La Argentina, según Krugman

(0)
31 de julio de 2012  

MIAMI.– Todos sabemos lo que dicen los economistas tradicionales acerca del futuro de América latina: Venezuela, la Argentina, Bolivia y otros países que siguen políticas populistas irán cuesta abajo, mientras que Chile, Perú, Colombia y otros que llevan a cabo políticas responsables tendrán un gran futuro. De manera que me pareció oportuno preguntarle al menos convencional de los más prominentes economistas de Estados Unidos, el premio Nobel Paul Krugman, si está de acuerdo con ese diagnóstico.

Krugman, que acaba de publicar un libro titulado ¡Acabad ya con esta crisis!, en el que argumenta que Estados Unidos y Europa deben aumentar los paquetes de estímulos para reactivar sus economías en vez de seguir recortando el gasto público, suele ser citado por los gobiernos populistas latinoamericanos como un defensor de sus políticas económicas de grandes gastos estatales.

Hace pocos meses, la presidenta argentina, Cristina Kirchner, citó con entusiasmo en un discurso uno de los blogs de Krugman en The New York Times, en el que afirmaba que la Argentina estaba siendo maltratada por la prensa internacional y que el país había hecho las cosas mucho mejor de lo que estaban pintando los medios.

Cuando le pregunté en una entrevista la semana pasada si coincidía con los economistas tradicionales en que a los países populistas les irá mal y a los responsables, bien, Krugman se mostró más próximo a sus colegas convencionales -al menos sobre este tema- de lo que muchos suponen.

"Lo poco que sabemos es que las viejas reglas aún tienen vigencia: si uno imprime dinero para cubrir sus deudas aun cuando la economía no esté en recesión, provocará una inflación alta. Si uno aplica políticas populistas irresponsables, eso perjudicará el crecimiento. De manera que no creo que Venezuela sea un modelo para imitar", me dijo Krugman.

"Por otra parte, el sistema de libre mercado a ultranza no ha funcionado como se suponía. Hemos estado escuchando vaticinios de gran crecimiento para México desde hace décadas. Y aunque México no está terriblemente mal, sin dudas no ha tenido el despegue que se esperaba. Las economías que parecen funcionar mejor son las que aplican políticas intermedias, básicamente el libre mercado y políticas fiscales responsables, pero que también hacen serios esfuerzos por reducir la pobreza. Brasil es el ejemplo obvio", agregó.

Cuando le pregunté por la Argentina, dijo "no es una historia de éxito tampoco, aunque no está en la misma liga que Venezuela". Según Krugman, "la Argentina tuvo una notable recuperación de su crisis de los primeros años de la década pasada, pero claramente ha seguido aplicando las políticas populistas durante demasiado tiempo? Si se hubiera hecho un giro hacia políticas más moderadas en 2007, la historia de la Argentina hubiera sido totalmente positiva. En cambio, mantuvieron el pie sobre el acelerador".

Pese a los pronósticos de que la economía de América latina reducirá su crecimiento desde el 4,3 por ciento del año pasado a alrededor de 3,7 por ciento este año, Krugman dijo que es "relativamente optimista" con respecto a la región. "No veo nada en los últimos datos que me lleve a creer que la región sufrirá los peores coletazos de la crisis mundial", apuntó.

Al preguntarle si era más optimista sobre Brasil o México, declaró: "Aunque no soy un total pesimista con respecto a México, Brasil parece en este momento mucho más promisorio. No creo que haya una explicación política sencilla de por qué a Brasil le ha ido mejor. Aparentemente, parece haber un mayor espíritu emprendedor allí".

Cuando le pregunté qué le aconsejaría al virtual presidente electo de México, Enrique Peña Nieto, Krugman dijo que México ha estado aplicando políticas económicas correctas, pero que ahora "necesita trabajar en todas las cosas aburridas pero imprescindibles, como la educación, la infraestructura y el Estado de Derecho, que es un verdadero problema para México. Lo mejor que se podría hacer por la economía mexicana sería controlar el tráfico de drogas y la ola de violencia, y esperar que el traslado de empresas multinacionales de China a México por el alza de los salarios chinos genere finalmente el milagro económico que seguimos esperando en México", añadió.

Mi opinión: estoy de acuerdo con casi todas las opiniones de Krugman sobre América latina, especialmente con su recomendación de que México se concentre "en las cosas aburridas pero imprescindibles", como la educación y la infraestructura. Ese sería un sano consejo para toda la región y tal vez también para los Estados Unidos. Sólo agregaría que el mayor desafío en nuestra parte del mundo será que dejemos de considerar estas tareas -especialmente la educación- como "aburridas" y empecemos a verlas como el reto más apasionante de nuestra generación.

© La Nacion

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.