Sigamos así

Pablo Sirvén
Pablo Sirvén LA NACION
(0)
28 de noviembre de 2019  

Eriza la piel de solo pensar que pasaría acá si dos candidatos presidenciales terminan cabeza a cabeza y no se puede consagrar oficialmente un ganador por varios días, como sucede ahora mismo en Uruguay, sin que se hayan alterado los siempre templados ánimos de nuestros vecinos rioplatenses.

De todos modos, los argentinos debemos sentirnos muy orgullosos de atravesar la transición entre dos gobiernos de signos antagónicos con una placidez social desconocida y que resalta más en un contexto latinoamericano convulsionado. Ojalá que ese clima pueda mantenerse en el tiempo y convertirse en una proverbial costumbre. Sin duda exigirá un delicado equilibrio a gremios y movimientos sociales cuyas protestas callejeras muchas veces pueden ser un necesario cable a tierra para evitar llegar a detonaciones imprevistas y peores como la crisis chilena, pero cuya persistencia, si se vuelven muy agresivas, hastían y ponen en riesgo a personas y bienes.

En doce días será la transmisión del mando. Hagamos de esa ceremonia una fiesta de la democracia. Que nadie se atreva a ensuciarla con silbidos e insultos. Que los aplausos y vivas al sistema cierren, al menos por un día, la grieta.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.