Debate. Ciencia v. religión: esa fórmula poco novedosa