Corralito

Hugo Caligaris
Hugo Caligaris LA NACION
(0)
30 de diciembre de 2001  

"El corralito es el principal problema del gobierno."

(Del ministro del Interior, Rodolfo Gabrielli.)

Hubo un tiempo de la democracia en que Alfonsín hablaba del corralito libre en el que las gallinitas libres ponían huevitos libres de los que nacían pollitos libres para que se los comieran los zorritos libres, o algo parecido. Por entonces, el principal problema no era el corralito, sino la especie de los zorritos libres, que se multiplicaban en aquellos días por decenas de miles.

Después llegó otro tiempo en el que Menem construyó su propio corralito. Los que vivían del lado de adentro gozaban de las delicias del dólar, viajaban por el mundo estirando a voluntad los límites de su pequeño paraíso privado, se perfumaban en francés y aprendían a disfrutar de los secretos de la buena mesa. Los que vivían del lado de afuera pugnaban por entrar en el corralito, lo que constituyó un fenómeno con pocos antecedentes en la historia de las granjas del planeta. Entonces el principal problema tampoco era el corralito en sí, sino sus dimensiones estrechas y su sistema de admisión, rigurosamente selectivo.

A su hora, De la Rúa puso coto a tan manifiesta desigualdad y obligó a todos los habitantes del suelo patrio a entrar en el corralito. Pero los argentinos, contradictorios por naturaleza, lo sacaron del gobierno. El principal problema, se argumentó hace nada más que un par de semanas, no es todavía el corralito, sino el mismísimo presidente, que ha creado un habitáculo tan promiscuo e incómodo.

Hoy, cuando el mandatario de quien se pensó que era aburrido ya no está, el corralito sigue, y ahora sí parece que es el problema principal. El nuevo gobierno opina que no se podría abrir la tranquera porque saldrían todos en estampida. Expertos en economía de todos los reinos coinciden en que el primero en escapar sería el zorrito libre. Detrás de él saldrían corriendo las gallinitas, otro efecto curioso desde el punto de vista zoológico, pero cargado de dramatismo político.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.