Todo está en la mente

Ariel Torres
Ariel Torres LA NACION
(0)
22 de octubre de 2019  

A la distancia se divisa una columna de humo negro. En la autopista, el tránsito está casi detenido, y todavía no es la hora pico. El humo y el embotellamiento casi seguramente están relacionados. Sí, pero de una forma inesperada.

Hago un ejercicio mental. Apuesto a que no hubo ningún accidente. No, al menos, en el ramal en el que me encuentro. Cuando los rodados se detienen por completo, hecho un vistazo rápido al GPS. El atasco tiene cuatro o cinco kilómetros. Pero estoy convencido de que no hay un obstáculo en la ruta. O sí, pero es (¿cómo expresarlo?) una obstrucción mental; aun así, colapsa una autopista de seis carriles.

Poco a poco, la columna de humo se acerca. Poco a poco, mi teoría se prueba cierta, a medida que las volutas negras se van moviendo hacia la izquierda. Un cuarto de hora después (en condiciones normales, habrían sido tres o cuatro minutos), aparece. No solo no está en nuestro camino, sino tampoco en los carriles opuestos. Lejos, sobre una calle lateral, un auto se incendia irremediablemente. Como si no tuviéramos suficiente fuego en las películas de acción, los conductores reducimos un poco la marcha para observar el siniestro. La suma de esas reducciones resulta en un atasco colosal.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.