Circuitos: la gravedad y la gracia conviven en el Distrito de las Artes