Opinión. Castro, la muerte de Kennedy y el silencio