Contra el espíritu de la Constitución

Maurice Closs
Maurice Closs PARA LA NACION
(0)
12 de septiembre de 2019  

Siempre miré con poco entusiasmo esta idea de las PASO, en especial porque nunca operaron como un método de selección interna dentro de los espacios políticos.

Si bien soy de aquellos que no se suben al tren difamador de los "gastos de la política", siempre me hizo ruido que el pueblo tenga que ir a votar y el Estado solventar los gastos de internas en las que abundan candidatos únicos.

Ahora, la experiencia y la historia me muestran que este sistema tiene un defecto aún mayor, que no solo puede rozar lo inconstitucional, sino que aparece como muy peligroso para la estabilidad política e institucional de la Nación.

Haciendo un poco de historia, podemos concluir que el constituyente de 1994, junto a la eliminación del colegio electoral y la instalación del ballottage, se ocupó de establecer un calendario electoral breve y cercano al final del mandato.

El entonces presidente Raúl Alfonsín, en ejercicio de sus potestadades constitucionales de aquella época, convocó a elecciones para el 14 de mayo de 1989.

Todos sabemos lo que pasó; es historia conocida. Luego de una derrota tan anticipada y lejana del 10 de diciembre, no quedó otro camino que anticipar la asunción de Carlos Menem.

Todo esto fue previsto por el constituyente del 1994, quien estableció plazos precisos para celebrar tanto la primera como la segunda vuelta electoral, limitar la facultad de convocatoria del presidente y ordenar un proceso electoral breve entre octubre y noviembre, con una transición bien corta al 10 de diciembre.

Decía García Lema por aquellos días: "La reforma no consiste solo en reducir a cuatro años el período de gobierno, sino -y esto es tan importante como la reducción- en disminuir el tiempo de la transición, porque en el futuro la duración total de esa transición, prevista en las normas, se extenderá a sesenta días y seguramente las prácticas políticas relativas a las elecciones internas en los partidos se abreviarán en forma consecuente con la reducción que propone esta reforma".

Las PASO atentan claramente contra esta voluntad del constituyente. En términos de la letra de la Constitución, podrán ser defendibles, pero en términos del espíritu de la norma, esta anticipación nos terminó poniendo en un lío peor que el de 1989.

Y digo peor porque estoy seguro de que hoy la situación es más compleja que en aquella época, y la diferencia radica en que en aquella elección el gobierno de turno perdió, pero quien ganó fue elegido legalmente como presidente de la República.

En este esquema rayano en lo inconstitucional y nada efectivo de las PASO, la situación se agrava, y quien resultó ganador apenas pasó de ser precandidato a candidato.

Hoy tenemos a un candidato que es presidente, a otro candidato que casi seguro será presidente y a un país inmerso en la inestabilidad política y económica.

En este sentido, he presentado un proyecto de ley para que lisa y llanamente se derogue la figura de las PASO, y así evitar volver a caer en esta trampa electoral estéril y costosa.

Esta cuestión hay que decidirla ya; si no, dentro de cuatro años quizás estemos hablando de lo mismo.

Senador nacional y exgobernador de Misiones

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.