Opinión. El mito de la gloriosa juventud en marcha