Ciencia mecanicista, una gloria del pasado