Opinión. Cómo seduce Kirchner a sus aduladores