La coima y el bidet

Graciela Guadalupe
Graciela Guadalupe LA NACION
(0)
24 de marzo de 2019  

"Que no hablen, que no canten" - De Guillermo Moreno, respecto de los presos kirchneristas

La tía Helena solía guardar los pocos dólares que ahorraba en una media, que metía en una lata de tomates, que iba a parar a un tarro de café y, de ahí, a un pozo en el jardín trasero, al lado de la tumba del Bobby, con foto del pichicho y plaquita con su nombre. ¿Quién podía pensar que junto a semejante altar se escondía toda la fortuna de una jubilada? ¿A quién se le iba a ocurrir remover la tierra donde descansaban los restos del querido Bobby? Era el escondite perfecto. Hasta que a Capitán, el sucesor de Bobby, se le dio por esconder un hueso justo allí. Piedra libre para el tesoro de la tía.

Debe ser un problema hereditario, que viajaba con los genes. Matilde, la hermana de Helena, pensó que había descubierto un planeta cuando decidió guardar en el horno las pocas joyas que tenía. Total, nunca cocinaba. Pero llegó el invierno y al tío Cacho se le ocurrió encenderlo para matar el frío. En unos pocos minutos, logró cocinar una torta extraña de oro 18 quilates y estuches de plástico fundidos con paños de gamuza, un pequeño brillante y dos pares de aros de plata antigua.

Si uno piensa en los escondites de la plata de la corrupción , aquellas cuevas familiares causan risa. Valijas, bolsos, conventos, entrepisos y entretechos, tanques de agua, panzas de esculturas de dragones, paredes dobles, bodegas, marcos de ventanas, depositos que se contratan como bauleras en EE.UU...

En su última declaración judicial, José López , mano derecha de De Vido en Planificación Federal, sostuvo que las coimas para su jefe las llevaba personalmente y las dejaba en el baño de la oficina del ministro. Los baños parecen tener una especial atracción en el kirchnerismo. Fue en ese lugar del Ministerio de Economía donde la entonces ministra Felisa Miceli "depositó" un paquete con 100.000 pesos y más de 31.000 dólares, que descubrió un policía en un operativo de rutina. En el caso de López, debería hablarse de un circuito, más que de una guarida. Según contó, la coima para De Vido iba escondida en carpetas que contenían sobres con montos que oscilaban entre los 100.000 y los 300.000 dólares. Y que las dejaba sobre el bidet, bien a la vista, para que pudiera recogerlas su jefe. A propósito, dicen que Josecito está preocupado porque las nuevas construcciones en la Capital ya no tienen obligación de contar con bidet. Pero ese es otro tema.

"Que no hablen, que no canten", bramó Guillermo Moreno sobre los presos K, en una escucha judicial de agosto pasado. Parece que el mensaje no llegó a los "cumpas".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?