Editorial II. Conectados al peligro