Duelo de titanes. Cobos y Boudou, en un diálogo de pesadilla