Columnista. Clinton se estrena como cadáver político