La "lapidación" que ordenó Cristina