencionarlo para que se lo queme en los autos" - Utz Bahm

"El costo sigue pagándolo la gente" - Leo Espíndola

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.