¿Vuelven los "años felices"?