La guerra comercial desaceleró el crecimiento del mundo